Una Oración por el Alma de los Padres

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jonathan Parnell
Indice de Autores
Leer más sobre Crianza de los Hijos
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: A Prayer for the Parent’s Soul

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jonathan Parnell sobre Crianza de los Hijos

Traducción por Laura Coloma


La crianza de los hijos es inevitablemente un trabajo de esperar.

Como padre, especialmente de niños pequeños, están constantemente dedicando su tiempo y energía en algo que no produce resultados inmediatos. No está claro, en cien planos diferentes, si lo que están haciendo tendrá un efecto duradero en sus hijos – lo cual es muy difícil pues lo que quieren realmente es efecto duradero.

No se trata de si los niños duermen toda la noche, o tienen una buena siesta, o si son educados en la mesa, o aprenden a no tener una mala actitud si las cosas no salen como quieren. Para estar seguros, gastan muchísimo tiempo y energía en ello, pero no se trata de eso. Más bien, todo ese esfuerzo es porque quieren que, a largo plazo, se convierten en cierta clase de persona. Quieren que se conviertan en adultos maduros. Todas las cosas pequeñas que hacen los padres, desde pedirles a nuestros hijos que digan “permiso” y “gracias,” todo es con vista al futuro.

Pero esta inversión con vista al futuro no es siempre segura. Con suerte, podrán ver algún progreso en sus hijos cuando son jóvenes, pero no podrán ver todo, y a veces verán tan poco que se sentirán desanimados. Estoy seguro, por ejemplo, que las devociones familiares son más para la paciencia de los padres que para el bienestar de los niños. Es difícil ver el efecto de forma inmediata. Y honestamente, no tenemos garantía de ver algo.

No sé si veré a mis hijas casarse, o a mis hijos convertirse en hombres valientes. No lo sé. Los padres nunca pueden saber. Mucho de lo que hacemos es una inversión en lo que no se ve, por lo tanto es un trabajo de profunda fe. Es trabajo en espera. Es trabajo riesgoso.

La crianza de los hijos, como ninguna otra cosa, nos expone a la posibilidad de sufrir profundamente. Todavía recuerdo uno de los primeros consejos que recibimos mi esposa y yo de un miembro de la iglesia más sabio y mayor, hablando compasivamente de nuestra hija. “Les partirá el corazón, ¿saben?” No significa que les partirá el corazón por ser graciosa, o por tener a papá en la palma de la mano. Significa que les “partirá el corazón” porque van a amar a esa persona tanto que la idea de verla sufrir los enloquecerá, y un día tomará sus propias decisiones y no estarán de acuerdo con muchas de ellas, de hecho, algunas serán, decisiones peligrosas y sentirán en el alma un dolor que no habían sentido nunca.

Sabía de lo que hablaba. Nos decía que aun con todo nuestro amor y cuidado y enseñanzas, a pesar de lo que sugieren algunos libros, no sabemos cómo resultará todo. La crianza de los hijos nunca es una inversión segura con resultados inmediatos. La crianza de los hijos es inevitablemente el trabajo de esperar.

Hazme Oír, Guíame

Hay una oración en Salmo 143 que puede ayudarnos. El objetivo de esta oración no es aconsejar a los padres, es para el alma de los padres. El enfoque no es los métodos o procedimientos en cuanto a la crianza de los hijos, sino las posiciones de su corazón como padres.

El contexto de la oración es David en una situación difícil. Escribe, “Pues el enemigo ha perseguido mi alma, ha aplastado mi vida contra la tierra; me ha hecho morar en lugares tenebrosos, como los que hace tiempo están muertos.” (Salmos 143:3). Esa última oración es una forma intensamente poética de David para decir que está esperando – que está en el limbo, que no sabe qué va a pasar después. Ha esperado tanto, de hecho, ha habido poca actividad, pocos frutos visibles, tan poca apreciación hacia quién es él, que se siente como un cadáver. A veces como padre pueden sentir que simplemente están allí.

Pero después vean la fe de David en unos versículos más adelante. “Respóndeme pronto, oh Señor, porque mi espíritu desfallece; no escondas de mí tu rostro, para que no llegue yo a ser como los que descienden a la sepultura” (Salmo 143:7).

Luego el versículo 8:

Por la mañana hazme oír tu misericordia,
Porque en ti confío;
Enséñame el camino por el que debo andar,
Pues a ti elevo mi alma.

Aquí hay dos peticiones, cada una seguida de una razón. Primero, David reza, “Por la mañana hazme oír tu misericordia.” ¿Por qué? Porque confío en ti. Segundo, “Enséñame el camino por el que debo andar.” ¿Por qué? Pues a ti elevo mi alma.

En medio de la confusión, cuando sus enemigos están detrás de él, David reza simplemente, y lo podemos resumir en, Hazme oír y guíame. Esta es la pequeña frase a recordar.

¿A dónde voy?

“Enséñame el camino por el que debo andar.” Esta segunda parte de la oración es la que tiene más sentido. Si miran la vida a futuro y sienten ese nudo de incertidumbre en la garganta, tal vez la oración más fácil es para que Dios les enseñe a dónde ir. Nuestros hijos están creciendo y hay miles de decisiones que tenemos que tomar por ellos. Nos dirigimos a un lugar, hacia adelante en este viaje de crianza de los hijos y de repente el camino se divide en cinco direcciones diferentes. ¿A dónde vamos? ¿Qué hacemos? La oración es sencilla: Dios, enséñanos el camino. A ti elevo mi alma. ¡A ti! Eres todo lo que tengo. Enséñame a dónde ir.

Pero antes que David llegue aquí, reza otra oración que es menos intuitiva. Antes de pedirle a Dios que le enseñe el camino, el pide, “Por la mañana hazme oír tu misericordia.” Oír es menos automático que pedir ayuda cuando no podemos mantener la cabeza fuera del agua. Pedir oír es aún menos automático que oír. Es algo que escogemos, algo que sabemos que necesitamos. Eso es lo que ocurre aquí.

¿Me Amas?

David sabe que lo primero – en la mañana- que necesita recordar es la misericordia de Dios. Quiere decir, que antes de empezar a salir, antes de pensar la estrategia para su próximo movimiento, antes de decidir cualquier cosa, hay algo que debe hacer por sobre todo lo demás: ¿Dios es para él? ¿Dios lo ayudará? ¿Dios lo ama?

David necesita escuchar nuevamente que Dios lo ama, que cumple sus promesas, que es bueno. Los padres también. Necesitamos saber lo que Dios dice de nosotros. Es él, después de todo, en quien confiamos. Contamos con él. ¿Qué dice él?

Él dice, te quiero. Dice, he demostrado mi amor por ti. He demostrado mi amor por ti tan claramente que mientras continuabas pecando, mi Hijo murió por ti (Romanos 5:8). Por tu bien, hasta hice a mi hijo no pecador ser pecado para que en él pudieras convertirte en su justicia (2 Corintios 5:21). Mi hijo te ha redimido de la maldición de la ley convirtiéndose en una maldición por ti (Gálatas 3:13). No te he salvado por tus obras – no por lo buena madre que puedes ser- te he salvado por mi propia misericordia (Tito 3:5). Recuerda, papá, tú no me escogiste, yo te escogí a ti. Yo te llamé aquí. Yo te he redimido. Eres mío (Juan 15:16, Isaías 43:1). Tengo mis brazos a su alrededor, mamá, papá. Nunca los voy a dejar ir (Juan 10:28). Por lo tanto, no tengan miedo, porque estoy con ustedes. No estén preocupados, mamá, papá, porque yo soy su Dios. Los fortalecerá. Los ayudaré. Los sostendré con la diestra de mi justicia (Isaías 41:10).

Sí, necesitamos oír la misericordia de Dios. Necesitamos esa ancla para nuestras almas antes de escuchar cualquier otra cosa. Hazme oír y luego guíame.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas