¿Resoluciones del Año Nuevo? Uy.

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: New Year's Resolutions? Oops.

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación & Crecimiento
Una parte de la serie Taste & See

Traducción por Javier Matus


Esta es la última semana del primer trimestre de 1981. ¿Cómo le va en sus resoluciones de Año Nuevo? No, no voy a permitir que las olvide. ¿Qué? ¿Olvidó cuáles eran? ¿Las anotó? Vea si puede encontrar el papel. No, no se desanime. Hoy es el comienzo del resto de su vida. Tome 5 minutos tranquilos y haga varias resoluciones del “segundo trimestre”. Entonces haremos un recuento a finales de junio. Como Pablo dijo: “Olvidando ciertamente lo (los fracasos) que queda atrás, y extendiéndome a la meta, prosigo…” Seamos un pueblo que prosigue.

Josué 7 es un capítulo sobre cómo tratar con los fracasos del pasado. Acán desobedeció a Dios y se guardó parte del botín que no debía. Así que a Israel lo derrotan en su siguiente batalla. Josué queda devastado. Él rasga su camisa, se tira al suelo y se lamenta ante Dios. Dios llega de una manera increíblemente franca, y simplemente dice: “Levántate; ¿por qué estás en el suelo? Israel ha pecado. Es por eso que fue derrotado. Levántate y deshazte del pecado” (vv.10-13).

Está bien, entonces no andemos lamentando todos nuestros fracasos. Levántese. Arrepiéntase. Quite el pecado. Y prosigamos hacia Hai: “No temas ni desmayes…yo he entregado en tu mano al rey de Hai” (8:1). Renueve el pacto de Año Nuevo o haga uno nuevo. Escríbalo. Péguelo en el espejo del baño. Póngale una fecha límite. Y asegúrese de agregar esta cláusula de contingencia: “Si fracaso, no me sumiré en la desesperación. Yo animaré a mi corazón en la misericordia de Dios, me arrepentiré y comenzaré de nuevo.” La vida futura es extremadamente preciosa. Las posibilidades del servicio gozoso son demasiado grandes para dejarse paralizar por el pasado.

Pastor John


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas