Cómo no leer una parábola

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: How Not to Read a Parable

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Carlos Diaz


En la parábola de los arrendatarios, el dueño del viñedo finalmente envía a su hijo a recolectar la fruta que los arrendatarios se rehusaron a darle a sus sirvientes. Los arrendatarios habían golpeado y matado a los sirvientes. Pero el dueño dice, “Ellos respetarán a mi hijo” (Marcos 12:6).

Esto suena como si Dios, quien es representado por el dueño, pensara que su Hijo no sería matado sino que sería bien recibido. Esto pudiera contradecir con la verdad de que Dios envió al Hijo precisamente a morir (Juan 18:18; Isaías 53:10).

Así que alguien podría intentar discutir que Marcos 12:6 apoya la visión de que Dios no sabía qué sucedería al Hijo de Dios cuando viniera.

La forma común de defender el conocimiento previo de Dios y la predestinación de la muerte de Cristo por Dios (Hechos 4:27-28) es decir que las parábolas no son alegorías.

Es decir, cada detalle de una parábola no debería presionarse para tener una contraparte en el punto general que la parábola está haciendo. Cierto. Pero en este caso, podemos ir más lejos.

La parábola finaliza, “No han leído el pasaje de la Escritura: «La piedra que rechazaron los constructores se ha convertido en la piedra principal; esta es la obra del Señor, ¿y nos dejó maravillados?»”(Marcos 12:10-11).

En otras palabras, Jesús resalta que ya en Salmos 118 escrito cientos de años antes de la venida del Hijo, el plan ya había sido diseñado: El Mesías será rechazado, asesinado, y elevado de la muerte. Y todo esto es “obra del Señor”.

La muerte del Hijo no fue una sorpresa. Fue un plan.

Así que la parábola en sí misma nos dice que no interpretemos las palabras del dueño, “Respetarán a mi hijo”, como parte de la forma en que Dios está siendo representado. Eso es lo que un dueño humano podría decir. Es incidental al punto de la parábola.

Lo que Dios dijo, de hecho, fue: “Los constructores rechazarán a mi Hijo y Yo lo haré Señor y Cristo”.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas