Dios Es Misericordioso al No Decirnos Todas las Cosas

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Fe
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: God Is Merciful Not to Tell Us Everything

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Fe

Traducción por Carlos Diaz


Cuando Dios escoge no decirnos todo, nos muestra más misericordia de la que podemos darnos cuenta.

Sobre el Monte de los Olivos con Jesús, justo antes de su ascenso hacia el Padre, uno de los discípulos le hizo una pregunta que debe haber estado en la mente de todos: “Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?” (Hechos 1:6).

Esta había sido una larga espera. Dos mil años habían pasado desde que Dios prometió dar a Abraham una semilla que bendeciría a todas las familias de la tierra; 1.500 años habían pasado desde que Dios le dijo a Moisés que un gran profeta vendría para liderar a las personas, y mil años habían pasado desde que Dios prometió colocar a un heredero eterno de David al trono.

Ahora, luego de la resurrección triunfante de Jesús, finalmente entendieron por qué el Rey tenía que sufrir y morir antes que el reino pudiera realmente venir. Jesús fue el Cordero de Dios sacrificado cuya muerte expiaría todos los pecados de toda su gente para todas las personas por todos los tiempos.

Todo esto obró en un sentido glorioso.

Así que el escenario parecía establecido. Habiendo conquistado la muerte, este Rey era invencible. ¿Qué amenaza era el Sanedrín o Herodes o Pilates o César? Sin duda había llegado el tiempo para que el tan esperado Rey asumiera su reino terrenal, ¿verdad?

“No Les Corresponde A Ustedes Saber”

La respuesta de Jesús: “No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad; pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Hechos 1:7–8).

En otras palabras, “El tiempo no es ahora. Y no necesitas saber cuando será. Pero por ahora, tengo trabajo para que lo hagas”.

¿Puede imaginar cómo los discípulos se pudiesen haber sentido si a ese punto el Señor les hubiese explicado que no asumiría su reino terrenal por otros dos mil y tantos años más, durante el cual la Iglesia enfrentaría un retraso y una lucha y un sacrificio a medida que se esparce por el mundo? ¿Dos mil años?

Dios es misericordioso por no decirnos todas las cosas. Nos dice lo suficiente para sostenernos si confiamos en él, pero a menudo no se siente lo suficiente. Realmente pensamos que nos gustaría saber más.

Algo de Conocimiento Es Demasiado Pesado para Tí

En su libro, The Hiding Place (El Lugar Escondido), Corrie Ten Boom recordó un momento cuando, siendo una niña joven, estaba regresando a casa en el tren con su padre luego de acompañarlo a comprar unas piezas para su negocio de hacer relojes. Habiendo escuchado el término “pecado sexual” en un poema en la escuela, le preguntó a su padre qué significaba. Luego de pensarlo un poco, su padre se levantó y bajó su maletín del portaequipajes. Y esto es cómo Corrie recuerda la conversación:

“¿Lo llevarás fuera del tren, Corrie?” dijo él.
Me levanté y tiré de ello. Estaba atiborrado con relojes y piezas de repuesto que él había adquirido esa mañana. “Esto es demasiado pesado,” dije.
“Sí”, dijo él. “Y sería desconsiderado un padre, quien le pidiera a su pequeña hija llevar tal carga. Esto es lo mismo, Corrie, con el conocimiento. Ciertos conocimientos son demasiado pesados para los niños. Cuando estés más adulta y más fuerte puedes sobrellevarlo. Por ahora debes confiar que yo lo lleve por tí”.

Dios también es un Padre sabio que sabe cuando el conocimiento es demasiado pesado para nosotros. No está siendo engañoso cuando no nos da la explicación completa. Está llevando nuestras cargas (1 Pedro 5:7). Si pensamos que nuestras cargas son pesadas, deberíamos ver las que él está llevando. Las cargas que nos da a nosotros son ligeras (Mateo 11:30).

Dios es muy paciente y misericordioso con nosotros. Algún día, cuando seamos más adultos y más fuertes, nos dejará llevar más del peso de conocimiento. Pero hasta entonces, confiemos en él y agradezcámosle por llevar nuestras cargas.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas