Jesús Entiende la Soledad

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Esperanza
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Jesus Understands Loneliness

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Esperanza

Traducción por Laura Coloma

“Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción.” (Isaías 53:3)

Algunas veces nos sentimos solos en el mundo. Jesús entiende ese sentimiento. En un sentido muy humano, él estaba solo.

Imagina lo que fue para Jesús vivir en ese mundo. Él no tenía pecados (Hebreos 4:15). Esto puede sonar como un problema cómodo de resolver. No lo creo. Creo que era un tormento. Pedro describe la experiencia de Lot el pecador en Sodoma como un tormento diario “por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos” (2 Pedro 2:8). ¿Cuán peor fue para Jesús, quien no tenía pecados, vivir en un mundo pecador?

Imagina cómo fue su infancia. Debía haber sido alguien raro, sobresaliendo moralmente como un pulgar inflamado, sin encajar completamente en ningún grupo, ni en su propia familia.

Hasta sus abnegados padres no debían haberlo entendido completamente. Tampoco podían ser capaces de protegerlo de los comentarios hirientes de los demás y quizás de las burlas crueles a causa de su inmaculada rareza.

Me pregunto ¿cuánto contribuyeron sus hermanos? Sus hermanos y hermanas (Mateo 13:55-56) debieron haber estado cada vez más conscientes alrededor de Jesús, conscientes de sus propios pecados, sus motivos y comportamientos obsesivos, mientras notaban que Jesús no demostraba nada de esto. ¿Cuánto resentimiento acumularon? No todo era armonía porque los propios hermanos de Jesús no creyeron en él (Juan 7:5), quizás hasta después de su resurrección (Hechos 1:14).

Jesús era una persona libre de pecados viviendo con padres pecadores, hermanos pecadores, parientes pecadores y vecinos pecadores. Nadie en el mundo podía identificarse con él. Ningún ser humano podía poner sus brazos alrededor de él y decirle, mientras lloraba sentado, “sé exactamente por lo que estás pasando.” Su tristeza y aflicción (Isaías 53:3) comenzaron mucho antes que Getsemaní.

Pero la soledad de Jesús alcanzó la cima en el momento en que él se convirtió en pecado por nosotros (2 Corintios 5:21) en la cruz y fue “abandonado” por su Padre (Mateo 27:46). Primero fue segregado por no tener pecados y después por ser un pecador. Jesús conoció el rechazo supremo y la soledad.

Lo cual lo hace perfectamente capaz de entender la tuya. Él es un sacerdote máximo que puede comprender esta debilidad (Hebreos 4:15).

Jesús no sólo entiende tu soledad; sino que la está destruyendo. Porque murió por ti, ya no eres en realidad un extraño o un ser raro, eres un conciudadano con los santos y un miembro de la familia de Dios (Efesios 2:19). Porque Jesús fue alejado de Dios y del hombre, gozarás para siempre de la confraternidad completa de la familia de Dios y todos sus santos redimidos.

Hijo de Dios, tu soledad está desapareciendo. Se acerca el día en el que sabrás como has sido conocido. (1 Corintios 13:12). Y Jesús entiende esa soledad que se desvanece y que todavía sientes.

Por lo tanto “acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna” con cada necesidad solitaria (Hebreos 4:16).


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas