¿Por qué cantar canciones tristes cuando no lo estoy?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Matthew Westerholm
Indice de Autores
Leer más sobre Alabanza
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Why Sing Sad Songs When I Don’t Feel Sad?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Matthew Westerholm sobre Alabanza

Traducción por Laura Coloma


Soy una persona alegre por naturaleza. Cuando estoy enfermo, por ejemplo, nunca quiero hablar de cómo me siento porque odio darle vueltas a detalles deprimentes. De hecho, uno de mis compañeros de trabajo me describió como un “optimista patológico.” Todavía no estoy seguro si fue un cumplido.

Así que se pueden imaginar mi incomodidad inicial cuando leí los salmos de lamentos y sentí la pena que aparece en ellos y en otras partes de la Biblia. Como creo que la Biblia es beneficiosa (2 Timoteo 3:16) y estoy consciente que el mismo Jesús citó salmos de lamentos (por ejemplo Salmo 22:1 en Mateo 27:46 y Marcos 15:34), empecé a incluir confesión y lamento en mis planes de servicio de oración. Pero pueden ver cómo resonó en mí cuando uno de los miembros de mi iglesia vino a hablar conmigo. “¿Por qué debo cantar canciones tristes cuando no lo estoy?” preguntó.

Contenido

¿Qué es un lamento?

El lamento es el resultado del reconocimiento de dos verdades. Primero, el lamento reconoce que existe el mal y causa sufrimiento. Alguien que se lamenta testifica que el mal es una perversión y no la forma como debe ser la buena creación de Dios. Isaías escribe, “¡Ay de los que llaman al mal bien”! (Isaías 5:20). El lamento ve al mal y lo llama mal. Se niega a ignorar o a restar importancia al mal o a trivializar el sufrimiento que causa.

Segundo, el lamento reconoce la dependencia de Dios porque el mal está más allá del poder de solución de cualquiera. El lamento es testimonio fuerte y fiel que mira hacia Dios como el único capaz de conquistar el mal y finalmente aliviar el sufrimiento. Desde su raíz, es una forma de lucha y protesta. Tremper Longman, especialista en el Viejo Testamento, dice, “Los lamentos son oraciones de víctimas que no aceptan simplemente su sufrimiento.”

¿Por qué deben lamentarse los cristianos?

Para responder a la pregunta del miembro de mi iglesia, quise meditar en por qué es adecuado y hasta necesario para los cristianos lamentarse, tanto en oración colectiva como en oración privada. Aquí aparecen cuatro razones.

1. Algo en nuestra vida es triste.

Nuestra vida emocional es muy complicada para ser completamente feliz o completamente triste. En todo momento del día, una revisión profunda revela razones para alegrarse o lamentarse. Cuando sufren por alguna circunstancia o se lamentan por tendencias pecadoras, el lamento responde reconociendo esos males y llevándolos al Único que puede ayudar.

2. Vivimos en un mundo destrozado.

El autor de Eclesiastés escribe, “Observé todas las opresiones que se cometen bajo el sol; y he aquí, vi las lágrimas de los oprimidos, sin que tuvieran consolador; en manos de sus opresores estaba el poder, sin que tuvieran consolador.” (Eclesiastés 4:1)

El simple hecho de ver las noticias o interactuar en las ciudades en las que vivimos brinda razones innumerables para lamentarnos. Aun cuando cada circunstancia varía en cercanía a nosotros, cualquier ejemplo de pecado debe hacernos sufrir. Expresar dolor es parte de ser testigo fiel de la actual situación de desastre de nuestro mundo. En este sentido, sufrimos porque estamos atrapados entre el Edén y la Nueva Jerusalén. El lamento lleva ese dolor y pena a Dios.

3. Alguien de nuestra familia eclesiástica está llorando.

No importa el tamaño de nuestra iglesia, es muy probable que alguien (tal vez muchas personas) haya tenido una semana especialmente difícil. Tal vez esa dificultad es aguda y la razón para sufrir acaba de llegar en forma de una enfermedad, desempleo o pérdida. Tal vez esa dificultad consiste en una prueba continua contra la cual están luchando por perseverar. El apóstol Pablo nos dice, “Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran” (Romanos 12:15). El lamento colectivo anima a los cristianos que sufren pues su familia eclesiástica está con ellos mientras esperan el rescate del Señor.

4. Un día todo el llanto se convertirá en risa.

Jesús dijo, “Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis” (Lucas 6:21). En formas que trascienden nuestra capacidad de imaginación, Dios ha prometido reconstruir este mundo destrozado. Ha prometido curar a su pueblo y acabar con las lágrimas de tristeza. Así que el sufrimiento no es el destino final del creyente, sino una experiencia temporal.

Entonces, ¿por qué debemos cantar lamentos cuando no estamos triste? Porque el lamento no es simplemente un expresión, la efusión de un corazón melancólico. Y el lamento definitivamente no es desobedecer el doble mandamiento de Pablo en Filipenses 4:4, “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocijaos! El lamento toma el sufrimiento simple y le agrega protesta. Sabe a quién protestar – al Único que puede hacer algo contra el mal que nos hace sufrir. Y al hacerlo, se regocija en él.

Debido al pecado y a la destrucción de nuestros corazones tenemos razones para lamentarnos. Y a causa del pecado y la destrucción de nuestra iglesia y el mundo, tenemos razones para lamentarnos. Sobre todo, por el amor de nuestro Dios salvador, tenemos una invitación a traer nuestra tristeza melancólica como protesta y apelar ante nuestro Dios. El Dios que invita a nuestros lamentos nos puede rescatar. Y sin duda lo hará.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas