Disfruta la Comida Favorita de Jesús

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Fe
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Enjoy Jesus’s Favorite Meal

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Fe

Traducción por Carlos Diaz


La mejor cosa sobre la Navidad es la comida. Pero no quiero decir la comida que tiende a venir a la mente como sugerencia.

Comiendo en Samaria

En Juan capítulo 4, Jesús y sus discípulos se habían detenido en el pueblo Samaritano de Sychar por alimentos. Pero los discípulos no estaban al tanto de que su idea de alimentos era diferente de la idea de alimentos de Jesús.

Parte de la razón para esto es porque la suposición de los discípulos acerca del por qué estaban en Samaria no concordaban con los planes de Jesús. Ellos vieron a Samaria como una región “de paso”, un lugar donde tenías que pasar para llegar a donde deseas estar. No vieron a los Samaritanos ateos de media sangre como a su llamada al evangelio. Pero los Samaritanos tenían alimentos y los discípulos estaban hambrientos, así que estaban lo suficientemente felices para detenerse en Sychar por el pan.

Pero Samaria no era una parada de descanso para Jesús. Samaria era un campo maduro para el cultivo. Jesús no estaba allí para obtener pan de los Samaritanos; estaba allí para darles Pan a ellos (Juan 6:51). Y al hacer eso estaría comiendo su comida favorita.

Cuando los discípulos regresaron a la buena de Jacob con los alimentos que pensaban que obtendrían de Sychar, y vieron a Jesús hablando con una mujer samaritana de dudosa reputación (tres razones por las que pensaban no debería estar hablando con ella), estaban perplejos. Y cuando le ofrecieron pan, estaban incluso más perplejos al constatar que Jesús ya había comido. De alguna forma él había obtenido alimento del cual ellos no sabían (Juan 4:32). Sólo se volvió más confuso cuando dijo que su alimento era hacer la voluntad de su Padre (Juan 4:34). ¿Cuál era la voluntad nutritiva del Padre en la tierra virgen espiritual de Samaria?

No fue hasta que Jesús les dijo que elevaran sus ojos y vieran la cosecha (Juan 4:35), y se voltearon y vieron a una multitud de Samaritanos encaminados hacia ellos, y así empezaron a comprender. La cosecha no estaba solamente más adelante en Galilea. Había una cosecha blanca en la árida Samaria, donde menos lo esperaban. Había pan en tierra virgen.

No te Pierdas la Mejor Comida de Navidad

¿Qué tiene que ver esto contigo y la Navidad? Sencillamente esto. Podrías pensar que sabes por qué estás donde estás esta Navidad. Quizás estás feliz al respecto o quizás estás triste o frustrado(a) por ello. Quizás estás atorado(a) en un lugar donde no deseas estar, o quizás piensas que sólo estás atravesando por este lugar para llegar a donde deseas estar. Cual fuera el caso, es posible que las razones de Jesús para que tú estés donde estás son diferentes de lo que piensas.

Jesus suele tener cosechas para nosotros donde menos las esperemos. Ten cuidado de no asumir que la verdadera cosecha está más allá del camino y que donde estás es solamente una parada de descanso o una desviación frustrante y retrasada. Levanta tus ojos. El campo alrededor de ti puede ser más blanco de lo que conoces. Puedes estar en un campo donde Dios ha estado plantando semillas religiosas completamente desconocidas y nunca vistas por ti — y te está invitando a obtener frutos.

La mejor comida que comerás sobre la tierra es hacer la voluntad de Dios por ti. No hay nada que sepa mejor. Era la comida favorita de Jesús. Dios tiene un propósito para ti justo donde estás. Lo que sea que hagas esta Navidad, asegúrate de no perderte de este festín. Hará que todas las otras comidas y banquetes de Navidad sepan mucho mejor.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas