Narcisismo Teológico

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Burk Parsons
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Theological Narcissism

© Ligonier Ministries

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Burk Parsons sobre Santificación & Crecimiento
Una parte de la serie Tabletalk

Traducción por Cristina Abánades López


Según la mitología griega, Narciso fue un cazador de Thespia conocido por su belleza. Su enemiga, Némesis, atrajo al arrogante Narciso hacia un estanque dónde él miró fijamente su propio reflejo y se encaprichó totalmente de la imagen del estanque, sin darse cuenta de que era su propio reflejo. Extasiado consigo mismo, Narciso no pudo escapar de la belleza de su propio reflejo y finalmente murió. Todos somos como Narciso. Estamos obsesionados con nosotros mismos, con nuestra propia imagen. Sin embargo, no estamos satisfechos simplemente con disfrutar de nuestra propia importancia, queremos que todo el mundo a nuestro alrededor esté tan prendado de nosotros como lo estamos nosotros mismos, y lo que es más, queremos que el mismo Dios esté tan aferrado a nosotros que todos sus pensamientos giren a nuestro alrededor como si fuésemos el centro y el objetivo último de todos sus planes.

Nuestro egocentrismo es la base de nuestro orgullo y de nuestra rebelión contra Dios. No sólo queremos saber lo que Dios sabe, sino que queremos informarle de lo que Él sabe. Así como nuestro archienemigo engañó a nuestros primeros padres, también nosotros a menudo caemos presa de sus conspiraciones cuando ignoramos la ley de Dios, negociamos con Dios nuestros deseos egoístas, ponemos en peligro Su verdad, razonamos nuestro pecado y entonces tratamos de ocultárselo cerrando los ojos y actuando como si Él no nos viese.

En nuestra innata arrogancia, nos dejamos atraer fácilmente por nuestros corazones egoístas para mirar hacia el interior, a nuestra sabiduría, nuestras habilidades, nuestras pertenencias, en vez de fijar nuestros ojos sólo en Dios. Nuestra auto-preocupación narcisista dirige constantemente nuestros ojos del creador a la criatura, de Dios a uno mismo. Por consiguiente, empezamos a desarrollar nuestra propia teología personalizada, creando un dios a nuestra imagen, que sea todo lo que siempre habíamos querido en un dios, un dios que ama a quien nosotros amamos y odia a quien nosotros odiamos, un dios que es soberano sobre todas las cosas buenas en nuestras vidas pero incapaz de ayudar e ignorante de todas las cosas malas que nos pasan, un dios que siempre está a nuestra entera disposición como si fuera nuestro mozo cósmico personal en el cielo que viene arrastrándose al menor toque de campanilla. Tal teología individualista es, por naturaleza, no pactada, no familiar, y no eclesiástica. Esta es una teología centrada en lo que tiene sentido para mí, lo que me parece justo, lo que me hace feliz, y lo que me hace sentir bien conmigo mismo. Dicho de forma simple, una teología que ve al hombre como grande y a Dios como pequeño.

Pero Dios, en Su amor soberano por nosotros, fijó Sus ojos en nosotros como Novia Suya , se resignó a nuestras debilidades y arrogancia egocéntrica, vivió entre nosotros, vivió por nosotros, nos sirvió, y Se entregó por nosotros. Él hizo todo esto por nuestro bien eterno y Su gloria eterna.

Recomendamos

Idolizing Theology Artículo por Mark Ross

Heresy of the Free Spirit Artículo por Kevin DeYoung

Confession unto Death Artículo por Gene Edward Veith


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas