ʕPor Qué la Gente se Resiste a Ir a las Misiones?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Misiones
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Why Are People Reluctant to Go into Missions?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Misiones

Traducción por Laura Coloma

Cuando hablé en las Misiones en el Salón Principal el domingo en la noche, traté de dar una respuesta bíblica a los posibles obstáculos en el camino de algunas personas que puedan alejarlos de seguir hacia adelante con las misiones. Mi oración es que Dios utilice estas respuestas para llamar a más de ustedes a ir. Aquí están ocho objeciones y una respuesta bíblica.

1. “No soy lo suficientemente inteligente.”

ʕDónde está el sabio? ʕDónde el escriba? ʕDónde el polemista de este siglo? ʕNo ha hecho Dios que la sabiduría de este mundo sea necedad? Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen.” (1 Corintios 1:20-21)

“Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte.” (1 Corintios 1:26-27)

2. “ Mi cuerpo y mi personalidad no son lo suficientemente fuertes.”

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros.” (2 Corintios 4:7)

“Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo: porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” (2 Corintios 12:9-10)

3. “No soy un buen orador.”

“Pues Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio, no con palabras elocuentes, para que no se haga vana la luz de Cristo.” (1 Corintios 1:17). Entonces Moisés dijo al Señor: Por favor Señor, nunca he sido un hombre elocuente, ni ayer ni en tiempos pasados, ni aun después de que has hablado a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua. Y el Señor le dijo: ʕQuién ha hecho la boca del hombre? ʕO quién hace al hombre mudo o sordo, con vista o ciego? ʕNo soy yo, el Señor? Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que has de hablar.” (Ѐxodo 4:10-12)

4. “Tengo miedo de los horrores que leo en el periódico.”

“Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el Diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. Pero resistidle firmes en la fe, sabiendo que las mismas experiencias de sufrimiento se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.” (1 Pedro 5:8-10)

5. “Tengo miedo de no ser fructífero.”

Tu responsabilidad no es ser fructífero sino ser fiel. “Decía también: El reino de Dios es como un hombre que echa semilla en la tierra, y se acuesta y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece; cómo, él no lo sabe. La tierra produce fruto por sí misma; primero la hoja, luego la espiga, y después el grano maduro en la espiga. Y cuando el fruto lo permite, él enseguida mete la hoz, porque ha llegado el tiempo de la siega.” (Marcos 4:26-29)

“Yo planté, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que ni el que planta ni el que riega es algo, sino Dios, que da el crecimiento.” (1 Corintios 3:6-7)

6. “Hay mucho que hacer aquí.”

Cierto, pero existe una división del trabajo y Dios llama a algunos a las MISIONES, no sólo a evangelizar. La diferencia se ve en Romanos 15:19-24: “ con el poder de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén y por los alrededores hasta el Ilírico he predicado en toda su plenitud el evangelio de Cristo. De esta manera me esforcé en anunciar el evangelio, no donde Cristo ya era conocido…Ahora, no quedando ya más lugares para mí en estas regiones…Cuando vaya a España iré a vosotros.”

ʕ Cómo pudo decir Pablo que no había cabida para trabajar cuando había millones de personas en la región por evangelizar? Porque evangelización no es misiones.

7. “No estoy casado.”

La mejor esposa (o) se encuentra en el camino a la obediencia. “Mujer (hombre) hacendosa (o), quién la (lo) hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.” (Proverbios 31:10). El encuentro es extremadamente difícil. Ocurrirá en el camino a la obediencia.

8. “Tengo miedo que al llegar me dé cuenta que cometí un error y regrese a casa avergonzado.”

ʕQué es peor, vergüenza por haber intentado seguir a Cristo en las misiones, o miedo a atreverse? La vergüenza ante otros por cometer un error no te lastimará, te hará más humilde y puede hacerte más útil ante cualquier situación nueva. Pero el temor te hará inútil en todas partes.

Toma en cuenta Eclesiastés 11:4 y lo que dice respecto a correr riesgos: “ El que observa el viento no siembra, y el que mira las nubes no siega.” Lo que quiere decir: si no corres el riesgo de sembrar cuando la semilla puede ser soplada y de segar cuando la lluvia puede arruinar la cosecha, pasarás hambre.

Oh, qué valiosa es la palabra liberadora de Dios,

Pastor John


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas