Marca este Día y Maravíllate con el Trabajo de Dios

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Misiones
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Mark This Day and Marvel at the Work of God

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Misiones
Una parte de la serie Taste & See

Traducción por RUBEN SAENZ SERRANO


No tengo ninguna duda de que lo sucedido el 7 de Septiembre, hace doscientos años, será celebrado en el cielo por el gran significado que en su época marcó en la historia mundial. El 7 de Septiembre de 1807, el primer misionero protestante puso pie en suelo chino. Su nombre fue Roberto Morrison. Fue un presbiteriano escocés, que con excepción de una sola vez que tomó vacaciones, permaneció 27 años en China.

Perseverando contra la hostilidad de la oposición oficial y contra la resistencia de comerciantes extranjeros, Morrison bautizó al primer cristiano protestante chino, Cai Gao, el 16 de Julio de 1814. Después del bautizo de Cai Gao, Morrison escribió profética- mente en su diario: “Que él sea el primer fruto de una gran cosecha, uno de los millones que vendrán y serán salvados en el día de la ira venidera.”

El mes pasado, el Reportero Nacional Católico, trajo un artículo de John Allen documen-tando el cumplimiento de la oración de Morrison. Esto es lo que escribió:

Cuando los comunistas tomaron el poder en 1949, habían alrededor de 900.000 protestantes. Ahora, el Centro de Estudios de la Cristiandad Global, publica el muy consultado Reporte del Mundo Cristiano, diciendo que hay 111 millones de cristianos en China, 90 por ciento protestantes y la mayoría pentecostales. Esto haría de China, el tercer país cristiano del mundo, superado solamente por Estados Unidos y Brazil.

El Centro dice que para 2050, habrán 218 millones de cristianos en China, es decir 16 por ciento de la población, suficiente para hacer de China la segunda nación cristiana del mundo. De acuerdo al Centro, en China hay 10.000 conversiones cada día.

Si bien algunos estiman el número de cristianos en China en 40 millones, Allen observa que aún esos estimados conservadores pueden significar que el protestantismo en China ha experimentado un crecimiento aproximado de un 4.300 por ciento durante el último medio siglo, la mayoría de este crecimiento, durante la Revolución Cultural de los últimos años de 1960 y en los 1970.

Otros observadores de China, piensan que aún los estimados más altos se quedan cortos acerca de lo que va a suceder. Por ejemplo, el 7 de Agosto de 2007, en un número del Asia Times, Oswald Spengler escribió:

Sospecho que aun las cuentas más entusiastas se quedan cortas, y que el cristianis-mo se convertirá en la religión céntrica en China en dos generaciones más. Para el siglo 21 China será lo que fue Europa durante los siglos 8 al 11, y lo que América ha sido durante los últimos doscientos años: el campo natural para la evangeliza-ción masiva. Si esto sucede, el mundo cambiará de tal manera que superará nuestra capacidad para reconocerlo. El islam pude derrotar a los europeos occidentales simplemente reemplazando con inmigrantes a su población que se reduce, pero se derrumbará ante el desafío del oriente.

John Allen comenta acerca del sueño del cual hemos estado escuchando durante algún tiempo, concerniente al objetivo de que la iglesia china evangelice a los países musulmanes a su alrededor.

Es el sueño más audaz de llevar el evangelio más allá de las fronteras de China, a lo largo de la Ruta de la Seda y dentro del mundo musulmán, en una campaña llamada “Regreso a Jerusalén.” Como lo explica David Aikman en Jesús en Beijín, algunos chinos evangélicos y pentecostales creen que el movimiento básico del evangelio por los últimos 2000 años ha sido hacia el oeste: de Jerusalén a Antioquía, de Antioquía a Europa, de Europa a América y de América a China. Ahora, ellos creen es su turno de completar el círculo llevando el evangelio a las tierras musul- manas, arribando eventualmente a Jerusalén. Una vez que esto suceda, ellos creen, el evangelio habrá sido predicado en todo el mundo.

Una de las lecciones que podemos sacar de este aniversario de la llegada del cristianismo protestante a China, es que nosotros no podemos medir el significado de nuestras vidas en nuestro propio tiempo. Robert Morrison pudo no haber visto lo que nosotros vemos. Es asombroso. Esperemos que el Señor haga correr su Palabra con fuerza en China. Y que nos mantenga a todos fieles en nuestra pequeña esfera de influencia. Ninguno de nosotros es indispensable para la gran causa de Cristo. Pero si nosotros podemos permanecer firmes y no ceder ante las presiones y penalidades del ministerio, de nuestras vidas saldrán más cosas buenas de las que podemos imaginar.

He aquí una sugerencia: Un video en cuatro partes llamado “La Cruz: Jesús en China” que salió en 2003 producido por el especialista en documentales Yuan Zhiming en donde entrevista a muchos líderes de este avivamiento. He mirado las cuatro partes y lo recomiendo para que tomen conciencia e inspiración. Está disponible, asombrosamente, para descarga gratis en Alma China.

Gracias Padre, por Robert Morrison y por el inconmensurable fruto de su labor.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas