¿Cómo Puedo Cambiar?/Atrapado en la Trampa de la Brecha

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Robin Boisvert
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: How Can I Change?/Caught in the Gap Trap

© Sovereign Grace Ministries

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Robin Boisvert sobre Santificación & Crecimiento
Capítulo 3 del Libro ¿Cómo Puedo Cambiar?

Traducción por Covenant Life Church

“Todos los que están luchando con la ira, por favor pasen al frente. Nos gustaría orar por ustedes.”

Era domingo por la mañana. Yo acababa de enseñar sobre la ira, y quería dar al Espíritu Santo la oportunidad de obrar en el corazón de los presentes. Pero yo no podía haber anticipado la reacción.

Casi veinte humildes santos pasaron al frente del auditorio-un grupo grande para una iglesia del tamaño de la nuestra. Pero no fue el número lo que captó mi atención. Fueron las personas. ¡Diecinueve de los veinte eran madres de niños pequeños! (La ira es un peligro de la ocupación, según la mayoría de las madres que he conocido.)

Como su pastor, yo sabía que todas estas mujeres eran cristianas serias y dedicadas al Señor. Lo que hizo que pasaran al frente era su intensa frustración al encontrarse atrapadas en la brecha-una brecha entre el modelo bíblico para el control de sí mismas y su propio fracaso en vivir según ese modelo.

Ya sea que el problema es la ira, el temor, la preocupación o algo tan común como la pereza, todos hemos experimentado esa brecha entre lo que somos y lo que debemos ser. La Biblia dice que somos nuevas creaciones, victoriosos, vencedores. Y no somos sólo vencedores-somos más que vencedores (Ro 8:37). A veces hasta nos sentimos así. Pero la mayoría de las veces se nos hace difícil ver más allá de nuestras limitaciones y perpetuos fracasos. Y siempre parece ser durante estos tiempos de la vida que Mateo 5:48 surge en nuestro plan de lectura bíblica: “Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto”.

Para más estudio: Hasta Pablo el apóstol cayó en la trampa de la brecha (Ro 7:21-25). ¿Puedes identificarte con su frustración?

En silencio suspiramos y pensamos, Nunca sucederá.

Yo llamo a este estado de mente la “trampa de la brecha”. Así es como funciona: Como cristianos todos tenemos cierto conocimiento sobre lo que Dios espera de nosotros. Pero logramos menos de lo que sabemos que debemos estar logrando. Luego entonces existe una brecha entre lo que sabemos que se nos exige y nuestro comportamiento en sí. Si la distancia entre lo que sabemos y lo que estamos viviendo se hace demasiado grande, correctamente se nos puede llamar hipócritas.

“La vida cristiana se trata de hacernos en carácter intrínseco lo que ya somos en Cristo...El propósito de estos pasajes (v.g. Romanos 6, Colosenses 3:5-14, Efesios 4:22-32) es mostrarnos la gran brecha que existe entre lo que somos contados o considerados ser en Cristo (justificación) y lo que en realidad somos en la vida diaria (santificación) para poder instarnos a cerrar la brecha...el propósito de Pablo es instarnos a hacernos en la vida diaria lo que ya se nos considera ser en Cristo.”[1]
— Jay Adams

Esta brecha es un hecho de la vida cristiana. Para la mayoría de nosotros, no es necesario que nadie nos diga cuáles son nuestras inconsistencias-estamos perfectamente concientes de ellas. Esa conciencia debe servir para mantenernos humildes y dependientes de Dios para triunfar. Pero la trampa con frecuencia nos la tiende nuestra ignorancia de la doctrina de la santificación. En vez de reconocer que la brecha existe para instarnos hacia adelante en fervorosa confianza en Cristo, permitimos que nos condene y que detenga nuestro progreso hacia adelante. Somos atrapados a creer que simplemente somos perdedores, fracasos, que no servimos para nada...y que quizás ni tan siquiera somos cristianos. Algunos hasta pasan a la inactividad o a la desobediencia. Los que son atrapados en esta trampa (y, hasta cierto punto, todos lo somos) innecesariamente padecen de desánimo.

Como pastor, una de mis mayores responsabilidades es ayudar a los individuos a salir de la trampa de la brecha. Con frecuencia me encuentro diciendo a la gente, “No será instante, y le exigirá serio esfuerzo, pero salir de la trampa de la brecha no es complicado. Y créame, valdrá la pena.”

Quizás tú te has encontrado en la trampa de la brecha. Quizás estés ahí ahora mismo. Si así es, tenemos confianza de que este libro puede ayudarte a cerrar la brecha entre lo que debes ser en Cristo y lo que eres en la práctica.

¿Puedes imaginarte una vida en la que rompes los hábitos pecaminosos y haces verdadero progreso en la santidad? Esa vida es posible. Y este libro está escrito para ayudarte y animarte cuando hagas tuya esa vida.

Contenido

Entre “Ahora” y “Todavía no”

1 1 ¿Hay cosas en tu vida en las que sabes que no estás viviendo como Dios espera que vivas? (Describe brevemente una de esas cosas en el espacio abajo.)






Sin duda, una de las cosas más frustrantes de la vida cristiana es la aparente contradicción entre lo que Dios espera que seamos y lo que nosotros, por experiencia, sabemos que somos. Observa a los corintios, por ejemplo. En un punto Pablo les asegura, “ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios” (1Co 6:11). Parece un caso cerrado, ¿no? Hasta que leemos la segunda carta de Pablo a esta iglesia, en la que parece decir casi lo opuesto: “Purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra santificación” (2Co 7:1).

Espero que los corintios estuvieran un tanto confusos. ¿Estaban santificados...o contaminados? En realidad, estaban santificados y contaminados, y así estamos nosotros. Para poder explicar eso, permíteme llevarte brevemente por una tangente.

Medita en 1 Juan 3:2-3. ¿Qué impacto debe tener en el “ahora” lo que pensamos del “todavía no”?

El reino de Dios es tanto “ahora” como “todavía no”. Está presente en ciertos respectos y es futuro en otros. Nuestro Señor vino proclamando y demostrando que el reino (o dominio) de Dios había cruzado la historia humana: “Pero si expulso a los demonios con el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el reino de Dios” (Lu 11:20). Sin embargo, el reino de Dios todavía no ha llegado en su plenitud. Eso no sucederá hasta que Jesús regrese en poder, cuando toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Él es Señor. Hasta entonces, sin negar la presente realidad del reino de Dios, oramos fervorosos, “Venga tu reino” (Mt 6:10).

En este respecto, el reino de Dios paralela bastante nuestra vida individual. Dios, por medio de la maravillosa obra de justificación, nos ha declarado justos. Nuestra posición legal ante Él ha cambiado. Ese asunto ha sido arreglado una vez y por todas en la corte del cielo. Pero, en este lado del cielo, nuestra transformación interna es un proyecto en progreso. El proceso de santificación me mantiene ocupado personalmente como cristiano, y también me da suficiente trabajo como pastor.

De modo que ¿tenemos victoria en Jesús o no? ¿Somos vencedores, o somos vencidos? Oscar Cullman sugiere una analogía de la Segunda Guerra Mundial que creo que nos puede ayudar a comprender esta aparente contradicción.[2]

La historia nos cuenta de dos días importantes hacia el final de la II Guerra Mundial: D-Day (Día D) y VE-Day (Día VE). El D-Day tuvo lugar el 6 de junio de 1944 cuando las fuerzas Aliadas desembarcaron en las playas de Normandía, Francia. Este fue el punto decisivo en la guerra; una vez se llevó a cabo con éxito esta desembarco, la suerte de Hitler se selló. La guerra esencialmente había terminado. Pero la victoria total en Europa (VE-Day) no ocurrió sino hasta el 7 de mayo de 1945 cuando las fuerzas alemanas se rindieron en Berlín. Este intervalo de once meses se recuerda como uno de los períodos más sangrientos de la guerra. Se pelearon batallas campales por toda Francia, Bélgica, y Alemania. Aunque el enemigo había sido herido mortalmente, no sucumbió inmediatamente.

“Elección divina es la garantía de que Dios se encargará de completar por gracia santificadora lo que su gracia electora ha comenzado. Este es el significado del nuevo pacto: Dios no sólo ordena obediencia, Él la da.”[3]
- John Piper

La cruz fue nuestro D-Day. Ahí el Señor Jesucristo murió para romper las cadenas del pecado de su pueblo. Por su muerte y resurrección somos justificados. Pero la victoria final espera el regreso de Cristo. No hay duda de cuál será el resultado de las cosas. Pero todavía nos encontraremos envueltos en escaramuzas y batallas hasta que el Señor aparezca en gloria para derrotar para siempre las fuerzas de las tinieblas.

Para más estudio: Lee 1 Pedro 5:8-9. Aunque el triunfo final de Dios es inevitable, debemos luchar con un saludable respeto para nuestro adversario.

Esta distinción, si se mantiene en mente, nos puede evitar mucho desánimo. La batalla todavía sigue atroz, pero la guerra ya se ganó. Una conciencia de la obra acabada de Cristo a nuestro favor es esencial para levantar el ánimo mientras buscamos la santificación. Debemos estudiar y meditar en la gran doctrina de la santificación hasta que penetre profundamente en nuestra conciencia.

¿Alguien quiere Listerine?

Aunque estamos totalmente justificados en Cristo (D-Day), de ninguna manera estamos totalmente santificados (VE-Day). Algunos no han comprendido esto.

El maestro de la Biblia Ern Baxter cuenta de un incidente que ocurrió durante el Avivamiento de la lluvia al final de los 1940. Había surgido una herética enseñanza llamada “Los manifiestos hijos de Dios”. Esencialmente era una doctrina que prometía total santificación en esta vida. En su forma más extrema, incluía la creencia de que una élite espiritual recibiría cuerpos glorificados antes del regreso de Cristo.

Al final de una reunión en la que Baxter predicaba, varios hijos (e hijas) manifiestos aparecieron atrás del auditorio vestidos con túnicas blancas. Cuando terminó de predicar se deslizaron por el pasillo hasta el frente de la iglesia y comenzaron a tratar de hacer discípulos para su doctrina de absoluta perfección. Según él relata la historia, “La señora que era su líder tenía seria necesidad de usar Listerine. Esa no es la clase de perfección a la que yo añoro.”[4]

Más común que el escenario de Ern Baxter son las situaciones que resultan de un concepto superficial, sencillo de lo que es la santificación.

2 Si tú buscaras total perfección en esta vida, ¿cuál de los siguientes te sería más difícil hacer?

❏Nunca conducir ni siquiera una milla sobre el límite de velocidad

❏Hablar con afecto y bondad a todo vendedor que llame por teléfono

❏Evitar todas las calorías innecesarias

❏Nunca usar el botón del despertador para dormir un poquito más

❏Siempre pagar los impuestos sobre ingresos con alegría

Cuando yo era recién convertido, conocí a un joven llamado Greg, un admitido ladrón y drogadicto que al parecer se había convertido cuando estaba en la prisión. Se comportaba con audaz certeza y caminaba con un ligero contoneo. Más de una vez me dijo cómo había sido “salvado, santificado, y lleno con el Espíritu Santo.”

Según él lo describía, todo parecía tan sencillo. Un día, cuando era recién convertido, se montó en un tren, y cuando se bajó horas después había tenido lo que él llamaba una “experiencia santificadora”. Me aseguró que una experiencia así era un preludio necesario para recibir el bautismo en el Espíritu Santo, y que una vez eso sucediera, uno estaba listo.

Debo admitir que había ciertas cosas de Greg que decían que quizás no estaba muy santificado. Tenía una tendencia a pasar juicio y una actitud farisaica. Podía ser imperioso y rencoroso. Recuerdo su indignada expresión cuando un amigo sin darse cuenta puso algo sobre su Biblia: “¡Oye, disculpa, pero esa es la Palabra de Dios!” Con todo, él sí que podía citar la Biblia, y parecía entender su asunto de la santificación.

Para más estudio: Lee Mateo 26:41. ¿Cuándo es seguro dar por sentado que hemos “logrado” la santificación?

Qué impresión más desagradable me causó cuando Greg volvió a vender y a usar drogas fuertes.

Los problemas de Greg incluían un incompleto, y por lo tanto incorrecto, entendimiento de la enseñanza de la Biblia sobre la santificación. Él había hecho lo que muchos hacen al enfocarse sólo en las citas bíblicas favoritas que parecen validar su experiencia personal.

“La santidad no es el camino a Cristo. Cristo es el camino a la santidad.”[5]
— Adrian Rogers

La santificación es tanto definitiva (que ocurre en el momento de la conversión) como progresiva. No sucedió todo en una sola experiencia en el pasado, ni tampoco se debe considerar como algo que sólo sucede por grados. Fuimos cambiados y estamos cambiando. Sin amenguar el entusiasmo de nuestro exitoso desembarque en Normandía, seamos sobrios y realistas cuando asesoramos la oposición que se encuentra entre nosotros y Berlín. No tenemos la opción de subirnos al tren de la santificación, como Greg decía haberlo hecho. Va a ser una batalla a cada paso del camino.

Vale la Pena el Trabajo

Para muchos, “santificación” es otra de esas largas palabras teológicas que se oyen con frecuencia pero que raramente se entienden. Suena erudita e impráctica. Sin embargo es intensamente práctica. La doctrina de la santificación contesta las preguntas que ha hecho casi todo cristiano en la historia de la iglesia:

¿Cómo cambio?

¿Cómo crezco?

¿Cómo me hago como Cristo?

¿Cómo salgo de la trampa de la brecha?

Cualquier cosa que pueda contestar esas preguntas vale la pena cierto esfuerzo. El Apéndice A (página ) muestra cómo diversas ramas de la Iglesia han manejado este asunto en el pasado, pero veamos lo que podemos aprender sobre esta esencial doctrina según se aplica a nosotros hoy.

“¿Nos puede salvar la santidad? ¿Puede la santidad apartar el pecado, satisfacer por las transgresiones, pagar a Dios nuestra deuda? No, ni una pizca. Dios no permita que yo diga eso nunca. La santidad no puede hacer ninguna de estas cosas. Los santos más brillantes son todos ‘siervos inútiles’. Nuestras obras más puras no son más que trapos inmundos, cuando los probamos bajo la luz de la santa ley de Dios. El manto blanco, que Jesús ofrece y la fe pone, debe ser nuestra única justicia, el nombre de Cristo nuestra única confianza, el libro de vida del Cordero nuestro único derecho al cielo. Con toda nuestra santidad no somos mejores que los pecadores. Nuestras mejores cosas están manchadas y contaminadas con imperfección. Todas son más o menos incompletas, sus motivos son equivocados o su rendimiento es defectuoso. ‘Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte’ (Ef 2:8,9)”[6]
— J.C. Ryle

El significado bíblico de la palabra santificar es “apartar; consagrar”. Puede aplicarse a una persona, lugar, ocasión, u objeto. Cuando algo es santificado, es que se ha separado del uso común y se ha dedicado a un uso especial. Por ejemplo, en los tiempos de Moisés el Día de la Expiación era apartado (santificado) a un Dios santo. Ese día se convirtió en un día santo. Una cosa santificada no se hace santa simplemente por ser apartada; deriva su santidad de aquello a lo que ha sido dedicada. Porque sólo Dios es santo, solamente Él puede impartir santidad.

Teológicamente la palabra “santificación” ha sido usada para describir el proceso por el que pasa el creyente a medida que el Espíritu de Dios obra en él para hacerlo como Cristo. El proceso comienza en el momento en que nacemos de nuevo y sigue mientras vivamos. Está marcado por el conflicto diario a medida que nos apropiamos de la gracia y la fortaleza de Dios para vencer el pecado que está en nosotros.

Ten en mente que la culpa del pecado ya ha sido quitada por medio de la justificación, como lo explica Anthony Hoekema: la santificación quita la contaminación del pecado:

Al decir culpa queremos decir el estado de merecer condenación o de merecer castigo porque la ley de Dios ha sido violada. En la justificación, que es un acto declarativo de Dios, la culpa de nuestro pecado es removida a base de la obra expiatoria de Jesucristo. Sin embargo, al decir contaminación queremos decir la corrupción de nuestra naturaleza que es el resultado del pecado y que, a su vez, produce más pecado. Como resultado de la caída de nuestros primeros padres, todos nacemos en un estado de corrupción; los pecados que cometemos no sólo son producto de esa corrupción sino que también añaden a ella. En la santificación la contaminación del pecado está en el proceso de ser removida (aunque no será totalmente removida hasta la vida que está por venir)[7]

Para más estudio: ¿Te das cuenta cuán importante y beneficioso es temer al Señor? (Ve Salmo 19:9 y 25:14, Proverbios 1:7 y 9:10, y 1 Pedro 1:17.)

La Biblia también describe la santificación como crecimiento en santidad. Por santidad me refiero a una devoción a Dios y el carácter que resulta de esa devoción. La santidad incluye amor y deseo de Dios[8] También incluye el temor de Dios, que John Murray ha llamado “el alma de la santidad”.[9] Habiendo sido liberado del temor del tormento eterno, el cristiano teme a Dios al enfocarse no en su ira sino en su “majestad, santidad y transcendente gloria...”[10] 10 El temor del Señor tiene en el corazón un efecto purificante y es una precondición para la intimidad con Dios.

La santidad tiene que ver con más que moralidad y celo. Surge de una unión con Cristo y una pasión por darle honra. Una persona santa quiere ser como su Señor para darle placer a Él. Quiere sentir lo que Dios siente, pensar como Él piensa, y hacer su voluntad. En pocas palabras, desea tomar para sí el carácter de Dios para que Dios pueda ser glorificado. Ninguna empresa es más de digna de nuestro esfuerzo durante toda la vida: “Pues aunque el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad (santidad) es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la venidera. (1Ti 4:8).

Tanto Dios como el hombre tienen lugares clave en la obra por gracia de la santificación. Él, por su admirable gracia, inicia nuestra salvación e imparte el deseo y el poder para vencer el pecado. Al responder a y confiar en su gracia, nosotros a nuestra vez obedecemos el mandamiento bíblico que dice “lleven a cabo su salvación con temor y temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad” (Fil 2:12-13).

“La santificación, dice el catecismo Westminster Shorter (Q.35), es ‘la obra de la gracia libre de Dios, por la cual somos renovados en el hombre entero a la imagen de Dios, y somos capacitados más y más para morir al pecado, y vivir en justicia.’ El concepto no es que el pecado es totalmente erradicado (eso es decir mucho) o simplemente contrarrestado (eso es decir muy poco), sino que es un cambio de carácter divinamente forjado que nos libra de hábitos pecaminosos y forma en nosotros afectos, disposiciones, y virtudes como los de Cristo.”[11]
— J.I. Packer

El Nuevo Testamento fija un curso para vivir en santidad que es un campo medio (en realidad un campo más alto) entre el legalismo por un lado y el libertinaje por otro. Esas tradiciones de la iglesia que han puesto demasiado énfasis en la obra de Dios dentro de nosotros sin esperar que esa obra resulte en un creciente deseo de santidad, se apartan del camino hacia el libertinaje. “Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal” (Fil 3:18-19). Por otro lado, hay aquellos que han enfatizado tanto la parte del hombre, que elevan la técnica sobre la verdad de Dios y acaban en legalismo. (Por supuesto que hay variados grados de estas derivaciones.)

Medita en 1 Timoteo 6:11-16. Pablo hubiera sido un sargento de entrenamiento muy motivador.

Cómo Obtener la Perfección

Una pregunta común que oigo a los cristianos hacer es, “¿Hasta dónde puedo esperar que llegue este proceso de santificación? ¿Algún día estaré completamente libre del pecado?” Es una pregunta que se hace especialmente relevante cuando leemos una declaración como la de Pablo a la iglesia de los filipenses: “Así que, ¡escuchen los perfectos! Todos debemos tener este modo de pensar. Y si en algo piensan en forma diferente, Dios les hará ver esto también” (Fil 3:15). Jesús lo dijo aún más enfáticamente en un versículo citado anteriormente: “Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto” (Mt 5:48).

3 Toma esta corta prueba de Verdadero/Falso para ver si has comprendido bien este material hasta aquí:

(Las respuestas se encuentran cabeza abajo en la parte inferior de la página 9)

•La palabra “santificar” quiere decir “destrozar; profanar”.V F

•La santificación comienza en el momento en que uno nace de nuevo y sigue mientras vive.V F

•La culpa de nuestro pecado ha sido removida por la justificación.V F

•La santidad se refiere exclusivamente a la moralidad y celo de la persona.V F

•Dios tiene toda la responsabilidad de nuestra santificación.V F

¿En realidad espera Dios que logremos la perfección?

El anhelo por la perfección ha inspirado a muchos a seguir a Dios. A través de la historia humana poetas y filósofos han expresado el deseo de volver a lograr una inocencia y pureza perdidas. Los cantantes contemporáneos Crosby, Stills, y Nash celebraron la experiencia de Woodstock con una canción que decía, “Somos polvo de estrella, somos dorados, estamos atrapados en la ganga del diablo. Y tenemos que volver al Edén.”

El problema es que no somos perfectos y lo sabemos. En el mundo de fantasía de las películas, Mary Poppins muy bien puede alegremente referirse a sí misma como “prácticamente perfecta en todo”, pero no es así en la vida real. Y ciertamente no vamos a lograr la perfección a través de Woodstock.

Cuando el amanecer de...la santidad de Dios irrumpe en nuestro espíritu, somos liberados de todo pensamiento superficial e inadecuado sobre nuestra propia santificación. También somos preservados de cualquier enseñanza barata que nos animara a pensar que hay atajos por los que podemos obtener la santidad con más facilidad. La santidad no es una experiencia; es la reintegración de nuestro carácter, la reedificación de una ruina. Es labor diestra, un proyecto de largo alcance, que exige todo lo que Dios nos ha dado para vida y santidad.”[12]
— Sinclair Ferguson

R.A. Miller señala que la Escritura claramente nos dice que seamos perfectos, mientras que al mismo tiempo da evidencia de que la perfección no se puede lograr en esta vida.[13] 12 Esto nos presenta un dilema. No estamos libres para poner manos arriba y admitir derrota. Pero tampoco podemos adoptar una actitud respecto a la perfección que diga “puedo hacerlo”, que tiene más en común con el pensamiento positivo que con la Biblia. La única manera de resolver este dilema es darnos cuenta de que el Nuevo Testamento ve la perfección de dos maneras.[14]

La visión de Pablo para los filipenses era la madurez, no la infalibilidad. Nota cómo la Nueva Versión Internacional traduce su comentario a la iglesia filipense: “¡Escuchen los perfectos! Todos debemos tener este modo de pensar” (Fil 3:15). Los “perfectos” en este sentido se pueden describir como “los que han logrado razonable progreso en el crecimiento y la estabilidad espiritual.”

Medita en 1 Pedro 1:14-16. ¿Te parece poco realista este mandamiento? ¿Te pediría Dios a ti que hicieras lo imposible?

Es algo natural que todo niño quiera ser grande, llegar a adulto. Esto no es menos cierto del creyente. Antes que adoptar una actitud casual o descuidada respecto al crecimiento, debemos dejar que el llamado a la perfección nos impulse hacia adelante en una seria búsqueda de ser como Jesús. El propio ejemplo de Pablo debe ser el modelo para todos nosotros:

Respuestas: F, V, V, F, F

No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. (Fil 3:12-14)

4 Una pegatina para el parachoques del automóvil que una vez fue muy popular decía, “Los cristianos no son perfectos, sólo son perdonados.” ¿Qué clase de actitud podría reflejar esto? (Especialmente si el automóvil va a más del límite de velocidad.)




“Primero debemos ser hechos buenos antes de poder hacer el bien.”[15]
— Hugh Latimer

Vemos un segundo uso de la palabra perfección en la primera epístola de Pablo a los corintios. “Pero cuando llegue lo perfecto,” dice él, “lo imperfecto desaparecerá” (1Co 13:10). En este sentido, la perfección es una palabra correctamente restricta a Dios – una perfección que no veremos hasta que Cristo vuelva. El teólogo Louis Berkhof prefiere hablar de las perfecciones de Dios antes que de sus atributos.[16] Sólo Dios no tiene faltas. No importa cuánto maduremos en esta vida, jamás lograremos la perfección hasta ese día cuando Dios nos perfeccione en la gloria.

Siete Razones Para Cerrar la Brecha

Generalmente hablando, el mundo tiene una impresión negativa de la santidad. Muchos la igualan con una existencia aburrida, que carga con una cruz vacía de gozo. Parece más una justificación de sí mismo que dice “soy más santo que tú” que la gozosa experiencia que en realidad es. Al terminar, rechacemos esa idea examinando algunos de los muchos beneficios y bendiciones que ganamos al seguir a Cristo. Aquí hay siete frutos de la santificación:

Dios es glorificado. Cuando nosotros somos santos, damos peso a lo que decimos de que Dios es tan real y maravilloso como decimos que es. Pablo nos dice que las buenas obras de los cristianos adornan la doctrina de Cristo (Tit 2:10). Hasta los que niegan a Dios son obligados a admitir su realidad cuando su pueblo anda en sus caminos.

Continuo compañerismo en esta vida con la Trinidad. “Le contestó Jesús: -El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él” (Jn 14:23). Es un tremendo gozo y consuelo tener la presencia del Padre y del Hijo por medio del Espíritu Santo. Y Jesús indica que esta presencia es una presencia amorosa, no indiferente ni impersonal. Por supuesto que junto con su presencia viene su poder, que nos permite vencer los obstáculos de la vida.

“No hay gozo permanente sin santidad...¡Cuán importante es, entonces, la verdad que santifica! ¡Cuán crucial es la Palabra que rompe el poder de los tesoros falsos! ¡Y cuán vigilantes debemos ser de alumbrar nuestros caminos y cargar nuestro corazón con la Palabra de Dios!”[17]
- John Piper

Compañerismo con otros cristianos. Si caminamos en oscuridad, no podemos gozar de auténticas relaciones con otros creyentes. “Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado” (1Jn 1:7).

El Señor promete darnos compañeros, compañeros de viaje en el camino a la santificación. Por mi parte, he encontrado que la verdad de Dios combinada con el ejemplo del pueblo de Dios son absolutamente necesarios para mi crecimiento espiritual. Y cuando he andado en sus caminos nunca me ha hecho falta ninguno de los dos. Nos necesitamos unos a otros en el contexto de la iglesia para poder triunfar. La santidad y la comunidad cristiana van mano a mano.

Seguridad de salvación. Aunque nuestra salvación no se basa en nuestro afán de ir tras la santidad, la seguridad de salvación seguramente está conectada con ello. En su segunda epístola, Pedro exhorta a sus lectores a hacer todo esfuerzo por amontonar virtudes espirituales, añadiendo virtud a la fe y entendimiento a la virtud hasta tener en medida abundante dominio propio, constancia, devoción a Dios, afecto fraternal y amor (2P 1:5-9). Él advierte que cuando éstos faltan, la persona puede olvidar...

“...que ha sido limpiado de sus pasados pecados. Por lo tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás, y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” (2P 1:9-11)

Evangelismo. De joven bajo la convicción del pecado, yo traté lo mejor que pude de encontrar faltas a los cristianos para poder rechazar su mensaje y despacharlos como hipócritas. Pero aunque no eran perfectos, yo no pude encontrar inconsistencias mayores. La familia grande que me extendió el evangelio hizo más impacto en mí con su modo de vivir que con sus palabras. El esposo amaba a su esposa, la esposa respetaba a su esposo, los hijos obedecían a sus padres, y todos tenían gozo. Yo nunca había visto nada así.

Medita en 1 Pedro 2:12. Aunque los que no son cristianos se pueden burlar de tu estilo de vida ahora, ¿qué efecto tendrá al final en ellos?

Se ha dicho que aunque el mundo no lea su Biblia, ciertamente lee a sus cristianos. Dios usa a gente santa para alcanzar a otros. No perfecta, sino santa.

Entendimiento, sabiduría, y conocimiento. Estos tesoros esperan a los que buscan a Dios de todo corazón (Pr 2:1-11). Se esconden del perverso, el rebelde, y el necio.

Ver a Dios. La Escritura nos dice, “Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Heb 12:14). Aunque el total significado de este pasaje está envuelto en un velo de misterio, la Escritura sí tiene mucho que decir sobre la “visión beatífica”, o ver a Dios. Ocurrirá después del regreso de nuestro Señor cuando todo enemigo haya sido vencido y hayamos sido totalmente santificados. En ese tiempo nuestra visión de Dios será continua e intensa, sin distracción ni la conciencia de sí mismos que causa el pecado. Entonces conoceremos así como somos conocidos. No que nuestro conocimiento de Dios será completo, porque Él siempre nos revelará más y más de su infinito y maravilloso ser.

“Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.”
- Jesús (Mateo 5:8)

“Dichosos los de corazón limpio,” dijo Jesús, “porque ellos verán a Dios” (Mt 5:8). Esta continua iluminación de su grandeza y bondad ciertamente es la maravilla más sobresaliente que resulta de una vida de santidad.

Como puedes ver, hay suficientes buenas razones para cerrar la brecha entre lo que Dios espera de nosotros y nuestra propia experiencia. Fuimos hechos para compartir de su santidad-no sólo en el cielo, sino aquí en la tierra. Paso a paso, podemos aprender a vencer el pecado y a vivir de una manera que refleje más y más la gloria y el carácter de Dios.

En este primer capítulo hemos tratado de estimular tu apetito por la santidad. Comenzando con el Capítulo Dos, vamos a empezar a formar el marco bíblico necesario para una vida santa y feliz.

Discusión en Grupo

  1. ¿Qué síntomas indican que uno está atrapado en la “trampa de la brecha”?
  2. Una cierta brecha entre las normas de Dios y nuestro desempeño es inevitable; pero demasiada, y calificamos como hipócritas. ¿Dónde fijamos el límite?
  3. ¿Cómo es que nuestra santificación es tanto historia pasada como esperanza futura?
  4. El temor del Señor, dice el autor, es una “precondición para la intimidad con Dios” (página ). ¿Qué quiere decir?
  5. ¿Hasta qué punto debe un cristiano maduro estar libre de pecado?
  6. Ahora que has terminado este capítulo, ¿cómo explicarías Mateo 5:48 a un nuevo cristiano?

Lectura Recomendada

How to Help People Change 'por Jay E. Adams (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1986)

Saved by Grace por Anthony A. Hoekema (Grand Rapids, MI: Eerdmans Publishing Co., 1989)

Referencias

  1. Jay E. Adams, The Biblical View of Self-Esteem, Self-Love, Self-Image (Eugene, OR: Harvest House Publishers, 1986), p. 78.
  2. Oscar Cullman, Christ and Time (Philadelphia, PA: The Westminster Press, 1964), p. 3.
  3. John Piper, The Pleasures Of God (Portland, OR: Multnomah Press, 1991), p. 147.
  4. Ern Baxter, taped message, “Sanctification,” n.d.
  5. Citado en Gathered Gold, John Blanchard, ed. (Welwyn, Hertfordshire, England: Evangelical Press, 1984), p.146.
  6. J.C. Ryle, Holiness (Welwyn, Hertfordshire, England: Evangelical Press, 1879, reprinted 1989), p. 39.
  7. Anthony A. Hoekema, Saved by Grace (Grand Rapids, MI: Eerdmans Publishing Co., 1989), pp. 192-93.
  8. Jerry Bridges, The Practice of Godliness (Colorado Springs, CO: NavPress, 1983), pp. 15-20.
  9. Ibid., p. 24.
  10. Ibid., p. 26.
  11. J.I. Packer, Concise Theology (Wheaton, IL: Tyndale House, 1993), p. 169.
  12. Sinclair Ferguson, A Heart for God (Colorado Springs, CO: NavPress, 1985), p. 129.
  13. R.A. Muller, The International Standard Bible Encyclopedia, Volume Four (Grand Rapids, MI: Eerdmans Publishing Co., 1988), p. 324.
  14. William Hendriksen, New Testament Commentary: Philippians (Grand Rapids, MI: Eerdmans Publishing Co., 1962), p. 176.
  15. Citado en Gathered Gold, p.148.
  16. Louis Berkhof, Systematic Theology (Grand Rapids, MI: Eerdmans Publishing Co., 1941), p. 52.
  17. Reference missing from original

Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas