Primeros Pasos en la Fe/Y ahora... ¿qué?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Steve Shank
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: First Steps of Faith/Where Do We Go from Here?

© Sovereign Grace Ministries

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Steve Shank sobre Santificación & Crecimiento
Capítulo 9 del Libro Primeros Pasos en la Fe

Traducción por Covenant Life Church


Estar de pie junto a su ataúd era lo más doloroso que jamás había hecho. Sentía una gran pérdida. Tanto respeto. Toqué su mano fría, dura y estudié su rostro arrugado. Había sido el hombre más semejante a Cristo que jamás conociera. Aunque no era alto de estatura y pesaba apenas 60 kilos, John Shank era un gigante espiritual.

El sueño más grande de mi abuelo era ir a la escuela. Se crió en una pequeña granja en el campo, rodeado de familias menonita como la suya. Desde que tenía uso de razón, John ansiaba que llegara el día cuando pudiera asistir a la escuelita de madera con sus amigos y aprender cómo era el resto del mundo. Pero su educación tuvo que ser postergada por una tragedia familiar.

Una mirada a las lápidas abandonadas con nombres que nadie recuerda es un recordatorio realista de que eventualmente pasaremos al anonimato en este mundo. ¿Qué sabes de tu bisabuelo? ¿Qué sabrán tus bisnietos de ti?1
— Randy Alcorn

Una mañana John, de seis años, fue a buscar algo al corral. Al llegar, encontró a su papá tendido boca abajo en un charco de agua. Inerte. Había sufrido un ataque epiléptico, fue la conclusión del doctor, causado aparentemente por una coz que le había propinado su mula en la cabeza dos semanas antes. Se había ahogado en cinco centímetros de agua.

Con la muerte de su padre, el pequeño John aprendió a hacerle frente al dolor y al desengaño. Su mamá trabajaba desde el amanecer hasta el anochecer para sacar adelante la granja y para alimentar y vestir a sus ocho hijos. Era profundamente consagrada a Dios, a su iglesia y a su familia, y se esforzaba en todo. Pero tenía que hacerlo sola. Nunca volvió a casarse.

Con el correr del tiempo la familia se adaptó a la pérdida, y John pudo ir a la escuela. Todavía tengo la vieja y ajada fotografía de mi abuelo a la edad de 10 años, sentado en el borde de su asiento en aquella escuelita. Tenía los ojos muy abiertos, como queriendo captar todo lo que le era posible. Era un buen alumno. Su pasión por aprender por fin tuvo su oportunidad. Se le empezó a abrir todo un mundo por medio de la maravilla de la educación.

No obstante, eso duró apenas un par de años. La mamá de John se dio cuenta que para salir a flote, necesitaba que él la ayudara en casa. John lloró el día que se le vinieron abajo sus sueños. Pero obedeció a su madre, tomando sobre sus hombros jóvenes obligaciones extras en el hogar. No volvió a la escuela ni un día por el resto de su vida.

Varios años después del fallecimiento de mi abuelo conversé con su único hermano que aún vivía. La mente y memoria de mi tío abuelo seguían siendo excelentes a la edad de 88 años. “John era el mejor del montón,” dijo. “Todos lo querían. Jamás retrocedió en su devoción al Señor. Nunca una palabra dura. Era distinto al resto de nosotros.” Mientras más me contaba, mejor iba comprendiendo la naturaleza del hombre que había sido mi abuelo.

Medita en Romanos 5:3-4. ¿Qué bien puedes esperar como resultado del sufrimiento?

Mi abuelo fue el siervo más altruista que pudo haber. Cuidó con fidelidad a su hermana Margarita cuando la artritis la dejó coja y retorcida. Sirvió a sus propios hijos quienes durante años rechazaron su formación cristiana. Cuando cosechaban las consecuencias de su pecado, el abuelo se acercaba a ellos con amor, bolsas de víveres, dinero, aceptación, consejos piadosos y oraciones llenas de lágrimas. Cuando ya tenía 70 años, nos dijo que esperaba que abuelita (o mamá, como él la llamaba) partiera antes que él. Oraba diariamente pidiendo sobrevivirla. ¿Por qué? Porque más de medio siglo atrás había prometido amar y cuidar a su esposa, y sabía que no podría cumplir esa promesa si moría primero.

1. ¿Qué te gustaría que recuerde la gente de ti cuando mueras? (Marca cualquiera que se aplique.)
❏ Tu posición de influencia en la política
❏ La condición inmaculada de tus rosales y tu jardín
❏ Tu devoción por tu familia y tus amigos
❏ Tu risa y tu entusiasmo por la vida
❏ Cómo te cuidas las uñas
❏ Tu amor a Dios y su Palabra
❏ El precio que pagaste por tu casa nueva

En 1977, Dios contestó sus oraciones. Su amada Irene—la chica graciosa que veo en la foto escolar de abuelo, sonriendo desde el otro lado del aula, como si supiera que iba a ser su esposa—ahora yacía en su ataúd. “¿No es hermosa?” Murmuró él, de pie junto a ella por última vez. “Es tan hermosa como el día cuando me casé con ella.”

Él falleció dos años después. Terminado el entierro, al revisar sus cosas, encontré la última tarjeta de cumpleaños que le había dado a su amada. En su temblorosa letra había escrito estas líneas:

Hola Mamá, 
Así que celebras otro cumpleaños. Sí, siguen viniendo. Sí, hemos andado un largo camino junto, por lugares ásperos y suaves, sobre montañas y profundos valles. Sí, hemos pasado calor y frío, hemos visto nubarrones oscuros y sol radiante, pero a pesar de todo, hemos superado juntos las tormentas. Y si me tocara la suerte de interrumpir la vida tal como es y empezar de nuevo, y si tuviera cien entre las cuales elegir, pasaría por alto 99 y escogería la que elegí hace 55 años. Sinceramente, con amor, 
Papi
Más sobre el tema: Si tuvieras que nombrar las tres cualidades más importantes de una persona, ¿sería tu contestación la misma que 1 Corintios13:13?

Recontar la vida de servicio de mi abuelo llevaría un libro en sí. Nunca me he encontrado con alguien que tuviera algo negativo que decir de él. Antes y después de su entierro, muchas personas que lo habían conocido y que habían trabajado con él comentaban sobre su disposición cariñosa, semejante a Cristo.

Lo que pocos de ellos sabían era que en los últimos 30 años de su vida había mantenido una disposición piadosa a pesar de terribles dolores de cabeza diarios. El dolor que parecía martillarle la cabeza lo despertaba alrededor de las 4 de la mañana. Luego, después de un par de pastillas y una compresa fría, con suerte, se volvía a dormir por una hora más o menos. (Su familia siempre se preguntaba si no tendría un tumor pero, al morir, no les pareció bien pedir una autopsia.)

Devoto es, entonces el hombre que ya no vive para su propia voluntad o para el camino y espíritu de este mundo, sino que toma en cuenta a Dios en todo, le sirve en todo, hace de todas las partes de su vida común partes de piedad, haciendo todo en el nombre de Dios, y bajo las reglas que se conforman a su gloria.2
— William Law

Los dolores de cabeza no eran su única penuria. Durante los años que trabajó
como conserje en una universidad menonita (¡cómo le encantaba andar en ambientes estudiantiles!) perdió el ojo izquierdo en un accidente insólito. Estaba metiendo el resorte de un sofá cuando se le soltó y saltó, traspasándole los anteojos, dejándolo ciego al instante. Pero jamás se le escuchó quejarse por lo que le había pasado. Aun en sus momentos más duros, demostró una fuerza de carácter tranquila, forjada durante una vida entera de amar a Dios.

¿Pecaba él? Por supuesto. ¿Tenía conciencia de su pecado? Sí, demasiado. Al escucharle confesar el mal en su corazón, uno hubiera creído que era Jack el Destripador. ¿Tenía conciencia de su necesidad cotidiana de un Salvador, de la sangre siempre eficaz del Cordero para limpiar su desdichada alma? Para saber la respuesta a esta pregunta, no había más que pararse junto a él un domingo por la mañana durante el culto de la Iglesia Menonita Weaver. (Fue diácono por más de 50 años.) Dudo que jamás nadie haya cantado con menos habilidad y más corazón las clásicas palabras: “O gracia admirable, ¡dulce es! ¡Que a mí, pecador, salvó!” Mi abuelo no sólo estaba cantando. Estaba adorando al Señor.

Medita en Mateo 20:25-28. ¿Cómo mide Dios la grandeza?

No había títulos que precedieran su nombre cuando falleció. Ningún doctorado. Ningún honor. Ningún título extravagante. Ni siquiera terminó la escuela primaria. Pero para los vecinos y amigos y compañeros de trabajo que formaron guardia delante de su casa para rendirle un último tributo, era el hombre más piadoso que habían conocido.

Todos los que conocían a mi abuelo sabían que una vida importante había llegado a su fin. Desde su conversión siendo muchacho hasta su coronación final, había vivido para la gloria de Dios. Ahora su cuerpo descansa junto a su amada Irene mientras él se suma a todos los adoradores de todas las edades en exaltar y alabar a Dios—con dos buenos ojos y ningún dolor de cabeza.

¿Por qué he escrito tan detalladamente de este hombre pobre, sencillo, cuya muerte pasó desapercibida para el mundo? Para que empieces a pensar en lo que ha de importar el día de tu muerte. ¿Qué dirá la gente de ti cuando ya estés duro y frío? Más importante, ¿qué dirá Dios de ti? ¿Qué destacará como la preocupación intensa de tu vida?

Vive para la gloria de Dios

En los momentos finales antes de tu muerte, casi te puedo garantizar que no vas a estar pensando en construirle otra habitación a tu casa, comprar un auto, trabajar horas extra, comprar muebles nuevos ni hacer un viaje de paseo por el mar Mediterráneo. Quizá hayas dedicado tiempo y dinero en cosas así durante tu vida, pero no te parecerán importantes ante el umbral de la muerte. En cambio, estarás reflexionando en la forma como pasaste tu vida, si invertiste en las cosas que realmente importan.

Recordar la muerte sirve como un filtro, ayudándonos a retener lo esencial y a desprendernos de lo trivial... ¿Qué hombre o mujer seguiría teniendo relaciones amorosas ilícitas si realmente creyera que podía no despertar a la mañana siguiente? ¿Quién se arriesgaría a entrar a la eternidad completamente borracho? ¿Qué necio ignoraría a sus seres queridos y a Dios por una última noche a fin de ganar rápidamente diez mil dólares justo antes de morir?4
— Gary Thomas

¿Cuáles son las cosas que importan? ¿Cuál es el propósito de tu existencia? Siglos atrás, se reunió un grupo de líderes eclesiásticos para tratar asuntos de fe dando una respuesta brillante a esta pregunta. Es tanto profunda como precisa. “El fin principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutar de Él para siempre.”3 Los pla-ceres materiales palidecen ante el privilegio de glorificar a Dios y disfrutar de una relación cada vez más profunda con Él. Para esto fuiste hecho. Ésta es una vocación digna de tu tiempo, tu energía y tu pasión más profunda.

Cualquier cosa que hagas, dice la Biblia, “hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31). Quieres agradar a Dios, ¿no es cierto? Entonces memoriza este versículo y reflexiona en lo que significa. El compromiso de hacer todo para la gloria de Dios tiene grandes implicaciones. Influirá sobre cada decisión que tomes, cada palabra que digas, cada compra que consideres. Reducirá las muchas decisiones de la vida a dos opciones básicas: ¿Vas a hacer lo que te da más placer personal o harás lo que da mayor gloria a Dios?

Más sobre el tema: Lee 1 Corintios 7:29-31. ¿Qué le está pasando al mundo? ¿Cómo debe afectarnos eso en cuanto a la forma que manejamos nuestras posesiones materiales?

Como es de esperar, las decisiones que glorifican más a Dios casi nunca son las más fáciles. No te sentirás inclinado a perdonar a la persona que te ha calumniado a tus espaldas. Tu carne probablemente no te aconseje a hacer sacrificios económicos a fin de apoyar la misión de tu iglesia local. La decisión cotidiana de “quitarte” los pecados y “vestirte de” virtudes a semejanza de Cristo será tan difícil, que de hecho, nunca podrás tomarla sin contar con el poder del Espíritu Santo.

2. En el siguiente espacio, describe una cosa que Dios te ha pedido que hagas y que requiere cierto grado de sacrificio.

Por más difícil que parezca, vivir para la gloria de Dios debería ser la motivación más fundamental de tu vida. Glorificar a Dios significa que escoges elevar Su voluntad sobre la tuya, sin tener en cuenta lo que te cuesta personalmente. Significa que escoges exaltarle por medio de tu adoración y obediencia. Significa que escoges vivir de tal manera que los demás puedan ver a Cristo en ti. Significa que escoges seguir el ejemplo de Jesús, quien dedicó su vida entera a honrar y glorificar a su Padre. Pablo lo resumió cuando escribió que los creyentes “ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Corintios 5:15).

Debe ser cuestión de todos los días prepararnos para nuestro último día.5
— Matthew Henry

Viviendo para la gloria de Dios es una elección diaria. En realidad, es una elección que hacemos cada segundo. Me asombro de ver cuántas veces empiezo el día en la presencia del Señor, expresando mi deseo de agradarle en cada situación, para encontrarme luego enojado con alguien esa tarde, o irritado por algún contratiempo que ha surgido. Al hacer frente a las vueltas que tiene la vida, puedes estar seguro de esto: tu carne siempre procurará salirse con la suya. Cada día es un campo de batalla en el que decides vivir para la gloria de Dios o fomentar tus propios intereses egoístas.

Medita en Juan 8:49-50. Aunque Jesús tenía todo el derecho de exaltarse a sí mismo, ¿la gloria de quién buscaba?

Seamos prácticos por un minuto. ¿A quién puedes perdonar hoy—ahora mismo? ¿A qué persona que no lo merece, puedes demostrar misericordia y amor simplemente porque quieres glorificar a Dios? ¿Qué area egoísta puedes empezar a atacar hasta que se haya convertido en un reflejo desinteresado de Jesús?

¿Qué ha estado desenmascarando en tu vida el Espíritu Santo? ¿Ira? ¿Que te tienes lástima? ¿La búsqueda sin control de fama y fortuna? ¿Rebelión contra tus padres? ¿Orgullo o egoísmo con tu cónyuge? ¿Chismes y murmuraciones? ¿Miradas lascivas o peor? Sométete a la convicción del Espíritu y toma las decisiones difíciles. Empezando hoy: “no penséis en proveer para las lujurias de la carne” (Romanos 13:14). Cada vez que té “quitas” un deseo pecaminoso y te “pones” una virtud a semejanza de Cristo en su lugar, das gloria y honor al Señor quien murió por ti. Ser transformado a semejanza de Jesucristo es tu ocupa-ción de por vida. ¡Acéptala con pasión!

Vivir para la gloria de Dios significa morir a los deseos del yo. ¿Será eso divertido y fascinante? No. ¿Es Dios digno de ello? Sí. Es por eso que cada creyente auténtico hará de esto una resolución cotidiana.

La gloria de Dios es un hilo de plata que debemos entretejer en todas nuestras acciones.6
— Thomas Watson

Hace unos años, anoté en mi diario algunas confesiones personales acerca de vivir para la gloria de Dios. El hecho de que las tenga asentadas en papel no significa que las he domado a todas. Pero quizá te inspiren, como me inspiran a mí, a seguir procurando la gloria de Dios en todas las circunstancias. 

� Cuando la aflicción y el desengaño pesan profundamente sobre mi corazón y alma, diré: Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando tengo que hacer un esfuerzo tremendo para negarme a mí mismo y dar mi vida por otros, que así sea— Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando se me ordena perdonar aunque preferiría vengarme; cuando ansío que mis adversarios sean castigados en lugar de recibir misericordia; ayúdame a detenerme y preguntar: ¿Es tu gloria mi meta más elevada?

� Cuando preferiría que otros simpatizaran con mis faltas en lugar de desafiarme a obedecer tu Palabra, recuérdame que tu gloria es mi meta más elevada.

3. ¿Estás pasando por alguna situación que en la actualidad prueba tu compromiso de “hacer todo para la gloria de Dios”? ¿Qué situación? En el siguiente espacio escribe una resolución similar a las recién listadas. (Ejemplo: “Aun si me despierto y me doy cuenta que hoy será un día de calor insufrible, ayúdame a alabarte a pesar de ello, porque tu gloria es mi meta más elevada.”)











� Cuando mi servicio y sacrificio reciben críticas o demandas que haga más, que pueda de todas maneras decir: Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando soy bombardeado por tentaciones para gratificar la carne, y ser como Cristo es lo menos que quiero ser, ayúdame a recordar—Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando mi corazón ansía la alabanza de los demás y quiero que me digan que mis logros son importantes e indispensables, querido Dios, ¡ayúdame a arrepentirme de tal arrogancia! Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando me encuentro en circunstancias dolorosas o confusas y el camino de la vida parece llevarme por valles tenebrosos con más frecuencia que por las cimas de las montañas, que permanezca yo firme en esta resolución: Tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando las cosas andan bien y mi vida está llena de las bendiciones de Dios, que no me aferré yo a ellas, porque tu gloria es mi meta más elevada.

� Cuando preferiría atenerme a una rutina cómoda en lugar de aventurarme hacia adelante en tu reino que avanza, recuérdame que mi objetivo no es la comodidad o la conveniencia, porque tu gloria es mi meta más elevada.

� Y, en aquel día del juicio final, cuando lo único de lo que pueda jactarme es la obra misericordiosa de Jesús a mi favor... cuando todo lo que he sido, todo lo que he dicho, todo lo que he querido y todo lo que he hecho reciban el agudo análisis de tu santo escrutinio... si es posible, Señor, por tu gracia, pueda yo oírte decir: “Bien has hecho, hijo mío. Has alegrado mi corazón, porque vi que mi gloria era tu más elevada meta.”

Toma tu lugar en una iglesia local

El creyente no puede esperar glorificar a Dios y vivir una vida digna de Él sin estar activamente comprometido en una iglesia. Pero, como Jack Hayford ha observado, no todos lo entienden:

Medita en Hebreos 10:24-25. Por qué es importante que los creyentes se reúnan como iglesia?
Era dulce, hermosamente sencilla y obviamente sensible. Había firmado el libro de visitantes en el vestíbulo del templo, y después del culto, al pararme a la puerta para saludar a los hermanos cuando iban saliendo, leí lo que escribió. Junto a su nombre, escribió como nombre de su iglesia: “El cuerpo de Cristo” y, como dirección de la misma: “El mundo entero.”

Sonreí para mis adentros al ver sus palabras, pero sentí tristeza por la vaciedad de la idea representada por esta sincera joven creyente. No es raro encontrar a personas cuya noción de membresía en la iglesia es igual de etérea. Y lo más triste es que tal falta de compromiso es considerada por muchos como algo que denota el orden más elevado de espiritualidad.7

Los cristianos son singulares. Son distintos de cualquier otro grupo de personas en el mundo porque están siendo juntados y unidos por Dios para llegar a ser una “morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:22). Aunque es cierto que Dios ama y vive en el creyente individual, “la vida cristiana es ineludiblemente corporativa.”8 Te daré cinco razones por qué tu participación en una iglesia local es indispensable para tu crecimiento espiritual.

La verdad sin emoción produce una ortodoxia muerta y una iglesia llena (o medio llena) de admiradores artificiales... Por otra parte, la emoción sin la verdad produce un frenesí vacío y cultiva gente superficial que rehúsa la disciplina del pensamiento riguroso. Pero la verdadera adoración surge de gente que es profundamente emotiva y que ama la doctrina profunda y sana. Los fuertes sentimientos para con Dios arraigados en la verdad son la médula espinal de la adoración bíblica.9
— John Piper

Adoración. Cuando el pueblo de Dios se reúne, exaltar a Dios ha de ser su primera prioridad. Ésta es la esencia de la adoración, aunque sus formas varíen. Puedes adorar a Dios con un himno compuesto en el siglo XVI o una banda contemporánea. Tanto la comunión como la confesión de pecado son actos de adoración, como también lo es la predicación (y el oír) de la Palabra de Dios. Dios busca quienes le adoren “en espíritu y en verdad” (Juan 4:23). ¿Qué significa esto? Que tu adoración “debe tener corazón y cabeza,” como lo expresa John Piper. “La adoración debe involucrar las emociones y el pensamiento.”10 El conocimiento sin vida no agrada a Dios—pero tampoco le agrada la herejía entusiasta. Quiere ver tu cabeza y tu corazón obrando juntos al rendirle culto con sus santos.

Más sobre el tema: Si quieres ser como Jesús, ¿cómo tienes que tratar a otros creyentes? (Lee Juan 13:3-5, 12-17)

Servicio. Como parte de la iglesia, tienes el privilegio de ayudar a suplir las necesidades de tus semejantes. Pero la necesidad más grande que suplirás es la tuya propia porque si no aprendes a servir, nunca seras como tu Señor. Ésta era una de sus características más destacadas. Y, como dio pruebas por medio de su palabra y su ejemplo, el camino a la grandeza en el reino de Dios pasa por el valle del servicio humilde. Es difícil servir aislado. Pero dentro de la iglesia, llegas a ser un “ligamento de apoyo” que ayuda a todo el cuerpo a crecer y madurar (Efesios 4:16).

4. ¿Qué habilidades e intereses te ha dado Dios que podrías usar para servir en tu iglesia?
❏ Administración
❏ Evangelismo
❏ Música
❏ Diseño gráfico
❏ Computación
❏ Ayudar al necesitado
❏ Mantenimiento de los edificios
❏ Otro
❏ Enseñanza
❏ Escribir
❏ Dramatizaciones
❏ Jardinería
❏ Hospitalidad
❏ Consejería financiera
❏ Ministerio con la niñez

Crecimiento. Si pudieras prepararte para el cielo como el estudiante universitario se prepara para sus exámenes finales, podrías hacerlo a solas en un rincón vetusto de la biblioteca pública. Pero la madurez cristiana implica mucho más que adquirir conocimiento. Requiere que lo apliques. El que crezca en amor, humildad, paciencia, benignidad, servicio y muchas otras áreas, puede suceder sólo en el contexto de relaciones consagradas. ¿Dónde? En la iglesia, impulsados hacia adelante por el ejemplo, aliento y aun la provocación de otros.

Capacitación. Para vivir una vida espiritual fructífera, necesitas capacitarte para servir. La iglesia no es como un hospital o un bufete de abogados donde le pasas todo el trabajo a “profesionales”. En cambio, los líderes de la iglesia tienen la responsabilidad de

Medita en 1 Corintios 12:7. ¿Limita Dios el ministerio de la iglesia a un puñado de líderes?
...capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. (Efesios 4:12-13)

¡La tarea de ellos es capacitarte a ti, no hacer todo el trabajo ellos mismos! Aunque los seminarios y ministerios semi-eclesiásticos ofrecen muchos tipos de capacitación especializada, la iglesia local es el contexto principal en que el creyente debe ser capacitado para servir en el reino. El aula no puede sacar a luz las fallas del carácter tan eficazmente como lo hace la realidad de la vida de la iglesia, ni puede darte la misma abundancia de oportunidades de dar tu vida y servir a otros.

Si la iglesia es central al propósito de Dios, como lo vemos tanto en la historia como en el evangelio, de seguro debe ser central también en nuestras vidas. ¿Cómo podemos tomar livianamente lo que Dios toma con tanta seriedad? ¿Cómo podemos tener el descaro de empujar hacia el borde lo que Dios ha colocado en el centro?11
— John R. W. Stott

Testimonio. Algunos creyentes tienen una compasión profunda y agresiva por los perdidos. Testifican de su fe compulsivamente. ¿Así eres tú? Me gustaría ser así. Hay momentos cuando siento una oleada de intenso interés por ciertos individuos, y trato de responder con fe, confiando que Dios ha puesto en mí su sentir por alguien en una situación particular. Pero, por lo general, no estoy terriblemente abrumado con remordimiento por los perdidos a mí alrededor.

No obstante, comprendí claramente hace unos años que en testificar, como en todo lo demás en mi vida, necesitaba ser motivado por la gloria de Dios en lugar de mi preferencia personal. Empecé a ver cómo aun los intentos torpes de compartir mi testimonio a no creyentes, orar por ellos o darles un tratado conteniendo mi testimonio personal o una invitación de la iglesia daban gloria a Dios. Esto ha cambiado mi perspectiva sobre la evangelización. Es todo para la gloria de Dios. Una iglesia firme te animará a evangelizar, te capacitará para evangelizar y —lo más importante—te brindará un lugar donde los que Dios alcance por medio de tu evangelización pueden ser alimentados y edificados en la fe.

No evangelizamos porque queremos, o porque nos guste, o porque nos dé la gana. Evangelizamos porque se nos ha ordenado hacerlo.
— Billy Graham

Dios te salvó para agregarte a su cuerpo, que es la iglesia. Debido a que sólo pude cubrir lo más básico acerca de ese tema esencial, recomiendo el libro Restoration in the Church por Terry Virgo. El hermano Terry demuestra por qué la iglesia tiene un rol central dentro del plan de Dios para el mundo y para tu vida.

¿Qué miras?

El tiempo es muy corto. Unos pocos años más de velar y orar, unos pocos revuelcos más en el mar de este mundo, unas pocas muertes más y unos pocos cambios más, unos pocos inviernos y veranos más, y todo habrá acabado. Habremos librado nuestra última batalla, y ya no tendremos que luchar más.12
— J. C. Ryle

“Cussco ui cowooowa.” Mi amigo se arrodilló junto a la silla de ruedas de la mujer, tratando de descifrar sus palabras. Él y otros hermanos de la iglesia habían ido a un asilo de ancianos a fin de celebrar un servicio de Navidad para los residentes. Al hablar con esta mujer, resultaba claro que quería comunicarle algo importante.

“Cussco ui cowooowa,” repitió ella. Tenía la cabeza echada para atrás, como si la nuca no pudiera sostenerla. “Cussco ui cowooowa.”

Tuvo un ataque de tos. Después de quitársele la flema de la garganta, pudo hablar con un poco más de claridad. Hasta sonreía un poquito.
“Bussco ui cowoona.”
De pronto, él comprendió. “¿Busca su corona?”— preguntó.

El rostro de la mujer se iluminó con una gran sonrisa de alivio. El había comprendido. Con mascullar esas tres palabras, ella había podido expresar que sus ojos y su corazón estaban viendo más allá de los olores, más allá de los medicamentos, más allá del cansancio y más allá de las horas solitarias mirando las mismas cosas deprimentes. Tenía algo muy dentro de ese cuerpo gastado de ella. Ese algo era esperanza. Anticipaba ver su corona.

5. ¿Te viene a la mente algún tesoro, estatus o logro que pueda compararse con la recompensa celestial que Dios dará a los que viven para su gloria? (Se ha omitido con intención el espacio para que contestes porque la respuesta puede ser una sola.)

¿Esto cambió sus circunstancias? No. ¿Cambió su situación lastimosa? No. ¿Le ayudaba a aguantar? Ya lo creo. Y vivir con un sentido de anticipación por nuestra recompensa celestial nos ayudará a nosotros a aguantar también. Porque aunque confiemos firmemente en las promesas de Dios y resistamos los ataques del diablo, algunas cosas no resultarán como queremos. Dios a veces recurre al archivo llamado “Misterio” al trazar la historia de nuestra vida. Es posible que no nos deje entender nunca por qué ocurren ciertos incidentes. Por más que lo intentemos, quizá nunca tengamos una explicación en esta vida que nos satisfaga totalmente. Muchas veces las circunstancias mejoran, y seguimos adelante. Pero, ¿qué si Dios, por alguna razón aún desconocida, deja que las circunstancias se deterioren? ¿Qué nos puede ayudar entonces?

Más sobre el tema: ¿Quieres tener una vislumbre de la corona que te espera? Lee Santiago 1:12 y 1 Pedro 5:4.

Quizás podemos aprender del ejemplo de la santa anciana, llena de esperanza, en el asilo de ancianos. Podía haberse encerrado en un cascarón de auto-conmiseración. Pero, en lugar de mirar su ambiente exterior, con lo deprimente que era, miraba esperanzada hacia lo eterno—hacia su corona. Miraba por encima de las pruebas y turbulencias de la vida y contemplaba la vida venidera, justamente como el apóstol Pablo, quien dijo: “En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día—y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” (2 Timoteo 4:8).

Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
— 2 Corintios 4:16-18

Un día te encontrarás ante Dios, tu creador. Dependiendo de cómo viviste, ese día será de gran gozo o de remordimiento. ¿Hiciste que tu propósito fuera vivir cada día para la gloria de Dios, costara lo que costara? ¿Practicaste la humildad y el servicio? ¿Estabas consagrado a ser más como Cristo en tus pensamientos, palabras y acciones? ¿Fuiste fiel con el tiempo y talentos que te fueron dados?

Si tuvieras que contestar estas preguntas ahora mismo, quizás tendrías que responder que no. Pero no es demasiado tarde. Todavía hay tiempo para cambiar de marcha. Hoy puedes decidir vivir para tu Creador y Padre sin reservas. Hoy puedes tornar tu vista y tus sentimientos de las cosas de este mundo y ponerlas en las recompensas imperecederas por venir. Aun si sientes que has arruinado totalmente las cosas, no te des por vencido. Tus ayeres no tienen que determinar tu presente y tus mañanas. Todavía tienes tiempo para vivir una vida que glorifica a Dios.

Tu peregrinaje sobre esta tierra es tan breve, “Sólo sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece” (Santiago 4:14). Aún así, estos pocos y cortos años determinarán cómo pasarás la eternidad. ¿Quieres tener recompensa en lugar de remordimiento? Entonces, ¡fija tus ojos en la corona venidera!

Medita en Mateo 6:19-21. Si necesitas una motivación para cambiar tu “estrategia de inversiones,” ¡no busques más!
Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. (Colosenses 3:1-3)

Richard Baxter, pastor puritano, lo dijo sencillamente: “Vive esta vida con las esperanzas y los temores de la otra vida.”13 Como los héroes de la fe del pasado, anhela aquel día cuando comparezcas ante tu Dios y Padre en el cielo. Te lo aseguro, es una meta digna de tu atención constante y concentrada.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas