Dedicados a la Oración

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Oración
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Be Devoted to Prayer

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Oración

Traducción por Maria Clara Canzani


Romanos 12:12

. . . gozosos en la esperanza, perseverantes en el sufrimiento, dedicados a la oración. . .

Mi simple y humanamente imposible objetivo en este mensaje de esta mañana es que todos ustedes estén dedicados a la oración en 2003. Es mi objetivo porque esto es lo que la Biblia nos dice que hagamos. Mi texto es Romanos 12:12 que forma parte de una larga cadena de exhortaciones. Allí dice que nosotros seremos "gozosos en la esperanza, perseverantes en el sufrimiento, dedicados (proskarterountes) a la oración."

Tu versión podría decir, "constantes en la oración" o "fieles en la oración." Todas ellas manifiestan aspectos de la palabra. "Dedicados" es una buena traducción. La palabra se usa en Marcos 3:9 donde dice, "[Jesús] dijo a sus discípulos que le tuvieran lista (proskartere) una barca por causa de la multitud, para que no le oprimieran." Se apartó – dedicó- una barca con el objeto de sacar a Jesús en caso de que la multitud se tornara amenazante. "Dedicado" – consagrado a una tarea, designado para ella.

Ahora bien, las barcas simplemente se quedan allí. Pero la gente no se dedica de esa manera. Cuando la palabra se aplica a una persona, significa dedicada o consagrada no sólo en el sentido de designación y nombramiento sino de acción sobre la tarea designada y de avance en la misma. Por ejemplo, en Romanos 13:6 Pablo habla del rol del gobierno de esta manera: " Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a gobernar." Es decir, ellos no están solamente designados por Dios para una tarea, sino que se están dedicando a ella.

Lo notable de esta palabra es que cinco de los diez usos del Nuevo Testamento se aplican a la oración. Presten atención, además de Romanos 12:12 están:

  • Hechos 1:14 (después de la ascensión de Jesús mientras los discípulos estaban en Jerusalén esperando la lluvia del Espíritu), "Todos estos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres y con María la madre de Jesús, y con Sus hermanos."
  • Hechos 2:42 (De las tempranas conversiones en Jerusalén), “ Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración."
  • Hechos 6:4 (Dicen los apóstoles), “Nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la palabra."
  • Colosenses 4:2 (Pablo nos dice a todos nosotros), “Dedíquense a la oración, perseveren en ella con agradecimiento."

Así que podemos decir de la escrituras del Nuevo Testamento que la vida cristiana normal es una vida dedicada a la oración. Y por ende deberías preguntarte al pasar de 2002 a 2003, "¿Estoy dedicado a la oración?"

Eso no significa que la oración sea todo lo que haces – así como tampoco estar dedicado a una esposa significa que todo lo que el esposo hace es pasar el tiempo con ella. Pero esta dedicación a su esposa influye en toda su vida y hace que se brinde a ella de muchas maneras diferentes. Entonces estar dedicado a la oración no significa que todo lo que haces es rezar (aunque Pablo lo dice en otro lugar, "oren sin cesar," 1 Tesalonicences 5:17). Significa que habrá un modelo de oración que se parece a la dedicación a la oración. No será el mismo para todos. Pero será algo significativo. Estar dedicado a la oración es diferente de no estar dedicado a la oración. Y Dios conoce la diferencia. Él nos llamará para responder: ¿has estado dedicado a la oración? ¿Hay un modelo de oración en tu vida que pueda ser justamente definido como "estar dedicado a la oración"?

Pienso que la mayoría de nosotros estará de acuerdo sobre algunos tipos de plegarias que no se pueden definir como "estar dedicado a la oración." Orar sólo cuando aparecen crisis en tu vida no constituye un modelo de dedicación a la oración. Orar solo a la hora de las comidas es un modelo ¿pero se corresponde con la exhortación de Pablo a la iglesia en cuanto a "estar dedicado a la oración"? Un breve "Ahora me voy a dormir " al final del día probablemente no sea "estar dedicado a la oración." Un ocasional "Ayúdame, Señor" en el auto cuando necesitas un lugar para estacionar no es "estar dedicado a la oración." Todas son buenas, pero creo que estaremos de acuerdo en que Pablo espera algo más y diferente de los seguidores de Cristo cuando dice "estar dedicado a la oración."

No olvidemos en todo esto, como vimos la semana pasada, que la cruz de Cristo – su muerte en el lugar de los pecadores – es el fundamento de toda oración. No habría una respuesta aceptable a POR QUÉ ó CÓMO oramos si Cristo no hubiera muerto en nuestro lugar. Por esto rezamos "en nombre de Jesús."

No olvidemos en todo esto, como vimos la semana pasada, que la cruz de Cristo – su muerte en el lugar de los pecadores – es el fundamento de toda oración. No habría una respuesta aceptable a POR QUÉ ó CÓMO oramos si Cristo no hubiera muerto en nuestro lugar. Por esto rezamos "en nombre de Jesús."

Contenido

¿POR QUÉ Orar?

Voy a comenzar con tres breves respuestas a POR QUÉ deberíamos estar dedicados a la oración.

1. La Biblia nos dice que oremos y nosotros debemos hacer lo que Dios dice. Este texto, junto con muchos otros, dice "Estar dedicado a la oración." Si no lo hacemos no estamos obedeciendo las escrituras. Esto es imprudente y peligroso. Si la oración no brota fácilmente para ti, considérate normalmente caído y pecador con el resto de nosotros. Luego lucha. Sermonéate. No permitas que tus pecados, debilidades e inclinaciones mundanas te dominen. Dios dice, "Persevera en la oración." Lucha por esto.

2. Las necesidades de tu propia vida y de tu familia, y de esta iglesia y otras iglesias, y de las causas de las misiones mundiales, y de nuestra cultura en general son enormes y desesperadas. En muchos casos están en juego cielo e infierno, la fe o la incredulidad, la vida y la muerte. Recordemos la tristeza y la angustia de Pablo por sus parientes condenados en Romanos 9:2, y recordemos que en Romanos 10:1 él reza por ellos de todo corazón, "Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos." Cuando oramos la salvación está en juego. Tú no sabrás para qué es la oración hasta que sepas que la vida es guerra. Uno de los grandes obstáculos para orar es que la vida es rutinariamente tranquila para muchos de nosotros. El frente de batalla está en algún lado, pero acá en mi pequeña burbuja de paz y bienestar todo está bien. ¡Oh, que Dios abra nuestros ojos para ver y sentir las necesidades que nos rodean y el gran potencial de la oración!

3. Una tercera razón para orar es que Dios actúa cuando oramos. Y Dios puede hacer más en cinco segundos que lo que nosotros podemos hacer en cinco años. ¡Oh, cómo he aprendido esto con el paso de los años! ¡Qué asombroso es inclinar mi cabeza y suplicar a Dios durante la preparación del sermón, o durante alguna crisis de orientación, o algún testimonio, o alguna reunión de planificación, y hacer grandes avances que no había logrado antes de orar! ¡Qué lección tan importante es sentirse inquieto e impaciente por comenzar a trabajar inmediatamente porque tengo tanto para hacer que no sé cómo podré hacerlo todo, pero obligarme a ser bíblico y razonable y tomar tiempo para arrodillarme a orar antes de trabajar, y mientras estoy arrodillado, sentir que invaden mi mente ideas acerca de cómo manejar un problema, dar forma a un mensaje, abordar una crisis, o resolver un problema teológico – y así ahorrarme horas y horas de trabajo y la frustración de darme la cabeza contra la pared tratando de dilucidar lo que brotó en cinco segundos de iluminación! No quiero decir que Dios nos ahorra el trabajo duro. Me refiero a que la oración puede hacer que tu trabajo sea 5.000 veces más fructífero que el que puedes hacer solo.

Hay más, pero estas son tres respuestas a POR QUÉ orar: 1) Dios nos ordena orar; 2) las necesidades son grandes, y las cosas eternas están en juego; 3) Dios actúa cuando oramos y a menudo hace más en segundos que lo que nosotros podríamos hacer en horas o semanas o incluso años.

Hay muchas otras preguntas a ser contestadas acerca de la oración de las que no me puedo ocupar aquí. Por esto hay largos capítulos sobre la oración en Deseando a Dios, Los Deleites de Dios y Alégrense las Naciones y hay un libro entero llamado Hambre por Dios: Deseando a Dios por medio del Ayuno y la Oración. En concreto, si estás luchando con el modo en que la oración para la salvación de las personas concuerda con una elección incondicional, pasa directamente a las páginas 217-220 o a Los Deleites de Dios.

CÓMO Orar

En el tiempo que nos resta esta mañana deseo hablar acerca del CÓMO de la oración. Deseo tratar de inspirarte con posibilidades bíblicas, practicas que tal vez nunca hayas considerado, o tal vez intentado pero en las que luego no has perseverado – no has estado "dedicado a la oración."

Este es mi esfuerzo para esbozar lo que significa estar dedicado a la oración sin una estrecha mentalidad “a mi manera o de ninguna manera”. Somos todos muy diferentes. Nuestros horarios son diferentes. Nuestras familias son diferentes. Estamos en diferentes etapas de la vida con diferentes demandas en nuestros días. Estamos en diferentes niveles de madurez espiritual, y nadie madura durante la noche. Lo que puedes hacer en cinco años de dedicación a la oración puede hacerte mirar hacia atrás y preguntarte cómo sobreviviste a esta temporada de escasez. Pero todos nosotros podemos avanzar. Pablo ama escribir a sus iglesias y decir, "Lo están haciendo bien, pero háganlo más y más" (1 Filipenses 1:9; Tesalonicenses 4:1, 10). Y si hay un lugar donde se aplica el "háganlo más y más”, es en nuestra dedicación a la oración.

Voy a poner estas sugerencias prácticas en cinco pares, cada uno de lo cuales comienza con una letra diferente que juntas dicen "F A D E S." No tiene significado la palabra "fades (desvanecer)." Es simplemente lo que sucedió al deletrear. Pero si quisieras forzarlo, podrías decir con estos pares que la dedicación a la oración "se desvanece."

F – Libre y Estructurada

Tengo en mente la diferencia entre oración estructurada y no estructurada. Estar dedicado a la oración significará que lo que dices en tus momentos de oración a menudo será libre y no estructurado, y a menudo será formado y estructurado. Si solamente eres libre en tus oraciones probablemente te volverás superficial y trillado. Si solamente eres estructurado en tus oraciones, probablemente te volverás mecánico y vacío. Ambas formas de oración son importantes. No una u otra, sino ambas.

Por libre me refiero a que regularmente te sentirás como derramando tu alma a Dios y lo harás. No desearás textos ni pautas, ni listas o libros. Tendrás tantas necesidades que brotarán libremente sin formas preestablecidas. Esto es bueno. De lo contrario es dudoso que tengamos una relación verdadera con Cristo. ¿Puedes realmente imaginar un matrimonio o una amistad donde toda la comunicación se lea de listas o libros, o se verbalice sólo mediante textos memorizados? Algo así sería artificial en grado sumo.

Por otra parte, te suplico que no pienses que eres tan espiritualmente profundo o emprendedor o rico o disciplinado como para hacerlo sin la ayuda de las formas. Pienso en cuatro tipos de formas que espero que todos ustedes puedan utilizar.

Forma #1. La Biblia. Reza la Biblia. Reza las oraciones bíblicas. Esta semana estamos construyendo nuestras plegarias alrededor de la oración en Efesios 3:14-19.

Por esta razón me arrodillo delante del Padre, 15 de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. 16 Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, 17 para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, 18 puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo, 19 en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Memorízala y rézala con frecuencia. Reza la oración del Señor y a medida que la reces pon cada frase en tus propias palabras y aplícala a las personas por las que eres responsable. Reza los mandamientos de la Biblia: "¡Ayúdame – ayuda a que mi esposa, mis hijos, los ancianos, nuestros misioneros te amen, Oh, Dios, con todo mi corazón y toda mi alma y todas mis fuerzas!" Reza las promesas de la Biblia: "¡Oh, Señor, toma toda la autoridad que es tuya en el cielo y la tierra y haz que nuestros misioneros sientan la dulzura de la promesa de que Tú estarás con ellos hasta el fin de los tiempos!" Reza las advertencias de la Biblia: "¡Oh, Señor, concédeme la lucha contra la lujuria con la clase de urgencia que enseñaste cuando dijiste, arráncate los ojos y sube a los cielos en vez de conservarlos sanos e ir al infierno!" Abre la Biblia delante de ti y coloca los codos uno a cada lado y reza cada párrafo de ella con contrición o alabanza o agradecimiento o petición.

Forma #2. Listas. Listas para orar. Tengo en la mente listas de personas por las cuales orar y listas de necesidades para las cuales orar. Si puedes recordar a todas las personas y todas las necesidades por las que deberías estar orando sin una lista, eres Dios. Yo debo tener listas, algunas en mi cabeza y otras en papel. He memorizado a alrededor de 70 personas en cuyo nombre rezo cada día. Pero eso no incluye la lista de personas que vivieron en nuestra casa y decidieron convertirse en misioneros por los que Noel y yo rezamos todas las noches. No incluye la lista de nuestros misioneros que yo leo de una lista. Y hablamos sólo de personas, sin mencionar las necesidades que cambian en mi propia alma y en la familia y la iglesia y el mundo semana tras semana. Por lo tanto te aliento a usar listas de personas y listas de necesidades. Lleva una especie de carpeta de oraciones o libreta de notas o archivos en tu computador portátil. Recuerda que sólo estoy hablando de la segunda mitad de este par: libertad y forma. No olvides el valor de la libertad. Es ambos y juntos, no uno u otro.

Forma #3. Libros. Reza por medio de libros como Operation World – un país diferente y la causa de Cristo en él, todos los días o día por medio. ¡Qué manera poderosa de tener un sentimiento y una visión universal de la supremacía de Dios! Reza a través de un libro como Extreme Devotion – una fugaz mirada a la iglesia sufriente, perseguida, de una página para cada día del año. Toma mi libro, Alégrense las naciones, pasa a las páginas 57-62 y reza las 36 cosas que la primera iglesia rezaba para las demás. Toma El Valle de Visión, un libro de oraciones puritanas, y reza lo que han rezado los grandes santos del pasado. Somos tan tontos que pensamos que librados a nuestros propios medios veremos todo lo que la Biblia tiene para decir y todas las necesidades sobre las que deberíamos rezar sin la ayuda de nuevos libros.

Forma #4. Modelos. Desarrolla modelos de oración que te brinden alguna guía sobre lo que hay que hacer en primer lugar y en segundo y en tercero cuando te pones de rodillas. Un modelo, como ya he mencionado, sería estructurar tus oraciones en torno a cada una de las peticiones de la oración del Señor. Un modelo que yo uso casi todos los días es el modelo de círculos concéntricos que comienzan desde mi propia alma – en la que siento el pecado y las necesidades más intensamente - y se van alejando hacia mi familia, luego el grupo pastoral y los miembros del Consejo, luego todo el grupo de la iglesia, luego nuestros misioneros y luego las necesidades generales en el cuerpo mayor de Cristo y la causa de Cristo en misiones y cultura. Sin alguna forma o modelo como éste yo tiendo a quedar inmóvil e ir a ninguna parte.

Entonces el primer par es libre y estructurado. Desestructurado con necesidades y agradecimientos y alabanzas libres y fluidas; y estructurado con ayudas como la Biblia, listas, libros y modelos. Si estás "dedicado a la oración" buscarás la libertad y la forma en tu vida de oración.

A – Solo y Reunido

Estar dedicado a la oración significará que regularmente rezarás solo y regularmente lo harás en la reunión con otros cristianos.

¡Oh, esto es tan decisivo que nosotros encontramos a Dios sólo a través de Jesucristo! No hay cristianismo sin una confianza personal y una comunión con Dios a través de Jesús. Sin esto, todo es espectáculo y cáscara y pretensión. Susana Wesley con sus 16 hijos acostumbraba a ponerse el delantal sobre la cabeza en la cocina y todos los niños habían aprendido que eso significaba silencio en la cocina. Los niños tienen que aprender que mamá y papá tienen momentos con Jesús que son sagrados y no pueden ser interrumpidos. Encuentra el lugar, planifica el momento, enseña disciplina a los niños.

Pero yo pienso que orar en la reunión de otros creyentes es diferente de rezar solo. Solo y reunido. El Nuevo Testamento menciona cantidades de reuniones grupales para orar. De hecho, la mayoría de las oraciones del Nuevo Testamento probablemente estén pensadas en términos de reunirse para la oración. Hechos 1:14, "Todos éstos estaban unánimes, entregados de continuo a la oración junto con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con los hermanos de Él " – esto es típicamente lo que encuentras. Hechos 12:12, Cuando Pedro salió de la prisión "se dirigió a la casa de María, la madre de Juan cuyo otro nombre era Marcos, donde un grupo numeroso se hallaba reunido en oración." Las reuniones para rezar eran normales y creo que normativas en la primera iglesia.

Estar dedicado a la oración en el Nuevo Testamento seguramente incluía rezar con la gente de Dios. ¿Cómo estás tú en este sentido? Esta no es cristiandad avanzada. Es cristiandad básica. Esta semana hemos programado veinte reuniones de oración de 30 minutos más las ocho horas de oración toda la noche del viernes. Las opciones tienen por objeto ayudarte a hacer un nuevo avance. Durante el resto de año hay reuniones de 30 minutos de oración seis mañanas a la semana, y los miércoles a las 5:45 de la tarde en la ciudad. Luego hay pequeños grupos que se reúnen para oración y ministerio. Luego está el domingo a la mañana que incluye oración con canciones y demás. Si la reunión para orar no forma parte de tu dedicación a la oración, haz que el 2003 sea un año de grandes avances. Ambos: libre y estructurado, solo y reunido.

D – Desesperado y Deleitado

Estar dedicado a la oración significará que tú vienes a Dios en oración a veces desesperado y otras deleitado. Simplemente quiero decir que la oración es un lugar para encontrar a Dios con tus más profundas tristezas y temores y la oración es un lugar para encontrar a Dios con tus mayores gozos y agradecimientos. La almohada que uses para tus codos cuando te arrodilles diariamente delante del Padre será una almohada manchada por las lágrimas. Y sin embargo, como Dios es un Dios que escucha las oraciones, tu dirás con el apóstol Pablo, " como entristecidos, mas siempre gozosos " (2 Corintios 6:10). Y a menudo ese gozo superará las cargas de este mundo perdido – como debería – y hará que desees dar brincos de alegría. El Padre desea encontrarte también en esos momentos. Estar dedicado a la oración en desesperación y en deleite – en el ayuno y el festín. No uno u otro, sino ambos.

E – Explosivo y Extendido

Todo lo que quiero decir acá es corto y largo. Hubiera dicho corto y largo, pero las letras no coincidirían y el acrónimo no habría tenido sentido. Además explosivo es más vívido y es exactamente lo que pueden ser las oraciones de vez en cuando. Si estás dedicado a la oración explotarás regularmente con oraciones de alabanza y agradecimiento y necesidad que no durarán más que unos pocos segundos. Y si estás dedicado a la oración tendrás momentos en los que te extenderás durante un largo tiempo en oración al Señor. A veces hago un rápido llamado telefónico a Noel y otras veces pasamos toda una tarde juntos. Si amas a Cristo y te apoyas en él para todo y lo atesoras por sobre todas las cosas, a menudo lo encontrarás con oraciones explosivas y a menudo con oraciones extendidas.

S – Espontáneo y Programado

¿Cuál es la diferencia entre este "libre y estructurado " o "explosivo y extendido"? Con "libre y estructurado " quise significar el contenido de nuestras oraciones – lo que hacemos cuando nos ponemos a rezar. Con "explosivo y extendido " quise significar la longitud de nuestras oraciones. Con espontáneo y programado me refiero a cuando rezamos.

Si estamos dedicados a la oración rezaremos espontáneamente durante el día – sin cesar como dice Pablo – un constante espíritu de comunión con Cristo, caminando en el Espíritu y conociéndolo como una presencia personal continua en tu vida. No habrá plan que gobierne cuando tú hables con Él. Esto sucederá docenas de veces al día. Esto es normal y bueno. Esto es estar dedicado a la oración.

Pero si sólo tienes esto, no lo tendrás durante mucho tiempo. El verdadero y rico fruto de la espontaneidad crece en el jardín que está bien cuidado con la disciplina de la programación. Entonces te suplico, planifica momentos de oración. Planifícalos para 2003. ¿Cuándo te encontrarás con Él regularmente? ¿Cuánto tiempo le reservarás? Te aliento a comenzar cada día de esta manera. ¿Deseas reservar uno o dos días completos o medias jornadas para ti mismo o con un amigo o tu esposa – no para leer un libro sino para orar durante 4 u ocho horas? ¿Cómo? Leyendo simplemente tu Biblia y convirtiéndola en oración. Noel y yo hemos tenido algunos de nuestros días más plenos tomando un breve libro de la Biblia y leyendo un capítulo y luego haciendo una pausa y rezando ese capitulo en nuestra familia e iglesia. Luego leyendo otro capítulo y rezando, y así sucesivamente. Pero esto no sucede porque sí. Debe ser planificado. No es espontáneo. Es estructurado. Y es glorioso.

Entonces aquí lo tienes. La palabra de Dios para nosotros hoy es "Persevera en la oración." Se constante en ella. Ten fe en ella. ¿Por qué? Dios nos lo ordena; las necesidades son grandes y la eternidad pende de un hilo; y Dios escucha y hace más en cinco segundos de lo que nosotros podemos hacer en cinco años.

¿Y cómo estaremos dedicados a la oración? Estas cosas. Sin ellas la oración F A D E S (N d T: se desvanece, juego de palabras intraducible). Deja que tu oración sea…

F – Libre y Estructurada
A – Sola y Reunida
D – Desesperada y Deleitada
E – Explosiva y Extendida
S – Espontánea y Programada

Que el Señor te dé un espíritu de gracia y súplica en esta semana de oración y durante todo el año.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas