Entregue su adolescente a Dios

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Stacy Reaoch
Indice de Autores
Leer más sobre Crianza de los Hijos
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Give Your Teenager to God

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Stacy Reaoch sobre Crianza de los Hijos

Traducción por Celia Muñoz


Un caluroso día de otoño estaba yo de espectadora en la banda de la carrera campo a través de mi hija, animándola al verla correr fuerte hacia la línea de meta. Me encanta verla correr, y me he divertido verla entablar amistad con las niñas de su equipo en la escuela secundaria,

Después de la carrera fui a felicitarla y me pregunté cuanto tiempo debería estar parada al lado de ella. ¿Estaría bien que yo la acompañara a ella y a las otras niñas del equipo hasta el bebedero? Estoy consciente de las advertencias de no ser mamá ‘helicóptero,’ aunque mi presencia siempre le ha agradado a mi hija.

Ella es la mayor de mis cuatro hijas. A veces pienso que hemos crecido juntas—yo he aprendido lo que significa ser madre al mismo tiempo que ella de niña se convertía en una jovencita. Nos pasamos cuatro años educándola en casa y esto nos prestó tiempo adicional para vincularnos emocionalmente. Todavía ella quiere ir de compras conmigo, es la que va conmigo a dar una caminata, y la que me ayuda en la cocina. Es la hija que se ha tornado en amiga. Tal vez por eso me sorprendí tanto con su respuesta a la pregunta de si ya estaba lista para ir a casa después de la carrera.

Contenido

Se Cierra un Capítulo

“Ay, Mamá, las otras niñas y yo vamos a jalear por el equipo de carrera campo a través de los chichos. Pero se va a tardar media hora más.” ”No me tienes que esperar,” dijo dulcemente. “Puedes irte y yo regreso con el equipo en el bus.” Se sonrió y me di cuenta que ese era el momento de irme.

“Ah, está bien. ¿Estás segura — ”

“Segura, Mamá. Te mando un texto cuando esté de vuelta en la escuela.”

La observé alejarse cuesta arriba, riendo y parloteando con sus nuevas compañeras. Regresé sola al auto.

En ese momento sentí que se cerraba un capítulo. Una combinación de emociones me sobrevino- la felicidad de verla ser más independiente y estableciendo amistades nuevas, y la tristeza de darme cuenta que se me iba de las manos.

Subí al auto, encendí el radio y comencé a oír una canción country que aumentó mi nostalgia. Me sequé las lágrimas y llamé a mi esposo para avisarle que iba camino a casa…sola. Entre resoplidos le dije, “Corrió estupendamente. Pero vuelvo a casa sola. Se quedó para regresar a la escuela con el equipo.” A través del auricular me daba cuenta que mi esposo sonreía. “¿Fue difícil eso para ti?” me preguntó.

“Tal vez.” Queriendo decir ‘si.’. Resoplé. “Nuestra pequeña se está haciendo grande.”

Mantenerse Anclados

Al desplegar sus alas nuestros hijos, ¿cómo debemos reaccionar nosotros los padres? ¿Cómo le brindamos más independencia con la combinación correcta de protección y orientación? ¿Cómo, amorosa y gozosamente, les permitimos aprender a volar sin estar encima de ellos como helicópteros?

Mi esposo y yo estamos tratando de mantenernos anclados con unos fundamentos simples

La Verdad

La verdad de la palabra de Dios nos sostiene durante las corrientes cambiantes de los años de adolescencia. A nosotros los padres que estamos experimentando una combinación de nostalgia y gozo, Las Escrituras nos proporciona la perspectiva correcta. Eclesiastés 3:1 nos dice, “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” Existe el tiempo de tener a nuestros hijos muy cerca de nosotros en todo momento, pero también existe el momento en que los padres los soltemos y les permitamos a nuestros hijos más independencia y libertad.

Las promesas del Señor me recuerdan que su palabra no volverá vacía (Isaiah 55:11), y que el que comenzó en mi hija una buena obra, la perfeccionará (Filipenses 1:6).

La Confianza

La adolescencia de nuestros hijos no debe ser un tiempo de temor, sino de confianza. Así como le hemos enseñado con diligencia las verdades bíblicas (Deuteronomio 6:6–9), ahora es el momento de creer que esos mismos estatutos le están prestando sabiduría y discernimiento a nuestra hija al estar lejos de nosotros.

Con cada paso o nuevo proyecto lejos de casa, tenemos la oportunidad de confiar que Dios está obrando en la vida de nuestra adolescente, tal vez de forma que no veamos nosotros.

La Participación

Al llenarse de compromisos la agenda de nuestra hija, me he dado cuenta de la importancia de agarrar cualquier oportunidad para estar con ella. Los viajes a las prácticas son momentos oportunos de tranquilas conversaciones a solas con ella. Las invitaciones a sus amistades a comer a casa nos hacen posible conocer las relaciones que son importantes para ella. Nuestra asistencia a sus juegos, conciertos y actividades le deja saber que somos sus más grandes fans.

La participación en el mundo de nuestros adolescentes les dice que son invaluables para nosotros y nos permite seguir teniendo una influencia positiva en sus vidas.

La Oración

En medio de un periodo de cambios, un sin número de preocupaciones abruman la mente de un padre. Tal vez su hijo está lejos de Jesús, y usted está al borde de la desesperación. Nuestro Padre Celestial conoce nuestras necesidades antes de que le pidamos (Mateo 6:32) y es nuestro pastor al pastorear nosotros a nuestros hijos (Salmo 23:1). El nos escucha, tiene cuidado de nosotros, y se complace cuando le traemos nuestras preocupaciones. (1 Pedro 5:7).

Nosotros continuamos trayendo al Señor nuestras peticiones específicas por nuestros hijos, con la confianza de que al pedir, buscar y llamar, el Señor a cambio nos dará buenas dádivas (Lucas 11:9–13). Jon Bloom sugiere algunas oraciones específicas para nuestros hijos en su excelente artículo “Siete Oraciones Para Sus Hijos.”

Bajo La Sombra de las Alas de Dios

La adolescencia de nuestros hijos son años llenos de cambios. En vez de sumirse en la tristeza de la pérdida de su niñez, sea agradecido por los dulces recuerdos y mire hacia el futuro con una anticipación gozosa. El mismo Dios que le dio este precioso niño, es el que lo está guiando hacia la adultez.

Al desplegar nuestros hijos sus alas, nosotros tenemos amparo bajo la sombra de las alas de nuestro amoroso Dios (Psalm 36:7).



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas