Resistir Tentaciones Humanas Comunes

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Tentación
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Enduring Common-to-Man Temptations

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Tentación

Traducción por Enrique Llama Vicente


Nunca te ha rebasado una tentación que no sea común a todos los hombres. Dios es fiel, y no va a permitir que seas tentado más allá de tus habilidades, pero con la tentación Él también provee la escapatoria, para que la puedas resistir. (Corintios 1, 10:13)

“Sin tentación.” Me encanta esta frase. Las cubre todas. Pero las tentaciones de las que Pablo está hablando específicamente en los versos precedentes son la inmoralidad y lamentación sexual.

Estas no son tentaciones grandiosas como saltar desde el templo a los brazos de ángeles o denegar a Jesús cuando somos amenazados con torturas.

Son tentaciones humanas comunes. Estas son las tentaciones que tú y yo vamos a encarar hoy. Y mañana. Y el día después... Nos persiguen los talones y nos susurran en los oídos al menor signo de inconveniencia.

Son muy efectivas porque apuntan allí donde somos más débiles: nuestro caído egoísmo. Nos animan a alimentar la fantasía de que el mundo que percibimos es nuestro mundo. Y en este mundo de fantasía deberíamos poseer lo que deseamos y las cosas deberían funcionar como queremos.

Cuanto más complacemos esta fantasía, más queremos que sea verdad. Alimenta y expande nuestros pecaminosos y deseosos apetitos. Va formando nuestro pensamiento y comportamiento cada vez más. Si no se le resiste y lucha vigorosamente, eventualmente daremos por real la imagen que creamos.

Esto es pura idolatría, y es por eso que Pablo hace una conexión ente estas tentaciones y el becerro de oro de Israel unos versos antes (Corintios 1, 10:7).

No deberíamos de jugar con estos ídolos fantásticos comunes. Son muy peligrosos. Destruyen a personas todos los días. “Producen muerte” (Jacobo 1:14-15).

Lo cual nos lleva al evangelio en este verso: Dios nos es fiel. Jesús, “que fue tentado en todos los aspectos como nosotros, a pesar de ello sin pecado” (Hebreos 4:15), proveerá una escapatoria más persistente (Hebreos 13:5), más poderosa (Juan 1, 4:4), y mucho más satisfactoria (Hebreos 11:25-26) que nuestras tentaciones “comunes”.

Cada escapatoria será ligeramente diferente. Pero todas incluyen escuchar a Jesús y creer en lo que promete. Luchar contra la idolatría es creer en promesas por encima de las percepciones. “Reconocerás la verdad, y ésta te liberará” (Juan 8:32).

Y cuando hayamos caído en el pecado, estamos invitados a ir directamente a la cruz, donde nuestro pecado cancelado ha sido ya completamente pagado. Allí, “si confesamos nuestros pecados, él es fiel y nos perdonará por nuestros pecados y nos limpiará de toda injusticia” (Juan 1, 1:9).


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas