¿Cómo explicarle sobre el amor de Dios a un niño que está sufriendo?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Niños
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: How can I explain God's love to a suffering child?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Niños
Una parte de la serie Ask Pastor John

Traducción por Carina Alejandra Rojas


'La siguiente es una copia editada del audio.

¿Cómo explicarle sobre el amor de Dios a un niño que está sufriendo?

Mi conjetura es que los niños, tal vez incluso más que los adultos, son capaces de entender que la liberación final de Dios va a compensar todo el dolor del presente. Puede que no sean capaces de captar con gran complejidad el hecho de que en este preciso momento el amor de Dios se manifiesta en y por medio del sufrimiento. Pero un niño puede sin duda entender que algún día Dios le quitará de encima ese sufrimiento, tal y como él lo prometió. Puede que no sepamos el porqué, pero él se lo llevará y te recompensará de tal forma que hará que todos tus sufrimientos parezcan como si no lo fueran. El va a darte todo cuanto necesitas por siempre jamás ─ por millones y millones de años ─ y serás feliz tanto como puedas serlo.

Por lo tanto, me aseguraría de comunicarle a un niño que si el pone su confianza en Jesús entonces su enfermedad, su dolor, les serán quitados. En Apocalipsis 21 podemos leer esto, “y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.”

En segundo lugar, creo que es importante decirles que estas cosas malas en el mundo ─ la calamidad que ha caído sobre ti, sobre los niños que te rodean, y sobre el resto del mundo ─ están en este mundo por causa del pecado. Dios dispuso que la creación caiga en inutilidad. Y Satanás se aprovecha de eso, y el pecado también lo hace. Dios ha llamado al sufrimiento y lo permite en nuestras vidas por causa del pecado. El dolor que experimentas no es necesariamente un resultado directo de tu propio pecado, pero es debido al pecado de la humanidad y al pecado de todos nuestros corazones que existe el mal en el mundo. Así que, ¡Aléjate del pecado! Recibe el perdón, arrepiéntete, abraza al Salvador y ruega ser sanado. Y si la sanación no viene ahora, vendrá más tarde.

Y la tercer cosa que le diría ─ y esta depende de la capacidad del niño (tendrá que discernir) ─ Es que Dios, a través del sufrimiento, construye un increíble carácter, fe, amor y una mayor profundidad. Ahora mismo podría señalar a personas que conozco y que han tenido 23 cirugías debido a horrendas dificultades en su nacimiento y que, hasta el día de hoy, sufren significativamente por causa de esto. Sin embargo, ellas son algunas de las personas más profundas, sabias, amorosas, pacientes y que más ministran a otros que yo conozca; y esto es debido a lo que ellos han tenido que sufrir y por lo que han tenido que atravesar en sus vidas. Por otro lado, si te cruzas con alguien a quien nunca le han ido mal las cosas, quien difícilmente haya experimentado el dolor, la tristeza o decepción, verás que estas personas son por lo general bastante superficiales. Puede resultar difícil para el niño entender esto, pero puedes decirle que Dios está haciendo por el lo que nadie más puede hacer. El va a hacer de ti una persona especial.

Quizá usted haga como Helen Roseveare y tome una rosa ─ una rosa roja y de tallo largo ─ y la sostenga delante del niño. Luego tomando un cuchillo le dice, “Esta rosa roja es lo que tu podrías haber sido si no pasaras por este padecimiento o este dolor.” Entonces comienza a cortar la rosa. Y quita toda la corteza verde de esta rosa roja de tallo largo. Y dice, “Esto es lo que Dios está haciendo, y que a menudo duele.” Luego quita las espinas. Y por último corta la flor y afina una de las puntas. Lo que el niño finalmente verá delante de él es una flecha blanca, derecha y afilada. La rosa se convirtió en una flecha que puede colocarse en un arco y ser lanzada al corazón de alguien o bien, a la cara del enemigo, algo que una rosa ordinaria nunca podría hacer.

Escuché esa ilustración de Helen Roseavere mientras hablaba sobre la destrucción de algunos jóvenes en Sudáfrica en 1950. Ella mostró con esta ilustración cómo Dios usó el asesinato de estos jóvenes para llevar a cabo grandes propósitos que no se habrían logrado de otra manera.

Así que un niño puede recibir ayuda de algún tipo de ilustración práctica visual como ésta, mostrándole que Dios lo va a convertir en alguien extraordinariamente útil si se aferra a Él.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas