Nos Quejamos Porque Olvidamos

De Libros y Sermones Bíblicos

Revisión a fecha de 23:16 20 may 2019; Alalith-04-13 (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Steven Lee
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: We Complain Because We Forget

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Steven Lee sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Javier Matus


Me sorprende cada vez que leo la historia del éxodo. ¿Cómo puede el pueblo de Israel quejarse así? ¿Cómo podrían ser tan ignorantes, tan estúpidos, tan olvidadizos?

El Dios del universo acababa de sacudir al hombre más poderoso sobre la faz de la tierra como un infante con una muñeca de trapo. Dios no solo humilló al Faraón; quebrantó su espíritu y reveló su impotencia. Un pueblo esclavo y su Dios lo dejaron a él y a su nación en ruinas. Esta muestra de poder envió vibras a todo el mundo, inspirando miedo y asombro.

Contenido

La enfermedad mortal de la amnesia espiritual

Sin embargo, la respuesta de Israel a esta espectacular liberación de Egipto no es meramente alabanza, adoración ni confianza de todo corazón. En vez, Israel responde con quejas —lamentándose, murmurando, peleando. “¡No hay agua, Moisés! ¿Dónde está la carne, Moisés? Tengo ampollas en mis pies, Moisés. ¿Quién murió y te hizo jefe? ¿Ya llegamos, Moisés?” La amnesia espiritual se estableció rápidamente y cubrió los ojos de los corazones de Israel. ¿Tan pronto se habían olvidado de la gracia y la milagrosa liberación de Dios?

Esta amnesia espiritual —olvidando la liberación y provisión de Dios— es una enfermedad mortal. El pueblo de Israel, seguido por milagros impensables, con los bolsillos llenos de joyas egipcias, refunfuñando de los alojamientos de menos de cinco estrellas en el desierto. Esto no fue solo una queja inducida por una jaqueca o un reclamo por un bajo nivel de azúcar en la sangre. Esto fue falta de fe. Es el corazón el que dice: “Sé mejor que Dios. Si solo Él siguiera mi plan”.

Por qué nos quejamos

Y, sin embargo, ese es mi corazón y el tuyo. “¿Dónde está la cena, cariño? ¿Sobras de nuevo? ¿Dónde está la proteína? ¿Eso es todo lo que has hecho hoy? ¿Puedes cambiar el pañal sucio? ¿Qué es esta cosa pegajosa en la silla?” Puedo ser tal como el pueblo de Israel. “Sé que perdonaste todos mis pecados en la cruz, me rescataste del tormento consciente eterno y me diste gozo eterno en Tu presencia, pero todo lo que tenemos para cenar es pan duro o cereal para niños”.

Rezongar, lamentarse y la falta de agradecimiento no son, en última instancia, las respuestas del corazón a las circunstancias, sino a Dios. Israel se quejó de su esclavitud, se quejó cuando Moisés entró en escena, y aun se quejó mientras vagaban seguros en el desierto. Sus quejas no estaban enraizadas en su entorno, sino en su corazón.

Lo mismo es cierto para ti. Un corazón de gratitud y agradecimiento no depende de tu estado de cuenta bancario, el diagnóstico del médico o el elogio que recibes por un trabajo bien hecho. La falta de agradecimiento y las quejas —independientemente de tu situación, incluso tu sufrimiento — reflejan tu corazón. Son pecado. La amnesia espiritual es una enfermedad mortal que amenaza tu fe y tu gozo más que cualquier cáncer. Penetra hasta el núcleo y pudre tu corazón desde adentro.

Quimioterapia del alma

¿Cómo podemos protegernos de este olvido espiritual? ¿Cómo podemos erradicar el cáncer que amenaza nuestro gozo y nuestra fe? Muy simplemente, el antídoto es recordar. Recuerda la gracia y la redención de Dios. Establécelo en tu memoria. Memorízalo. Píntalo en las paredes de tu casa. Regístralo y vuelve a leerlo cada mañana.

Dios nos da este patrón en el éxodo. Israel acababa de recibir el menú para los próximos cuarenta años: el maná del cielo. Recogerlo por seis días, una doble porción en el último día, y descansar en el dia Sabático. Pero luego Dios le ordena a Moisés que tome un gomer de maná (unos dos litros) y que lo guarde en una jarra como un recordatorio de la fidelidad de Dios (Éxodo 16:32-33).

Aquí hay dos milagros. El obvio es que Dios alimentó a un par de millones de personas con maná del cielo durante cuarenta años. Sin alergias al gluteno, sin dieta baja en carbohidratos y sin falta de nutrientes vitales. Dios mantiene a su pueblo milagrosamente para enseñarles que Él puede y va a suplirles el pan diario —todo lo que necesitan.

El segundo es que el maná en la jarra no se pudrió como normalmente pasaría (Éxodo 16:20). Dios evitó que el maná se pudriera para recordarle a Israel que Él no solo evita que el maná se pudra, sino que mantendrá vivo a su pueblo, incluso en el desierto. Esta jarra de hojuelas blancas debía ser un recordatorio duradero de que Dios provee. Él provee en el éxodo de Egipto, y provee en el desierto baldío.

Debemos recordar

Dios te está diciendo lo mismo. Dado que nos inclinamos a quejarnos, a ser ingratos y a quejarnos de nuestras circunstancias, Dios nos recuerda con gracia que debemos recordar su bondadosa redención y provisión.

Toma un momento y has un vistazo atrás en las huellas dactilares de Dios a lo largo de tu vida:

El antídoto para la amnesia espiritual es haciendo todos los esfuerzos para evocar y recordar la gracia de Dios. Es un milagro el hecho de que tú —un pecador que fue enemigo de Dios— ahora eres un niño amado. No dejes que esa maravilla se desvanezca. Recuerda.

Deja que este acto de recordar despierte en ti el gozo en Dios y un profundo sentimiento de gratitud de que Dios te ama, te conoce y te guarda.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas