¿Qué si nuestra muerte es disciplina?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Muerte & Morir
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: What If Our Dying Is Discipline?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Muerte & Morir
Una parte de la serie Taste & See

Traducción por Misael Susaña


Meditación sobre 1 Corintios 11:29-32

Junto al vivir por Cristo, morir por Él es la cosa más difícil de hacer. Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir. El asunto es fe. ¿Confiaremos en Él hasta el final? ¿Descansaremos en Su gracia, y no entraremos en el pánico de que estamos destinados al infierno? ¿Seremos capaces de manejar el temor de que nuestra muerte sea castigo, y el preludio de perecer? ¡Oh, cuántas son las dudas sembradas por el maligno! Debemos aprender cómo ahuyentarlo con la espada del Espíritu, la Palabra de Dios. Así que, aquí está otra parte de tu defensa.

Asumamos que tú has pecado en una manera temeraria, y que Dios está disgustado. Y supongamos que por esto somos “disciplinados” o “juzgados” con alguna enfermedad por el Señor. Ten cuidado. Yo no digo “castigado” en el sentido de cargar con la penalidad por el pecado. Cristo cargó la penalidad por todos nuestros pecados (1 Pedro 2:24). Más bien, yo digo “disciplinado” en el sentido de la reprensión, la corrección, la purificación y la preservación de pecados peores.

¿Pero qué de la muerte? ¿Realmente Dios nos daría muerte como parte de tal disciplina? El apóstol Pablo dice que Dios algunas veces hace esto. Tratando con el pecado en la Cena del Señor, él escribe:

“Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen [esto es, han muerto]. Pero si nos juzgáramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. Pero cuando somos juzgados, el Señor nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo” (1 Corintios 11:29-32).

En otras palabras, algunas veces debilitarse y enfermare y aún morir son la disciplina del Señor. Y el propósito no es condenación. Eso pasó en la cruz. Ahora para nosotros no hay condenación (Romanos 8:1). El propósito, más bien, es que “no seamos condenados con el mundo (v. 32). En otras palabras, algunas veces la muerte es una liberación disciplinaria para salvarnos de la condenación. “Muchos [han muerto]... para que no seamos condenados con el mundo”.

Esta no es la razón por la que muere cada precioso santo de Dios. No saltes a la conclusión que tu enfermedad o tu muerte se debe a una trayectoria de pecado de la cual Dios debe rescatarte. Pero supón que esto es lo que pasa.

¿Es eso alentador? ¿Pensar acerca de esto te ayudará a morir con más tranquilidad y con una fe y esperanza más grande? Mi respuesta es que todo en la Biblia tiene el propósito de ayudarte a morir y de ser alentador para tu fe a la luz de la verdad (Romanos 15:4).

¿Cómo, entonces, esta verdad nos fortalece para una muerte llena de esperanza? De la siguiente manera: ¿no es una gran amenaza a nuestra paz el pensamiento de que somos pecadores? ¿El pensamiento de que Dios es soberano y podría levantar esta enfermedad no nos amenaza con sentimientos temerosos de que El debe estar contra nosotros? ¿Y cómo manejaremos estos temores cuando sabemos que somos pecadores y la corrupción permanece en nosotros? En esos momentos buscamos aliento de la Biblia, que Dios está dispuesto a salvar a creyentes que han pecado y son muy imperfectos.

Sin embargo, sabemos que Dios es santo y odia el pecado, aún el pecado cometido por Sus hijos. También sabemos que Dios disciplina a Sus hijos con experiencias dolorosas (Hebreos 12:11). No estamos entre aquellos que dicen que Dios no tiene nada que ver con las dolorosas experiencias de la vida. Así que buscamos ayuda y esperanza de la completamente realista Palabra de Dios. Y la encontramos en 1 Corintios 11:32, que aun la muerte de los santos –lo cual es “disciplina” y “juicio”– no es condenación, sino salvación. Dios se está llevando a este santo pecador porque Él lo ama tanto que no lo dejará continuar en el pecado.

Este es nuestro solido aliento. Lo que éste dice a todos nosotros es: no necesitamos tener la certeza de si el tiempo de nuestra muerte se debe a nuestro pecar, o a la crueldad del maligno (Apocalipsis 2:10), o a otros sabios propósitos de Dios. Lo que necesitamos es la profunda seguridad de que aun si mi muerte se debe a mi propia necedad y pecado, puedo descansar con tranquilidad en el amor de Dios. En ese momento, estas palabras serán inmensurablemente preciosas: el Señor nos disciplina para que no seamos condenados”.

Aprendiendo a morir con todos ustedes,

Pastor John.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas