Adorar En La Oscuridad

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jonathan Parnell
Indice de Autores
Leer más sobre Alabanza
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Worship in the Dark

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jonathan Parnell sobre Alabanza

Traducción por Javier Matus


“El Salmo 88 no es como los otros”, comentó recientemente un amigo. “La mayoría de los salmos terminan en la nota alta de esperanza, pero no el Salmo 88”.

Es verdad. Este salmo es diferente. Las palabras finales no son las que esperaríamos. No son lo que estamos acostumbrados a ver. Sin duda, los salmos están llenos de lamentos, a menudo amargos e intensos, pero al menos terminan esperanzados. Sin embargo, el Salmo 88 comienza con dolor: “Día y noche clamo delante de Ti” (versículo 1), y luego termina en dolor: “Y a mis conocidos has puesto en tinieblas” (versículo 18).

¿Por qué estás aquí?

“Mis compañeros se han convertido en oscuridad” —o como dice la Reina-Valera: “Y a mis conocidos has puesto en tinieblas”. En otras palabras, sus amigos no están. Lo han abandonado. El único compañero que tiene ahora es la oscuridad. La nada ha sido personificada. Vacío. Ausencia. Al menos, así es como él se siente —y así es como termina el salmo.

Luego está el silencio incómodo. Está ese momento intermedio cuando terminamos de leer y comenzamos a tratar de entender lo que hemos leído. Está la incipiente pregunta, la que empuja a través del dolor agudo del vacío que comenzamos a sentir —ya sea porque simpatizamos con el salmista o porque él ha descrito nuestro propio dolor… ¿Por qué está este salmo aquí? ¿Cómo llegó a la Biblia?

Deberíamos preguntar eso. Después de todo, los Salmos están destinados a guiar a la iglesia en la adoración. Componen, como dice Bonhoeffer, el “libro de oraciones” de la Biblia. Modelan para nosotros —como la poesía antigua de un corazón atemporal— cómo el pueblo de Dios viene a Dios. Entonces, ¿por qué incluirían un salmo tan desesperanzado?

Porque a veces tenemos que venir a Dios en la oscuridad.

Desde, en y a través

A veces, el peso de nuestras pruebas es tan severo que sentimos que no podemos mantenernos a flote. El dolor es tan cruel, el malestar es tan denso, que no podemos imaginar que nuestra situación cambiará. No podemos ver la sanidad. No podemos articular la esperanza. Y cuando lo intentamos, solo duele más. Preferimos no orar. Preferimos no abrir los ojos de nuestra mente —no con toda esta destrucción, no cuando está tan oscuro.

Pero el Salmo 88 nos muestra cómo.

Tan nublado como parezca este salmo, no deberíamos perdernos el punto más obvio. Sí, el salmista dice que su alma está llena de problemas, que su vida se acerca a la tumba, que se siente como un hombre muerto, como uno olvidado, que parece como si Dios lo ha aislado en regiones oscuras y profundas, que se está ahogando, que no puede escapar, que su vida es un horror, que está abatido, ignorado, afligido, rechazado —pero le está diciendo todo esto a Dios.

Él todavía está hablando —desde el dolor, en el dolor, a través del dolor. Incluso si por los susurros más tenues, incluso si por los gemidos incoherentes de un alma atribulada, mira hacia el cielo y dice: Aquí es donde estoy, Dios. Así de oscuro se siente.

Nunca solo

Podemos venir a Dios así. Lastimados y quebrados, sin importar nada, aún podemos venir. Todavía podemos venir porque —y debemos recordar— Dios no le teme a la oscuridad.

Jesús ha estado allí antes, ¿sabías? En el día más oscuro de todos, desde una colina llamada La Calavera, después de clamar desamparado, después de decir consumado es, después de que ellos cerraron el sello de piedra sobre la tumba más sombría, Jesús fue allí. Y Él fue allí por ti.

Se tragó la verdadera oscuridad para que, por más abandonado que pueda sentirse Su pueblo, tan alienado como puedan parecer sus mundos, Él nunca los deja ir ahí solos. Él camina ese camino con nosotros. Él ora esas oraciones con nosotros. Él nos llena con Su Espíritu, y por Su gracia levanta nuestras almas agobiadas. Por Su cruz y victoria, porque miró a la muerte a los ojos y volvió a la vida tres días después, Jesús nos sostiene cuando duele. Él nos lleva a adorar en la oscuridad.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas