Amor Que Te Completará

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Marshall Segal
Indice de Autores
Leer más sobre Esperanza
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Love That Will Complete You

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Marshall Segal sobre Esperanza

Traducción por Patricia Alvarado


Él quien inició una buena obra en ti — salvándote y comenzando a hacerte más como Jesús — Él completará esa obra.

Si eres en Cristo y has conocido Su promesa, has sabido que es preciosa. “Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús” (Filipenses 1:6). Dios por su poder infinito y sin igual, un día remediará todo lo malo en ti. Ahora, ustedes son considerados perfectos a través de la fe en Jesús. Después, serán presentados perfectos — sin pecado, sin vergüenza, sin culpa, sin duda, sin miedo — nada incompleto en ustedes.

La promesa es una palabra segura cuando las mentiras de Satanás tratan de seducirnos o culparnos. Es una palabra fuerte en medio de la tentación. Es una palabra esperanzadora cuando somos confrontados con nuestro pecado y necesidad. Es una palabra firme cuando todo a nuestro alrededor parece inestable e inseguro. Es una palabra reconfortante en la debilidad o dolor. Es una palabra inspiradora cuando necesitamos motivación para afianzar la fe, llevando nuestra salvación. Filipenses 1:6 nos asegura como todo va a terminar para nosotros, y que nuestro final será bueno, hermoso y santo ante nuestro Dios.

Contenido

Una Obra en Progreso

Como pecadores necesitados, incompletos e imperfectos amamos el conocer ese final, pero ¿qué significa la promesa en nuestras vidas hoy, hasta ese día? Pablo se regocijó y espero que para lo Filipenses no fuera ser completados en el día final sino progreso en el día de hoy también.

El no estaba simplemente celebrando que todo saliera bien, o que Dios milagrosamente nos hiciera santos en el último día. El estaba viendo frutos y crecimiento, valentía y obediencia en sus relaciones y ministerio con estos amigos, así que el confiaba en que ese progreso continuara. Estaba seguro que la obra que Dios había iniciado en ellos y entre ellos ¬— la obra que Pablo está presenciando — incrementara, se desarrollara y se multiplicara hasta el final cuando Dios finalizara la obra.

Como Dios Obra

Aunque surge la pregunta de como Dios obra. Cuando nos complete para el último día, ¿todo lo completa en el último día? No conforme a la oración de Pablo para estos creyentes. El regresa a ése último día en los versículos 9-10, “Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo”.

Así que, para ser “completos” en Cristo es ser “puros e irreprensibles” ante Él. ¿Cómo sucede esto? Aquí sucede conforme nosotros cada vez más “escojamos lo mejor” (Filipenses 1:10). Esto significa que el ser purificados y preparados para encontrarnos con Dios conlleva en discernir con más y más certeza lo bueno de lo malo, lo admirable de lo profano. La piedad está envuelta en que nuestras mentes y corazones respondan justamente a Dios y justamente a todo lo demás a nuestro alrededor. Esa es una gran parte del trabajo que Dios hace para cambiarnos y completarnos para el cielo y después, para la nueva tierra. “Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo”.

Amor es Trabajo

Pero aún hay más. ¿Cuál la sustancia de ese trabajo y progreso? Amor. Una vez más. ““Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo”.

El verdadero amor, amor efectivo, amor que cambia el mundo en un amor iluminado, un amor mejorado con y lleno de verdad. No puedes amar como Dios a menos que tu mente esté comprometida de manera correcta. Amor bueno requiere pensamientos correctos y buenos. Y este amor — un afecto por los demás,anclado y mezclado en la verdad ¬— es lo que Dios crea en nuestros corazones mientras trabaja para completarnos. Es la seria reconstrucción que necesita nuestro corazón para poder encontrarnos con Él en el último día.

Este amor que te completa es un amor compasivo (Filipenses 1:16) y un amor unificador (Filipenses 2:2). Es gentil (1 Corintios 4:21), humilde (1 Corintios 8:1), y paciente (Efesios 4:2). Es sacrificio — dispuesto a morir a nosotros para que otros vivan, un amor a ejemplo de nuestro Salvador (1 Juan 4:9–10). Y este amor — obrado en nosotros por Dios — cumple con toda la ley (Gálatas 5:14) y es completamente esencial a la vida de fidelidad y significado (1 Corintios 13:1–3).

Dios nos está completando al crear más y más amor en nosotros impulsado por las verdades acerca de Él y de Su mundo. Él está agudizando nuestras mentes y corazones a lo que es bueno y ese amor — construido en los pilares del conocimiento y discernimiento — nos prepara para Él, para un Dios perfecto y santo. Dios nos prepara para ese día al enseñarnos más de su verdad y hacernos más amorosos hacia los demás. Dios hace el trabajo. Es por eso que es una oración (Filipenses 1:9) y no solo una orden. Pablo le pide a Dios que obre en ellos, en nosotros.

Amando con el Final en Mente

Así que, nosotros no cerramos los ojos y esperamos por el día de la perfección. No, abrimos nuestros ojos más que nunca, confiando en la promesa de Dios, buscando oportunidad de conocer más de Él y su palabra, y viendo las maneras de amar. El trabajo remodelado, pulido y terminado de Dios se irá dando conforme seamos amorosos. Dios nos está completando cuando amamos a nuestros esposos e hijos, cuando amamos a nuestros vecinos y compañeros de trabajo, cuando amamos a nuestras amistades de toda una vida y a los extraños que probablemente nunca volvamos a ver.

Seguro habrá después de la muerte, la gloriosa y completa remoción del pecado (Apocalipsis 21:4, Apocalipsis 21:27). Nadie morirá sin algún pecado todavía a ser perdonado y borrado, sin importar cuanto hayan progresado en el camino (1 Juan 1:8). Pero el regocijo y esperanza de Pablo en Filipenses 1:6 no fue escrita simplemente para ser una oración de esperar y ver que pasa, sino una oración enfocada en la obra de propagación del evangelio — primero en sus propios corazones y santidad, y después, a más y más que no hayan escuchado o abrazado la buena nueva. Dios estará completando lo que ha estado haciendo en medio de nosotros, en cada uno de nosotros a través de nosotros al mundo a nuestro alrededor (Isaías 55:11) — todo a través del amor, un amor formado y llevado por medio de la verdad.

No pierdan la confianza. No se rindan. No duden de la pasión y habilidad de Dios para completar los planes de Él para ustedes y para el mundo. Dispónganse a amar más y más a quienes Dios haya puesto frente a ustedes y sepan que Él los estará preparando para estar frente a Él.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas