Esperanza en la Pureza eterna, Apunten a la Pureza diaria

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Regeneration (New Birth)
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Hope in Eternal Purity, Aim at Daily Purity

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Regeneration (New Birth)
Una parte de la serie Ask Pastor John

Traducción por Carlos Diaz


Transcripción de Audio

¿Cómo sabemos si en verdad hemos experimentado la realidad espiritual del nuevo nacimiento? ¿Cómo sabemos si Dios ha actuado en mi vida? Esta es una pregunta crítica en nuestras vidas, y John Piper la abordó en un sermón navideño del año 2007, de todos los lugares. Elegimos a John Piper citando a 1 Juan 5:12:

“El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida”.

Juan 1:14, 16, “El verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia”. De allí es de donde proviene nuestra vida. El Hijo, el verbo hecho carne es nuestra vida. Éste es el testimonio.

¿Cómo sabemos que eres un hijo de Dios? Bueno, ¿cómo sé que John Piper está vivo? ¿Es por mi acta de nacimiento? ¿Alguien cree que están vivos porque tienen archivada su acta de nacimiento? No es por eso. Es porque ustedes respiran.

Es exactamente lo mismo con Jesucristo. Saben que son hijo de Dios porque respiran. Están vivos. Lo ven por lo que es Él. Lo aman por lo que es Él. Confían por lo que es Él. Lo atesoran por lo que es Él. Así es como saben que están vivos. El testimonio está dentro de ustedes. ¿Y qué es nuevamente — el testimonio? 1 Juan 5:11, “Y este es el testimonio, que Dios nos ha dado vida eterna”. Así es como saben. Están vivos en Él — vivos en Dios — y muriendo ante el pecado.

La aspiración del nuevo nacimiento es despertar la fe en el Hijo de Dios crucificado y encarnado. Y si no hubiera Hijo de Dios crucificado y encarnado, entonces no se llevaría a cabo el nuevo nacimiento, porque el propósito de él no sería posible. La encarnación del Hijo de Dios es necesaria porque la vida que tenemos en el nuevo nacimiento en unión con él es la vida del Hijo, el Cristo encarnado.

Ahora vengo para cerrar con la justificación y la purificación. O, si desean utilizar la antigua santificación, pueden hacerlo. Pero la pureza es lo que utilizan en este texto. Voy a usarla. 1 Juan 3:4–5, “Todo aquel que comete pecado, infringue también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él”.

Juan dice: Si han experimentado el nuevo nacimiento y, por tanto, sus corazones se han despertado con la esperanza en Jesucristo y no pueden esperar hasta que aparezca, porque todos sus pecados serán alejados y no estarán batallando nunca más en la internet, ni con el orgullo, ni con el egoísmo y ni con la amargura y furia en sus vidas, entonces estarán libres y Él les gustará — si esa es la pasión de sus vidas. 1 Juan 3:2–5 lo dice explícitamente: Si la pasión de sus vidas es ser purificados de todo pecado en la presencia de Cristo en el futuro, ustedes sólo se están engañando a ustedes mismos — si no desean que la pureza ocurra en su vida justo ahora. “Él va a mostrarse algún día, y luego realmente desearé estar puro”.

Solía jugar esos juegos cuando era un niño. “Seré salvo cuando esté viejo, porque es aburrido estar salvado. Así que sean salvos cuando estén viejos”. No. No sucederá. La dureza les sobrecogerá y perderán toda su capacidad para conocerle, verle, amarle — y Dios saldrá de ustedes y fallecerán, pensando que sobre su lecho de muerte pudieran arrepentirse. Y será una plegaria de Esau para el arrepentimiento y no será otorgado. No jueguen ese juego. Si tienen 30 años, no lo jueguen. Si tienen 40 años, no lo jueguen. 50 años, no lo jueguen. Y de seguro no lo jueguen si tienen 60. No jueguen ese juego.

Nos purificaremos nosotros mismos, es decir, vamos a luchar. Nadie en esta sala es perfecto. Nadie se purificará perfectamente antes de morir. La pregunta es: ¿Quién está luchando? ¿Quién está luchando? Quien diga, “Sí, quiero que Jesús regrese”. “Quiero ser como Él perfectamente. Me entristece no ser más como Él de lo que yo soy. Voy a luchar contra el pecado ahora”. ¿Quién dice eso? Esos son los hijos de Dios hablando. No me importa cuántas veces caigan, si se levantan hablando así, son hijos de Dios.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas