Memorizar Las Escrituras No Era Para Mí

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Scripture Memory Wasn’t for Me

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Javier Matus


Una de las disciplinas espirituales más benéficas para mí ha sido memorizar grandes porciones de las Escrituras.

Ahora, antes de que hagas clic para irte porque piensas que este artículo no es relevante para ti, o porque quieres evitar un sentimiento de culpa porque no estás cumpliendo con alguna norma cristiana espiritual, ¿me darías un par de minutos? Me gustaría argumentar que memorizar largas porciones de las Escrituras sí es realmente relevante para ti y no se trata de medirte, sino de gozarte.

Contenido

Confesiones de un mal memorizador

Sé que, para muchos, gozo no es la palabra que asocian con memorizar la Biblia. Lo que viene a la mente podría ser aburrido o no puedo hacerlo o indisciplinado. Lo sé. Ese fui yo.

Recuerdo que una vez, siendo un joven adulto, decidí que debía tomarme en serio memorizar la Biblia. En el arrebato de la determinación idealizada, compré un sistema de memorizar la Biblia en el Navegador. Como es típico de la determinación idealizada, ésta se disipó después de un par de intentos débiles, el sistema no se utilizó y finalmente lo deseché.

Años más tarde, cuando los líderes de mi iglesia alentaron a los miembros a memorizar ciertos versículos cada semana, yo era irregular. No era un programa defectuoso; era un yo defectuoso. Para empezar, tenía una memoria bastante mala. Al principio, memorizaría, pero parecía que se me iba muy rápido. Pensé que nunca sería bueno memorizando.

Además, tenía cierto escepticismo acerca de si memorizar la Biblia realmente hacía una gran diferencia. Pensé que era bueno —como una exhaustiva sesión de ejercicios en el gimnasio es buena— pero me preguntaba si el valor real no estaba algo inflado, considerando todo ese tiempo y trabajo extra. Tenía algo de educación teológica, asistía a una iglesia teológicamente rigurosa, leía libros de teología, estaba involucrado en el ministerio cristiano y, en general, leía toda la Biblia cada año en mis devocionales. ¿Cuánto más haría la memorización por mí?

Un descubrimiento memorable

En realidad, fue una experiencia en mis devocionales lo que me empujó hacia un descubrimiento memorable. Poco antes de cumplir los cuarenta, acababa de terminar el libro de Hebreos (de nuevo) en mi plan de lectura, y eso me dejó un poco frustrado. Hebreos es tan abundante, tan lleno de gloriosa verdad. Pero cada vez que lo leía, era como si solo tocara su superficie. Quería sumergirme.

Entonces tuve este pensamiento inusual: necesito memorizar este libro. ¿Acaso eso no me haría profundizar más en él y hacer que éste se profundizara en mí? Luego hice matemáticas: 13 capítulos y 303 versículos. ¿En serio? ¿Podría yo, un mal memorizador, memorizar 303 versículos? ¿Y retenerlos?

Sabía que John Piper usaba una técnica de memoria enseñada por el pastor Andrew Davis para memorizar bloques más grandes de las Escrituras. Así que decidí probarlo.

¡Vi que esta técnica funcionó! Me tomó bastante tiempo, pero memoricé todo Hebreos. Y mientras lo hacía, fue como nadar en el libro. Se abrieron para mí dimensiones más profundas del texto y su aplicación. Seguí el flujo de pensamiento del autor en formas que no había visto antes. Aprendí la urdimbre y trama de cada capítulo. Pero más que todo eso, hubo momentos en los que adoré a Jesús cuando lo vi a través del lente de este libro —momentos que no había experimentado en mis lecturas.

Esa experiencia de adoración más profunda de Jesús me dio más hambre de saber aún más de Él. Así que después de Hebreos, tomé la loca decisión de memorizar el libro de Juan. Tomó mucho tiempo, pero de nuevo, fue maravilloso. Fue una caminata larga, deliberada y nutritiva con Jesús. De allí fui a Romanos, luego a Filipenses, luego a 1 Juan, luego a 1 Corintios (que casi termino —necesito volver a ese), y luego a una serie de Salmos.

El descubrimiento memorable no fue que yo, con mi mala memoria, sorprendentemente podía memorizar grandes segmentos de las Escrituras, sino que hacerlo me produjo gozo. El ejercicio y la disciplina de recitar y repetir me obligaron a meditar en las Escrituras de maneras que no había hecho antes. Como resultado, vi más, entendí más y disfruté los gustos más complejos de la bondad de Dios (Salmo 34:8). El memorizar la Biblia, específicamente las secciones más largas, resultó ser no simplemente el ejercicio de algunos grupos musculares en el gimnasio bíblico, sino más bien un medio para una adoración más profunda y más combustible para la oración.

El mito de la mala memoria

Ahora, saber que he memorizado algunos libros de la Biblia podría hacerte escéptico de mi afirmación de que tengo mala memoria. Si es así, es solo porque no me conoces. Mi esposa y mis hijos lo confirmarán. Regularmente no recuerdo los nombres de las personas que debería recordar (temía la fila de recepción en nuestra boda). Regularmente no puedo recordar detalles de una conversación, un evento o un libro que he leído y que debería recordar. Eso significa que vivo con una medida de ansiedad social de que uno o ambos sucederán en un entorno público (porque suceden).

Creo que el sistema de recuperación de archivos de mi cerebro está por debajo del promedio —es menos como un gabinete de archivos ordenado y más como un escritorio desordenado con cosas apiladas sobre él (“¡Oh! ¿Dónde está ese nombre?” Buscar, buscar. “¡Sé que lo puse aquí!”). Soy mejor con mucha repetición y repaso. Supongo que eso mantiene las cosas cerca de la parte superior de los montones, lo cual es otro beneficio de memorizar largas porciones de las Escrituras.

Mi experiencia me ha enseñado a no creer en el mito de la mala memoria —que tener mala memoria nos descalifica de memorizar mucho (a no ser que seamos una rara excepción médica/neurológica). Más bien, una mala memoria hace que la memorización sea aún más necesaria y útil.

Más difícil no significa imposible. Simplemente significa que las personas como yo tienen que esforzarse más para memorizar y retener, que las personas bendecidas con una buena memoria. Lo cual no es muy diferente a decir que las personas como yo tienen que esforzarse más para perder peso y no subir de peso que las personas bendecidas con un metabolismo naturalmente más rápido.

Dios no es igualitario en su distribución de talentos (Mateo 25:15), dones espirituales (1 Corintios 12:4-6), roles (1 Corintios 12:18-20), cuerpos (Juan 9:2-3) ni en fe (Romanos 12:3). Todos tenemos debilidades que nos obligan a trabajar más que los demás. Y esto es realmente bueno para nuestras almas. Nos enseña la perseverancia y el soportar, así como la humilde dependencia en Dios y el aprecio por las fortalezas de los demás.

Comienza con algo pequeño y obtén un beneficio

Comparto contigo mi experiencia como un mal memorizador por dos razones: (1) si nunca has intentado memorizar porciones largas de las Escrituras, es probable que esté a tu alcance; y (2) realmente se trata del gozo. Si escuchas algún debería implícito en lo que he escrito, no lo escuches como un debería legal que tienes que hacer para agradar a Dios o alcanzar algún rango de élite espiritual. Más bien, escúchalo como una invitación al gozo —como un amigo que dice: “Deberías visitar el Gran Cañón”; o una receta para el gozo, como un médico que dice: “Por el bien de tu salud, realmente deberías considerar hacer algo de ejercicio”.

Si deseas algún tipo de entrenamiento específico sobre cómo comenzar con una técnica de memorización en particular, la he proporcionado en otro lugar. Pero si eres nuevo en esto, aquí está mi simple consejo: comienza con un poco y obtén un beneficio. Elije un Salmo significativo (como el Salmo 27) o un capítulo significativo que no sea demasiado largo (como 1 Corintios 13). O si realmente quieres probar con un libro, te recomiendo Filipenses. Pruébalo, quédate con él y saborea el gozo.

Una vez que descubras que realmente puedes hacerlo, y descubres que produce gozo, es muy probable que desees continuar. Y ese es el comienzo de la aventura. ¡Sigue aventurándote! Porque hay mucha gloria para ver y saborear.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas