Servir al Señor con humildad, lágrimas y pruebas

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Ministerio Pastoral
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Serving the Lord with Humility, Tears, and Trials

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Ministerio Pastoral
Una parte de la serie Eldership: Serving the Lord with Humility, Tears, and Trials

Traducción por David Luchini


Hechos 20:17–21 (LBLA)
Y desde Mileto mandó mensaje a Efeso y llamó a los ancianos de la iglesia. Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros bien sabéis cómo he sido con vosotros todo el tiempo, desde el primer día que estuve en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con lágrimas y con pruebas que vinieron sobre mí por causa de las intrigas de los judíos; cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

El libro de los Hechos es una narración rápida sobre la propagación del evangelio en el Imperio Romano en los primeros 30 años después de la resurrección de Cristo. Pero de vez en cuando, Lucas detiene su rápida narración y nos da una enseñanza. Así que nos inspira con la difusión del Evangelio desde Jerusalén hasta Judea, Samaria y hasta los límites del imperio. Pero también se detiene para enseñarnos qué tipo de doctrina, predicación y liderazgo estaba detrás de este maravilloso avance del reino.

Contenido

El tercer viaje misionero de Pablo

En Hechos 18:23, Pablo sale de Antioquía en su tercer y último viaje misionero. Viaja por Galacia y Frigia (actual Turquía) fortaleciendo a los discípulos que había hecho en su primer viaje.

En Hechos 19:1 llega a Éfeso. El versículo 8 señala que estuvo tres meses discutiendo y debatiendo con la comunidad judía sobre el Reino de Dios. Pero la oposición se tornó tan intensa, que Pablo salió de la sinagoga y durante dos años discutió todos los días en el Pórtico de Tiranno. Durante estos dos años ocurrieron cosas maravillosas.

Dios hizo muchos milagros de sanidad y liberación a través de Pablo. La gente fue liberada del ocultismo y quemó libros que valían 50.000 piezas de plata. El éxito de Pablo en la evangelización fue tan grande que los plateros que hacían sagrarios de plata para la diosa Artemisa temían por su fuente de ingresos y que incluso el templo de Artemisa quedara en peligro de ser destruido. Así que instigaron una revuelta. Pablo deja la ciudad después de más de dos años de ministerio. Él dice que son tres años en Hechos 20:31.

Subió por Macedonia y bajó a Grecia y estuvo tres meses de invierno posiblemente en Corinto (20:3). Después se dirige a Macedonia en la primavera, cruzó a Troas donde predicó toda la noche y Eutico se quedó dormido y cayó por la ventana (20:9). Zarpó al sur y pasó por Éfeso en bote porque estaba apurado para llegar a Jerusalén en Pentecostés (20:16).

Regresando a Jerusalén, parando en Mileto.

Pero se estableció en Mileto a 20 millas al sur de Éfeso y envió a buscar a los Ancianos de Éfeso (v. 17). Esto sirve para analizar las palabras de Pablo. Estaba apurado por llegar a Jerusalén en Pentecostés y estaba cerca. Estaba en un bote, adentrado en el mar. Parecía que estaba a cargo del itinerario (20:16—es él quien decida navegar pasando de largo Éfeso). Y le ordena al capitán navegar hacia el puerto de Mileto, envía un mensajero para que regrese a Éfeso 20 millas atrás y espera a los ancianos de la iglesia para poderles decir lo que leemos en Hechos 20:17-35.

El hecho de que Pablo se tomara todo este esfuerzo para dar el mensaje a los ancianos de la iglesia personalmente y el hecho de que Lucas haga una pausa en su narración y registrara las palabras para nosotros, hace que estas palabras sean maravillosas para mí. Me conmueven mucho estas palabras. Nos hace ver mucho del corazón de Pablo, su teología y su visión del liderazgo. El final de este mensaje conmueve el corazón mientras llora con estos amigos y los besa porque no los volverá a ver más hasta que estén en el cielo.

Ahora, ¿por qué son tan importantes estas palabras?

Una respuesta (en la que nos enfocaremos hoy) es que el futuro de la iglesia de Éfeso recaía en la forma en que sus ancianos sirvieran al Señor, y de eso está hablando Pablo ahora. Sin duda, Pablo hubiera deseado ver a toda la iglesia de Éfeso. Pero su fortaleza y planes dictaban que se limitase a una sola cosa que era indispensable: dirigirse a los ancianos de la iglesia. Como les fuera a los ancianos, le iba a ir a la iglesia de Éfeso.

Así que antes de darles instrucciones o advertencias, en los versículos 28-31, solo les recordó cómo él sirvió a Dios en esos tres años que estuvieron juntos. Eso queremos ver hoy.

Está claro por el versículo 35 que el objetivo de Pablo era hacerles recordar sobre su propio ministerio para enseñarles a ellos: "En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles . . . "Noten: ¡Yo os mostré!". Mi vida fue una lección sobre la forma de conducir el rebaño de Dios.

Así que cuando leemos los versos 18-21, no debemos creer que son solo recuerdos interesantes. Son mucho más que eso. Son las forma de decir de Pablo, así es cómo se sirve al Señor por el bien de la iglesia. Aquí está lo que ustedes, ancianos, deben hacer. Así es cómo los ancianos de Bethlehem necesitan ser y lo que la gente de Bethlehem necesita pedir en oración por sus líderes. De hecho, lo que deberían todos imitar en cuanto se aplique a ustedes. (Hebreos 13:17).

Así que veamos lo que Pablo dice sobre su ministerio. Recuerden que él debe ser honesto porque ellos eran hombres que lo habían observado durante tres años. Esto es lo que deben buscar: ¿cuáles son las marcas de un buen anciano de la iglesia? ¿Qué tipo de liderazgo necesita la iglesia? Bíblicamente, ¿qué significa "servir al Señor"?

Servir al Señor

Verso 19: "Vosotros bien sabéis cómo he sido con vosotros todo el tiempo, desde el primer día que estuve en Asia, sirviendo al Señor . . . "

El servicio del liderazgo bajo el gobierno del Señor.

Lo primero que quiere decir Pablo sobre su trabajo es que estaba sirviendo al Señor. Parece una idea simple: servir al Señor. Pero piénsalo un minuto. "Servir". ¿Qué te viene a la mente? Hacer lo que te dicen. Humildad. Sumisión. Cumplimiento. Deferencia.

Y ahora, ¿qué te viene a la mente cuando dices "el Señor"? No, "un Señor" ni "mi Señor", sino "El Señor". Autoridad. Poder Soberanía. Control. Majestad

Ahora, cuando juntas estas dos, hay un tipo inusual de liderazgo. Algunas características de este liderazgo provienen del hecho de que un líder es en primer lugar un servidor. Y algunas características provienen del hecho de que sirve al Señor, y cuando el Señor le dice que diga o haga algo, él lo hace o lo dice con mucha confianza y autoridad. Ahora bien, ¿tú puedes unir ambas cosas? ¿Puedes imaginarte cómo eran los ancianos de la iglesia?

¿Cómo describe este servicio Pablo?

Les soy sincero: no me fijaría en una descripción sin ayuda de la Biblia. Por esto tengo poca confianza en aquellos que dicen hablar bíblicamente cuando en realidad solo toman un tema bíblico (como "justicia", "paz", "mayordomía" o "igualdad") y habiendo dado el tema, cierran la Biblia y empiezan a disertar sobre el tema como si lo que dijeran tuviera la autoridad de la Palabra.

Bueno, la Biblia está tan llena de sorpresas y nociones inesperadas e ideas extrañas de la realidad que debemos tener cuidado. Por ejemplo, justo aquí, en vez de pensar que sabemos cómo debería ser el servicio a Dios, deberíamos detenernos y concentrarnos seriamente en lo que dice Pablo sobre este tema. Esto es lo que quiero hacer en el tiempo que me queda.

Todo lo que sigue desde el versículo 18 hasta el 21 es solo una oración en el original. Es la forma en que Pablo explica cómo él sirve al Señor. En realidad, hay por lo menos trece características del servicio al Señor que se mencionan aquí. Qué vergüenza sería que solo dijésemos: "Los ancianos deberían servir al Señor" y después cerrásemos nuestras Biblias y contásemos historias sobre lo que puede significar en nuestra experiencia. Tres características del Servicio al Señor.

Mantengamos abiertas nuestras Biblias y miremos las tres ilustraciones de Pablo esta mañana y el resto esta noche.

1. Humildad.

Versículo 19a: servir al Señor significa HUMILDAD. "Sirviendo al Señor con toda humildad [modestia]".

Lo primero que dice Pablo es que ser un siervo del Señor quiere decir ser humilde y modesto. La modestia o la humildad, primero que nada, es sentir que Dios tiene derechos absolutos sobre tu vida (él puede hacer lo que quiera con tu vida y tiene autoridad absoluta para decir lo que es mejor para ti), y que estés de acuerdo con eso. Es un espíritu de total entrega y sumisión al Señor como amo. Arcilla en manos del alfarero.

Segundo, la modestia significa sentirse en deuda con todas las personas por la forma en que Dios nos ha tratado con tanta gracia. Es lo opuesto a sentir que todos te deben algo (que te deben un oído, que te deben caricias, o que te deben tiempo) Por supuesto, hay relaciones en las que esas cosas pueden ser verdaderas (alguien puede deberte algo) Sin embargo, mientras te dejas impulsar más por lo que los demás te deben que por lo que tú les debes en amor y servicio, te vuelves menos humilde.

La Modestia dice, soy deudor de griegos y bárbaros, de sabios e insensatos, de amigos y enemigos. La modestia no razona en términos de sus derechos. Se vacía a sí misma, toma la forma de siervo y se vuelve obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Lo primero que significa servir al Señor es humildad.

2. Lágrimas

Versículo 19a: servir al Señor significa LÁGRIMAS. "Sirviendo al Señor con toda humildad, y con lágrimas"

Las lágrimas pueden provenir de dolor físico, una pérdida estremecedora, frustraciones y abatimientos insoportables, de deseos intensos o de una gran alegría. No sé a qué se refería Pablo aquí. En el versículo 31 dice: "No cesé de amonestar a cada uno con lágrimas". Así que en este caso, las lágrimas eran por un deseo intenso por su fe y santidad.

Pero no dice aquí en el verso 19 por qué lloraba con tanta frecuencia. ¿Qué deberíamos aprender entonces? Si estas lágrimas se deben solo a algún tipo de debilidad emocional en Pablo, entonces no tendrían un gran sentido. No las hubiera mencionado como parte de sus credenciales. No, creo que lo que aprendemos aquí es que servir al Señor significa involucrarse con tanta intensidad en las luchas de la gente, que lloras por eso.

Ahora bien, soy un hedonista cristiano. ¿Estamos? Así que no tomen a mal lo que voy a decir, como si estuviera rezongando y pidiendo piedad en este que es el mejor trabajo del mundo. Pero entre el momento en que me fui de mi casa siendo un adolescente en 1964 y cuando me convertí en un anciano que enseña en 1980 -en un pastor- de esta iglesia, creo que puedo contar con una mano las veces en que lloré (¡en 16 años!). Pero desde que me convertí en uno de los pastores de esta iglesia, lloré mucho más. Y eso no disminuye a medida que pasa el tiempo.

Así que un texto como este me da mucha tranquilidad. No soy un apóstol Pablo. ¡El versículo 31 dice que amonestaba con lágrimas día y noche! Tal vez sea así alguna vez. Creo que debo mejorar antes de que obtenga ese privilegio.

Por tanto, la segunda marca del servicio es ésta: servir a Dios como anciano de la iglesia de Dios va a significar lágrimas, porque quiere decir involucrarse en las luchas de las personas por la fe, la esperanza, la verdad y la santidad.

3. Pruebas

Versículo 19a: servir al Señor significa PRUEBAS "Sirviendo al Señor con toda humildad, y con lágrimas y con pruebas que vinieron sobre mí por causa de las intrigas de los judíos".

Ahora, ¿por qué Pablo les recuerda a los ancianos sobre estos peligros por los que pasó? La respuesta es que ellos también tendrán que pasar por ellos. Consideren esto: en 1 Corintios 15:32 dice Pablo: "Por motivos humanos luché contra fieras en Efeso". ¿Qué quiere decir? Bueno, comparemos Hechos 20:29: "Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. Por tanto, estad alerta . . . "

Pablo dijo que tenía que pelear con bestias en Éfeso. Y dijo que los ancianos de Éfeso tendrían que pelear con lobos feroces. El punto es el mismo en ambos casos, y es el mismo tema al que hace referencia Jesús cuando dice: "Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos" (Mateo 10:16) Hay personas que cuando escuchan las enseñanzas absolutas de Jesús, se vuelven tan enojados como animales.

¡Y lo trágico es que en Hechos 20:29 Pablo señala que estos lobos saldrían de entre sus propias filas! En otras palabras, algunos ancianos mismos de la iglesia en Éfeso se volverán enemigos de la verdad y la rectitud. Van a hablar cosas perversas sobre el mensaje y la vida de los demás ancianos. Incluso puede que hagan complot contra ellos como los compañeros de Pablo lo hicieron contra Él. (20:3; 19:9). Y Pablo dice que es una gran prueba.

Así que hemos visto que servir al Señor significa tres cosas. Humildad, lágrimas y pruebas. Y quiero llamarte a servir al Señor en estas formas en tu esfera particular.

Cómo servir al Señor como Anciano.

(Continuación del mensaje de la mañana del 4-2-89)

Sobre los primeros tres, vea el mensaje de la mañana:

  1. #Servir al Señor significa humildad (verso 19)
  2. #Servir al Señor significa lágrimas (versículo 19).
  3. #Servir al Señor significa juicios (versículo 19).

4. Valentía

Versículo 20: servir al Señor significa VALENTÍA. "Cómo no rehuí . . ."

Ver Hechos 20:27 (no rehuir declarar el consejo completo de Dios) Gálatas 2:12 (Pedro rehuye comer con los gentiles por miedo); Hebreos 10:38f. (Retroceder de una vida que persevera en fe y obediencia).

Poniendo los versículos 20 y 27 juntos parece que hay partes del consejo completo de Dios que son productivas, pero evidentemente no son fáciles de enseñar. Al igual que una medicina que sea buena para ti, pero que no baja bien.

Un buen anciano no decide qué enseñar por lo que es popular o fácil de aceptar. Si es parte del consejo de Dios, se debería enseñar porque va a ser fructífero. Esto requiere valentía.

También requiere estudio y pensamiento. Ver Tito 1:9 donde los ancianos deben "retener la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que [seas] capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen". Si algo va a ser de controversia y se va a encontrar con quien lo contradiga, los ancianos deben hacer su tarea y ser capaces de dar respuestas razonables.

No rehuir implica valentía para dar algo poco popular, y confianza en que el estudio y profundización suficientes van a dar respuestas razonables a quienes lo cuestionen.

5. A veces proclamar

Versículo 20: servir al Señor significa a veces PROCLAMAR. "Cómo no rehuí declarar a vosotros . . . "

El término griego anaggello quiere decir algo diferente al "enseñar" que le sigue. Es lo que haces cuando anuncias, proclamas, informas o pregonas. Dicho de otro modo, el énfasis no es explicar el significado o las implicaciones de un pasaje de las Escrituras, sino en llevar noticias, anunciar un acontecimiento, pregonar algún hecho futuro o proclamar una victoria.

Existe una diferencia entre alguien que explica a otro como se juega al hockey y anunciar que Minnesota le ganó a Harvard. Hay una diferencia entre lo que va diciendo el anunciador durante el partido y lo que ocurre en el entretiempo, cuando un analista aparece con diagramas.

Hay un lugar y una necesidad tanto para la proclamación como para la enseñanza, porque la verdad cristiana no es solo conocimiento para ser analizado y entendido, es una visión de la realidad para ser saboreada y disfrutada. Necesitamos escuchar el tipo de anuncio de la verdad de las Escrituras que se corresponda al peso emocional de la verdad. En esto consiste la diferencia entre predicar y enseñar, según lo que comprendo de estos términos.

No todos los ancianos necesitan ser buenos proclamadores o predicadores. Pero todos deben tener un corazón para anunciar las buenas nuevas cuando sea apropiado y deberían tener amor por anunciarlo tanto como por analizarlo.

6. Vivir por lo que beneficie a la Iglesia.

Versículo 20: servir al Señor significa VIVIR POR LO QUE BENEFICIA A LA IGLESIA. " Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil [beneficioso]. . . "

Un buen "anciano proclamador" no hace decisiones sobre su predicación simplemente basándose en lo que ve sencillo o ya conocido; se pregunta: ¿qué va a beneficiar a la iglesia?

Y aquí debe conocer qué es un beneficio. ¿Se trata de autoestima? ¿Dinero? ¿O es conciencias limpias? Jeremías habló contra los profetas y sacerdotes que "sanaban heridas de mi gente a la ligera, diciendo: Paz, paz, cuando no había paz". (6:14; 8:11).

El objetivo es el beneficio eterno y verdadero, no la comodidad ni la paz temporal. '¿Qué hará a la gente un beneficio eterno?' es la pregunta constante de los ancianos fieles.

7. Ser aptos para la enseñanza.

El Versículo 20: servir al Señor significa SER APTOS PARA LA ENSEÑANZA. "No rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros . . . "

En la lista de requisitos para los ancianos que vemos en 1 Timoteo 3:2 dice que deben ser "aptos para enseñar". Debería poseer el don de la enseñanza. La razón de esto es que los ancianos están a cargo de ser los guardianes doctrinales del rebaño, para preservar la doctrina verdadera y defenderla y edificarla en la gente. En Tito 1:9 los ancianos deben "retener la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sean capaces también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen".

La enseñanza difiere de la proclamación porque toma la palabra proclamada o una porción de la Escritura y la explica más o menos metódicamente. La enseñanza hace énfasis en hacer el sentido sencillo. Nehemías 8:8, "Y leyeron en el libro de la ley de Dios, traduciéndolo y dándole el sentido para que entendieran la lectura".

Enseñar bien y proclamar bien por lo general incluyen algo el uno del otro.

Una iglesia sólida debe ser una iglesia enseñada. Dios desea que haya pastores-maestros en el cuerpo de Cristo (Efesios 4:11). Él les enseñó a los discípulos dos años o más, y también proclamaba a los visitantes.

8. Ministerio Público

El Versículo 20: Servir al Señor significa UN MINISTERIO PÚBLICO. "Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente. . . "

Demosia en griego quiere decir estar relacionado al pueblo en general ("cárcel pública", Hechos 5:18) o relacionado con algo expuesto para que todos lo vean ("nos han azotado públicamente", Hechos 16:37).

Así que Pablo hace énfasis en que su ministerio a los discípulos y ancianos no era todo privado. A menudo estaba abierto a todos. Había acceso libre, quizás refiriéndose a la escuela de Tirano (Hechos 19:9).

El punto puede ser que la verdad cristiana es una verdad pública. No es para avergonzarse. No es para esconder. No es como los ritos gnósticos de entonces o masónicos de hoy. Es abierta y libre.

Todos los ancianos deberían ser así. Ninguna enseñanza debe mantenerse en secreto.

9. Un Ministerio personal

El verso 20: Servir al Señor significa UN MINISTERIO PERSONAL. "Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa. . . "

Aquí es donde encontramos el nombre de nuestro ministerio de grupos pequeños, "la Visión 20:20".

Pablo no se contentaba con hablar siempre en público a grandes multitudes, donde las cosas se vuelven necesariamente más impersonales. Resulta evidente que dividió la iglesia en grupos en casas e iba a esas grupos. O podía querer decir ir a visitar familias puntuales.

Ya que está enseñando, el enfoque no es tanto en socializar, sino un tiempo más corto donde la Palabra pueda ser aplicada con más detenimiento y tal vez con más detalle, y se respondan preguntas personales.

Comparen Hechos 5:42—la misma frase: los apóstoles "el templo y de casa en casa [kat' oikon] no cesaban de enseñar y predicar [euaggelizomenoi] a Jesús como el Cristo"

Esto implica la necesidad que tienen los ancianos no solo de tener capacidad de enseñar, sino de explicar y aplicar la Palabra personalmente y con solicitud en distintos contextos personales.

10. Intensidad espiritual

Versículo 21: servir al Señor significa INTENSIDAD ESPIRITUAL. "Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, (21) testificando. . . "

El término griego diamarturomenos a veces quiere decir dar testimonio en el sentido de tomar juramento en la corte y testificar lo que conoces de un hecho. Pero ha venido a significar cargo, advertencia, decir con gravedad o solemnidad, porque el asunto es de mucha seriedad.

Así que el uso de la palabra aquí y en el verso 24 implica que hablaba con total sinceridad sobre el tema del arrepentimiento y la fe.

En el liderazgo de la iglesia, son cruciales la sinceridad, seriedad e intensidad espiritual. Es lo opuesto a la levedad y al tipo de conversación de iglesia que no conlleva un sentido de realidad definitivo. Los ancianos necesitan comunicar la grandeza de las cosas eternas con las que tratan en la Palabra de Dios, en las oraciones y en las almas de las personas.

11. Ser Imparcial

Versículo 21: Servir al Señor significa SER IMPARCIAL. "Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, (21) testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos . . ."

Los ancianos no deben ejercer parcialidad hacia un grupo, sobre otro en el sentido de menospreciar a uno de ellos. Un anciano puede ser asignado a dar atención especial a los jóvenes, a los ancianos, a las familias o a personas solteras. Esa responsabilidad abierta y delegada no es parcialidad.

Pero un anciano que desprecia a un grupo en la iglesia porque no le cae bien, es contrario al ejemplo que vemos aquí de Pablo. El bienestar espiritual de toda la comunidad debería ser la preocupación de un anciano que se parezca a Jesús.

12. Instar al arrepentimiento a Dios

Servir al Señor significa INSTAR AL ARREPENTIMIENTO A DIOS.

Ver el #13.

13. Instar a la fe en Jesús

Versículo 21: Servir al Señor significa INSTAR A LA FE EN JESÚS. "Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo".

Por último, llegamos al contenido de lo que Pablo estaba proclamando, enseñando y testificando: arrepentimiento a Dios y fe en Jesús.

Arrepentimiento y fe necesarios para la Salvación.

Las dos son necesarias para la salvación.

Arrepentimiento

Hechos 3:19, "Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados". (Ver 2:38.)

Hechos 5:31, "A éste Dios exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de pecados".

Hechos 8:22, "Por tanto, arrepiéntete de esta tu maldad, y ruega al Señor que si es posible se te perdone el intento de tu corazón".

Hechos 11:18, "Y al oír esto se calmaron, y glorificaron a Dios, diciendo: Así que también a los gentiles ha concedido Dios el arrepentimiento que conduce a la vida".

Hechos 17:30, "Habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan".

Hechos 26: 17–20 (esta es la primera comisión de Pablo de parte de Jesús resucitado y luego la forma en que Pablo predicó de eso): "Me apareceré a ti (17) librándote del pueblo judío y de los gentiles, a los cuales yo te envío, (18) para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados.” (19) Por consiguiente, oh rey Agripa, no fui desobediente a la visión celestial, (20) sino que anunciaba, primeramente a los que estaban en Damasco y también en Jerusalén, y después por toda la región de Judea, y aun a los gentiles, que debían arrepentirse y volverse a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento"

Fe

¡Noten el puente a la fe desde el arrepentimiento en 26:18!

Hechos 14:27, "Cuando llegaron y reunieron a la iglesia, informaron de todas las cosas que Dios había hecho con ellos, y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe". (Compara 11:18.)

Hechos 15:9, "y ninguna distinción hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones".

Hechos 24:24–25, "Pocos días más tarde, llegó Félix con Drusila su mujer, que era judía, y mandó traer a Pablo y lo oyó hablar acerca de la fe en Cristo Jesús. (25) Y al disertar Pablo sobre la justicia, el dominio propio y el juicio venidero, Félix, atemorizado dijo . . . "


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas