No te Enfrentes a la Incredulidad Solo

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Don’t Face Unbelief Alone

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Enrique Llama Vicente


Todos tenemos necesidad de otros cristianos de confianza que nos ayuden a luchar por la fe y contra la incredulidad, y la mayoría lo sabemos. El problema es que la verdad tiene la tendencia a dejar de ser evidente para nosotros cuando más necesitamos confiar en ella. Aquello que necesitamos más, muy a menudo tratamos de evitarlo.

Deseos pecaminosos, miedos irracionales o exagerados, la capa de dudas desalentadoras y productoras de ansiedad, y la manta de oscuridad y desesperación tienen el gran poder de distorsionar nuestra percepción de la realidad. Pero cuando lo estamos experimentando, nos parecen y se sienten muy reales. Las promesas del pecado pueden parecer muy seductoras, las amenazas del miedo y de la duda pueden parecer muy espantosas, y la tentación de desesperarse puede parecer convincentemente inevitable. Cuando nos encontramos en estos estados, necesitamos realmente la ayuda de hermanos y hermanas de confianza y sabios para diferenciar lo que es real de lo que no.

Pero cuando estamos en esos estados, es a menudo cuando menos queremos exponer lo que está ocurriendo dentro. Sabemos que la Sagrada Escritura nos enseña a ”exhortarnos los unos a los otros cada día, mientras se llame ‘hoy’, para que ninguno sea endurecido por el engañoso pecado” (Hebreos 3:13). Pero cuando la necesidad de ello más aguda es, a menudo experimentamos la resistencia interna más aguda a buscarlo o recibirlo.

Y por ello, debemos considerar otra verdad: confiar en el Señor con todo nuestro corazón y no apoyarnos en nuestro propio conocimiento (Proverbios 3:5) no es algo que simplemente haces solo; tiene una dimensión comunal. Necesitamos a nuestros hermanos y hermanas de confianza para ayudarnos a confiar en el Señor, incluido cuando preferiríamos luchar solos.

Contenido

Resistencia desde dentro

¿Por qué sentimos tanta resistencia a buscar o recibir la ayuda que tanto necesitamos? Los tres contribuyentes principales son el orgullo (por ejemplo, my percepción de lo que es verdad es más fiable de lo que creo que sea la tuya), la vergüenza (por ejemplo, no quiero que veas mi maldad o mi debilidad), y el miedo (por ejemplo, podrías rechazarme, o yo podría cederte el control que quiero mantener).

Cuando el pecado del orgullo está presente, su trayectoria es la destrucción (Proverbios 16:18). Pero la vergüenza y el miedo son emociones complejas, alimentadas en parte por varias tendencias pecaminosas y/o débiles en nosotros y en parte por factores externos, como experiencias pasadas dolorosas y dañinas. El efecto neto es que esas respuestas distorsionan nuestra manera de ver a aquellos que podrían ayudarnos, socavando nuestra confianza en ellos y produciendo en su lugar resistencia a ellos.

Si escuchamos a la resistencia, puedes ver el lugar confuso y peligroso al que nos lleva. Los deseos pecaminosos, miedos fuera de lugar, las dudas, y la desesperación minan nuestra confianza en nuestros hermanos y hermanas. La incredulidad puede convertirse en un círculo vicioso, dejándonos aislados y cada vez más vulnerables a más y más engaños.

Desconfía en tu resistencia interior

Puedes ver lo crucial que es, cuando se trata de la desconfianza y la resistencia a la sabiduría de otros cristianos de confianza, que nos tomamos en serio las órdenes bíblicas de no aprender de nuestra comprensión propia (Proverbios 3:5). Las advertencias de la Biblia en este sentido no podrían ser más claras:

El miedo al Señor es el principio del conocimiento;
Los locos odian la sabiduría y las enseñanzas. (Proverbios 1:7)

No seas sabio en tus ojos;
Teme al Señor, y aléjate del diablo. (Proverbios 3:7)

Las maneras de un loco son correctas en sus ojos,
Pero el sabio escucha consejos. (Proverbios 12:15)

El oído que escucha reprimendas vivificantes
Residirá con los sabios.
Quien ignora enseñanzas se desprecia,
Pero quien escucha reprimendas gana inteligencia.
El miedo en el Señor es instrucción en la sabiduría,
Y la humildad se antepone al honor. (Proverbios 15:31-33)

Quien se aísla busca sus propios deseos;
Irrumpe contra todo juicio sano. (Proverbios 18:1)

Escucha consejos y acepta enseñanzas,
Para ganar sabiduría en un futuro. (Proverbios 19:20)

Quien se fía de su propia mente es un loco,
Pero quien camina en sabiduría recibirá. (Proverbios 28:26)

Aquellos que vivían en los tiempos en los que estos proverbios fueron escritos no eran fundamentalmente diferentes de nosotros. Estaban sujetos a las mismas tentaciones de dudar de Dios y sentían los mismos tipos de resistencia a buscar los consejos firmes de los demás, sea por orgullo, vergüenza o miedo. Y el escritor(es) de los proverbios llama locura al hecho de dejarse llevar por esos impulsos.

No estamos hechos para aprender de nuestro propio conocimiento. Estamos hechos para temer al Señor y escuchar los consejos de aquellos que han demostrado ser de confianza. Lo cual significa que debemos cultivar una desconfianza sana en nuestra resistencia a confiar en nuestros hermanos y hermanas.

Confiar en el Señor Confiando en el Prójimo

Hace ochenta años, durante los peligrosos, desorientantes y desconfiados días del reino del Tercer Reich, Dietrich Bonhoeffer escribió lo siguiente a su comunidad fraternal cristiana:

Dios quiso que le buscáramos y encontráramos su palabra viva con un hermano como testigo, de boca de un hombre. Por lo tanto, un cristiano necesita a otro cristiano que la recite la palabra de Dios. Le necesita una y otra vez cuando se vuelve inseguro y desmotivado, ya que solo no puede ayudarse sin desmentir la verdad. Necesita a su hermano como portador y proclamador de la palabra divina de la salvación. (Vida Conjunta)

Es verdad. Un cristiano necesita a otro cristiano para que le recite la palabra de Dios. Lo necesitamos más de lo que creemos, y lo necesitamos especialmente cuando nos hemos desorientado al respecto de lo que es real y cierto y sentimos resistencia interior a compartirlo con otro cristiano. Porque confiar en el Señor con todo nuestro corazón no es algo que simplemente hacemos solos; también lo hacemos con otros, en la comunidad que el Señor nos provee.

Cuando Más Vulnerables Somos

Hay gracias que el Señor solo nos provee a través de nuestros hermanos y hermanas. Como Pablo escribió, “a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común” (Corintios 1, 12:7). E “igual que tenemos varios miembros en un cuerpo, y los miembros no tienen la misma función, también nosotros, a pesar de ser muchos, somos un cuerpo en Cristo, e individualmente miembros de otro. Ya que tenemos cualidades que se diferencian dependiendo de las gracias que nos han sido concedidas, usémoslas” (Romanos 12:4-6).

Por lo tanto, el Señor requiere de nosotros que seamos modestos y confiemos nuestros deseos pecaminosos, miedos exagerados o irracionales, dudas que hacen temblar al espíritu, y pensamientos oscuros y desconfiados a miembros de confianza en nuestra comunidad de fe, desconfiando de la resistencia que sentimos haciéndolo. Ya que es cuando estamos solos que es más probable que nos dejemos endurecer por el engañoso pecado.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas