Casi No Puedes Enseñar Trucos Nuevos a un Perro Viejo

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: You Almost Can't Teach an Old Dog New Tricks

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación & Crecimiento
Una parte de la serie Taste & See

Traducción por Javier Matus


Bob Provo sugirió, después de nuestro servicio de la tarde el 26 de julio que, cuando Jesús dijo, "Nadie que bebe del vino añejo, quiere luego el nuevo, porque dice: El vino añejo es mejor." (Lucas 5:39) lo que quería decir era: "No puedes enseñar trucos nuevos a un perro viejo." Creo que él estaba correcto, probablemente. El punto era: Jesús y sus enseñanzas fueron el vino nuevo que venían al mundo, pero los escribas y fariseos no podían ni siquiera hacer el intento de probar el nuevo, ni mucho menos disfrutar de ello.

Hay algunas razones muy naturales por la que no puedes enseñar trucos nuevos a un perro viejo. Creo que si entendemos algunas de estas razones podemos cambiar "no puedes" a "casi no puedes." Mi auto tiene un embrague, pero el auto de Stellers es automático. Cada vez que tomo prestado su auto aún presiono el embrague a pesar de que no está ahí. Ya soy un "perro viejo" a los 35. La explicación es simple: las combinaciones repetidas de una actividad establecen asociaciones en nuestro cerebro que luego tienden a ocurrir conjuntamente. Así que no hay nada muy raro acerca de ser un "perro viejo", no importa la edad que tengas.

Pero se trata con mucho más cuando están involucradas nuestras convicciones religiosas. Supongamos que has tenido una convicción doctrinal por 50 años y te lo han enseñado en muchas clases de la Escuela Dominical y te has regocijado en ella en tus meditaciones privadas. Y supongamos que estás equivocado. (Esto tiene que ser posible porque hay muchas personas de 65 años quienes tienen convicciones doctrinales contradictorias. Alguien está equivocado.) Ahora supongamos que alguien viene y te ofrece el vino nuevo de un punto de vista doctrinal contrario y tiene un apoyo bíblico completamente convincente. ¿Puede el "perro viejo" aprender el "truco nuevo"? No es muy probable. Los obstáculos en este caso son mucho más difíciles de superar que las asociaciones de los reflejos en el cerebro.

En primer lugar, para poder cambiar mi convicción a los 65 años tengo que admitir que he pensado y creído erróneamente durante décadas. Esto es devastador para mi orgullo. ¿Cómo pude haber pasado por alto la verdadera evidencia por tanto tiempo? ¿Cómo pude haber sido ilógico durante todo este tiempo? ¿O es que yo voluntariamente cerré los ojos, indiferente a la verdad? Nuestra naturaleza humana se rebela en contra de hacer estos afirmaciones que casi siempre podemos encontrar excusas para no aceptar el "truco nuevo" sin importar que tan convincente sea el apoyo bíblico.

En segundo lugar, todos estos años he canalizado mi relación con Dios a través de un concepto erróneo. Me he deleitado en un punto vista que no es verdad. He visto a Dios a través de esta lente y ahora me doy cuenta que está distorsionado. Esto no sólo es ofensivo para mi orgullo, sino que amenaza con hacer que mi relación con Dios parezca artificial e irreal. Se necesita unos fundamentos espirituales muy profundos para poder aguantar tal golpe. La mayoría simplemente esquivará el problema.

En tercer lugar, si estoy equivocado en este punto, entonces he estado guiando incorrectamente a la gente todos estos años. He enseñado erróneamente a mis hijos y a mis clases de escuela dominical. La disposición psicológica de rechazar tal acusación es tan fuerte que nuestro subconsciente entonces comienza una campaña de desprestigio total para desacreditar el "vino nuevo".

¿No es de extrañar, entonces, que "no puedes enseñar trucos nuevos a un perro viejo"? Pero yo creo en los milagros espirituales. Creo en el poder de la humildad del Espíritu Santo. Entonces, sólo digo, "Casi no puedes enseñar trucos nuevos a un perro viejo".

Con mucho amor desde Easley, Carolina del Sur,

Pastor John


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas