Construiré mi Iglesia con Todas las Naciones

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Misiones
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: "I Will Build My Church" -- From All Peoples

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Misiones

Traducción por RUBEN SAENZ SERRANO


Semana de Misiones

Mateo 16:13-26

«Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que El era Jesús el Cristo. Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero El, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?»

Escuché la grabación del mensaje de Oscar del último domingo tan pronto como llegué de Inglaterra. Y fue, como sabía que lo sería, una llamada poderosa a hacer discípulos y a preparar ancianos para las nuevas iglesias en la época del Jihad, evitando controversias innecesarias, siendo saturado con la Biblia, y arrojándote tú mismo a un ministerio difícil,  en donde es necesaria la osadía de la Palabra. El habló de la indignante verdad que la Jihad es un regalo para la iglesia americana. ¿Por qué?

  1. Porque obliga al cristiano nominal a vanagloriarse; o hacemos discípulos y plantamos iglesias o seremos convertidos. El islam está decidido a conquistar el mundo.
  2. Produce inestabilidad económica, de manera que seremos forzados a un estilo de vida de guerra que viviremos todo el tiempo.
  3. Nos ayuda a identificarnos con la iglesia en el resto del mundo que ha conocido esta amenaza e inestabilidad todo el tiempo. Ahora podemos aprender cómo preparar ancianos para la verdadera iglesia.
  4. Nos empuja a centrar el discipulado de nuestros niños en el hogar, porque el edificio de la iglesia y el pastor John pueden haber explotado. No te puedes apoyar en el edificio o en el predicador.
  5. Nos hace despertar a la verdad gloriosa de que al final lo que cuenta es la resurrección con Cristo. El vivir es Cristo y el morir es ganancia.

Empiezo donde Oscar terminó y espero que pueda mantener la dirección que él estableció. Mi propósito esta mañana es ser un embajador del Cristo resucitado y llamar a todos ustedes a tener un serio compromiso para llevar el evangelio a la gente no alcanzada yendo o enviando. Que no haya gente neutral en la iglesia Belén. No mirones. No simples espectadores. Y cuando haya terminado, espero hacer un llamado a todos ustedes que creen que Dios está trabajando en sus vidas para dirigirlos a las misiones para venir al frente para orar por un plan para continuar en esta trayectoria de su vida.

Ahora vamos a enfocarnos en tres cosas de este texto: 1) El compromiso triunfante de Cristo de construir su iglesia (Vs. 18) 2) El compromiso inquebrantable de Cristo de reunir su iglesia con toda la gente del mundo, no solamente occidentales, o blancos, o rojos, o negros, o amarillos –sino toda la gente, cada color, cada lenguaje, cada tribu. 3) La forma radical que tiene Cristo de ganar a las naciones, concretamente por su muerte y la de su gente. Las puertas del Hades no prevalecerán. Ellas serán abiertas desde el interior.

Contenido

1.- El Compromiso Triunfante de Cristo de Construir su Iglesia

En Mateo 16:15 Jesús pregunta a sus discípulos: «¿Quién decís que soy yo?» En el versículo 16, Pedro contesta: «Tú eres el Cristo, (el Mesías) el Hijo del Dios viviente» «Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella» (Versículos 17-18) En otras palabras, “Sobre ti, mi autoritativo apóstol, y mi inspirado proclamador del evangelio, construiré mi iglesia. Construiré mi iglesia sobre la Palabra apostólica.

Lo que quiero resaltar aquí es la triunfante autoridad de su promesa. El mundo de las misiones no depende finalmente de la iniciativa, de la sabiduría, o de la perseverancia humana. Depende definitivamente del poder, sabiduría y fidelidad del Cristo resucitado para mantener su promesa: “Construiré mi iglesia” y no “ustedes construirán mi iglesia.” O, “los pastores construirán mi iglesia,” sino: “Yo construiré mi iglesia”

Así, Pablo era celoso en dar su gloria a Jesús. En Romanos 15:18 él dice: «Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras» Cristo lo cumplió. El trajo la obediencia de los pueblos. Sí, los misioneros son importantes. Los pastores y los ancianos son importantes. Pero no son indispensables. Cristo lo es. “Yo construiré mi iglesia.” Un misionero planta. Otro misionero o pastor riega; sí, pero Cristo da el crecimiento (1 Corintios 3:6) Cristo construye la iglesia. Plantar y establecer iglesias es un trabajo sobrenatural, o si no, es solo la construcción de una iglesia, solamente una organización humana.

Este es el punto de la forma como Mateo termina su evangelios en 28:18-19, donde Jesús dice: «Toda la potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones» Tengo la autoridad para hacerlo, por sobre todos los poderes de la obscuridad, sobre la muerte y el infierno, sobre todo gobierno y terroristas –y lo haré. Construiré mi iglesia. ¡Por lo tanto, vamos! Yo estaré contigo.

¿Estaba Jesús Construyendo su Iglesia el 11 de septiembre?

Así pongo una nota en esto: ¿Estaba Jesús construyendo su iglesia el 11 de Septiembre? Recuérdalo bien: «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová» (Isaías 55:8) «. . .Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos» (Romanos 11:33) ¿Qué tal si Cristo vio esos aviones dirigiéndose a la destrucción de miles y al trastorno de las naciones? Que tal, si al mismo tiempo, El vio a 200 millones de Dalits, los intocables de la India? ¿Qué tal si El vio que su trabajo de siglos para desligarlos de la esclavitud hindú, iba a realizarse y ellos estaban contemplando en abrazar el islamismo, o posiblemente el cristianismo, o el budismo para escapar del sistema de castas? ¿Y que tal si El previó este terror impulsado por el islamismo en contra de civiles en New York, pudo tener el efecto de inclinar a millones de Dalits lejos de la falsedad de islam hacia la verdad del cristianismo? ¿Qué tal si El sujetó su poder para detener a los terroristas porque, junto con otros 10.000 grupos de gente llena de esperanza, El tuvo la visión de la vida eterna de miles de millones de intocables de la India? ¿Estaba Jesús construyendo su iglesia el 11 de Septiembre?

Una cosa es segura. «Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio de todas las naciones» (Mateo 24:14) El Cristo que gobierna los cielos y la tierra dijo: “Yo construiré mi iglesia” ¿Escuchas ese llamado de Dios en tu vida? ¿Quieres perseguir algo absolutamente cierto? ¿Quieres entregarte a algo invencible? Nada de lo hecho por este Cristo será hecho en vano. Entrégate a su causa.

2.- El Inquebrantable Compromiso de Cristo de Reunir a su Iglesia en Todas las Naciones

Mi segundo punto es que Cristo tiene un inquebrantable compromiso de reunir su iglesia en todas las naciones del mundo, no solamente con los accidentales, o blancos, o rojos, o negros, o amarillos, sino con todas las naciones, todo color, todo lenguaje, toda tribu.

Esto es evidente en Mateo 28:19: «Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones» Es claro en Mateo 24:14: «Y será predicado este evangelios del reino en todo el mundo, para testimonio de todas las naciones» Es claro en Romanos 15:11 donde Pablo se cita el Salmo 117:1: «Alabad a Jehová, naciones todas; pueblos todos, alabadle» Y es claro en Apocalipsis 5:9: «. . . porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación»

Y aquí tengo una carga especial esta mañana para decir que Cristo tiene un compromiso de reunir en su iglesia a todos los musulmanes del mundo –no con la espada ni con proyectiles, sino con el Espíritu y la Palabra. El islam no es étnicamente uniforme ni monolítico. El país islámico más grande es Indonesia, con 228 millones de habitantes (javaneses, sudaneses, madureses, malayos, etc.) La mayoría del norte de Africa es musulmán. Gente de la India, de la China, del Asia Central. Cristo está comprometido a construir su iglesia con todos los musulmanes del mundo.

El problema actual del mundo musulmán –como en cada otra religión y en cada otra era, es: ¿Quién es Jesús? Y ¿Lo atesoraremos y confiaremos y le daremos honor por lo que realmente es? Y la razón por la cual el problema es urgente con los musulmanes, es que ellos dan la misma respuesta equivocada a esta pregunta que algunos judíos dieron en Mateo 16:14: ¿Quién es Jesús? Y ellos respondieron: “Algunos dicen que Juan el Bautista, otros Elías, y otros Jeremías, o alguno de los profetas.” Para el islam, Jesús es uno de los profetas. No es el Hijo de Dios. No es el crucificado y resucitado redentor del hombre caído. El no es el Creador del universo. Y cada rodilla no se doblará ante El ni confesará que Jesús es el Señor de todos para la gloria de Dios Padre.

Por lo tanto, el islam deshonra a Jesucristo y no es el camino al gozo eterno en Dios. Solo hay un mediador entre Dios y el hombre, el hombre Cristo Jesús (1 Timoteo 2:5) Solo hay un camino, una sola verdad, una sola vida, y esta es Cristo Jesús y nadie viene al Padre sino es a través de El (Juan 14:6) Aquel que tiene al Hijo tiene la vida, y aquel que no tiene al Hijo, no tiene la vida (1 Juan 5:12)

Por esto es que las misiones son absolutamente necesarias. “Aquel que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que no obedece al Hijo, no verá la vida y la ira de Dios estará sobre él.” (Juan 3:36) “¿Cómo creerán en aquel del cual no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14) Cristo construirá su iglesia. Pero El lo hará a través de escuchar el evangelio de Cristo. Lo hará a través de la Palabra llevada por embajadores humanos. Nosotros los llamamos misioneros. Uno de los títulos más exaltados del mundo. Gentes de los cuales el mundo no es digno –no importa cuántos problemas ellos puedan tener.

Lo cual nos lleva al último punto. ¿Cómo será hecho?

3.- La Forma Radical de Cristo Para Ganar a las Naciones

La forma radical de Cristo para ganar a las naciones es mediante su propia muerte y la muerte de su gente. Las puertas del Hades no prevalecerán. Serán abiertas desde el interior.

Considera en versículo 18b: “Construiré mi iglesia; y las puertas del Hades no la podrán dominar. Las puertas del Hades son las puertas de la muerte. En el pensamiento judío, el Hades es el lugar de la muerte. Las puertas del hades, son las puertas que hacen que la muerte se vea poderosa e invencible –como lo que está muerto, está muerto para siempre y no puede regresar de la muerte. Pero Jesús dice: “Estas puertas no me detendrán para rescatar a mi pueblo de la muerte.”

¿Cómo lo hará? El lo dice en el versículo 21: Después que El asegura que es el Cristo y el Hijo de Dios y que toda la autoridad en el universo le pertenece, y que tiene poder sobre la muerte, dice: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.” El abrirá las puertas del Hades desde adentro. Va allá al morir. Sale al resucitar. Y ahora esas puertas son suyas. Apocalipsis 1:18: y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos y tengo las llaves de la muerte y del hades.” Las llaves fueron guardadas en el interior. Es por eso que El fue allá. Y cuando salió trajo las llaves consigo. Ahora construirá su iglesia. La muerte no tomará ninguno, ni retendrá ninguno que podría tener.

¿Y que acerca de nosotros? ¿Cómo figuramos en eso? Lo leemos en los versículos 24-25: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.” Seguir a Jesús significa unirse a El en el camino del Calvario que lleva a la muerte y luego fuera de ella. “El que pierda su vida por mi causa, la hallará. Piérdela para encontrarla. Muere para que puedas vivir.

Nosotros Ganamos a las Naciones Muriendo y Viviendo con Jesús por Fe

Así es como ganamos gente con Jesucristo. Hacemos lo que El hizo. “He sido crucificado con Cristo y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó asimismo por mí.” (Gálatas 2:20) Morimos con El y vivimos con El, por la fe.

Jesús murió y resucitó para salvar a su iglesia entre todas las naciones. “Construiré mi iglesia.” Ahora, El nos llama esta mañana: ¿Nos uniremos a El muriendo para el mundo y viviendo para Cristo, para que ganemos a las naciones en su nombre? Cualquiera que pierda su vida por Cristo y por el evangelio la hallará y traerá a otros a través de las puertas del Hades, de la muerte a la vida. Amén.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas