¿Qué es la gloria de Dios?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: What Is God’s Glory?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación y Crecimiento
Una parte de la serie Ask Pastor John

Traducción por Javier Matus


Transcripción de audio

La gloria de Dios es un gran asunto en las Escrituras. Y eso lo convierte en un gran asunto para nosotros aquí en Deseando a Dios. A lo largo de los años, aquí hay unas pocas maneras en las que el pastor John ha descrito la importancia de la gloria de Dios.

Él dijo cosas como esta: “La vindicación de la gloria de Dios es el fundamento de nuestra salvación, y la exaltación de la gloria de Dios es la meta de nuestra salvación”. En otro lugar: “La gloria de Dios es la meta de todas las cosas”. En otro lugar: “La gloria de Dios es la meta unificadora de la historia”. En otro lugar dijo: “La gloria de Dios es la fuente y la suma de todo el gozo pleno y duradero”. Y así sucesivamente.

Estas son palabras fuertes. Pero ¿qué es exactamente la gloria de Dios? ¿Qué queremos decir con eso? Es una pregunta que el pastor John buscó responder en su sermón “A Él sea la gloria para siempre”, predicado el 17 de diciembre de 2006. Aquí hay un fragmento de lo que dijo:

Haciendo lo imposible

Definir la gloria de Dios es imposible, digo yo, porque se parece más a la palabra “belleza” que a la frase “pelota de baloncesto”. Así que, si alguien dice que nunca ha oído hablar de una pelota de baloncesto, no sabe qué es una pelota de baloncesto y dice: “Define una pelota de baloncesto”, eso no sería difícil de hacer para ti.

Usarías tus manos y dirías: “Bueno, es como una cosa redonda hecha de cuero o goma y de unos veintidós o veinticinco centímetros de diámetro y la inflas. La inflas para que quede bastante dura. Y luego puedes rebotarla de esta manera y puedes lanzarla a la gente y puedes correr mientras lo haces. Y luego está este aro al final. Solía ser una cesta. Y tratas de lanzar la pelota a través del aro, y por eso se llama baloncesto”. Tendría una muy buena idea de lo que es. Podría identificar una y diferenciarla de un balón de fútbol soccer o un balón de fútbol americano.

No puedes hacer eso con la palabra “belleza”. Hay algunas palabras en nuestro vocabulario con las que podemos comunicarnos, no porque podamos decirlas, sino porque las vemos. Podemos señalar. Si señalamos suficientes cosas y vemos suficientes cosas juntas y decimos: “Eso es, eso es, eso es”, podríamos tener un sentido común de la belleza. Pero si tratas de poner la palabra “belleza” en palabras, sería muy, muy difícil.

Apuntando a la gloria

Lo mismo con la palabra “gloria”. Entonces, ¿cómo lo haré? Tienes que intentarlo porque no podemos dejarlo para que las personas lo averigüen por su cuenta. Así que aquí está la forma en la que voy a tratar de hacerlo. Voy a tomarla y contrastarla bíblicamente con la palabra “santo” y preguntar: “¿Cuál es la diferencia entre la santidad de Dios y la gloria de Dios?”. Al hacer eso, creo que entenderemos un poco de la naturaleza de este término, la gloria de Dios. Entonces, así es como voy a tratar de hacerlo.

Pienso que la santidad de Dios es, creo, Él estando en una clase por Sí solo en Su perfección y grandeza y valor. Su perfección y Su grandeza y Su valor son de una categoría tan distinta y separada —nos han enseñado que “santo” significa “separado”— que Él está en una clase por Sí solo. Él tiene infinitas perfecciones, infinita grandeza e infinito valor.

Su santidad es lo que Él es como Dios que nadie más es. Es Su cualidad de perfección que no se puede mejorar, que no se puede imitar, que es incomparable, que determina todo lo que Él es y no está determinado por nada que no esté fuera de Él. Significa Su valor infinito, Su valor intrínseco, infinito, Su valía intrínseca, infinita.

Ahora, cuando Isaías 6:3 dice que los ángeles están clamando: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos” —lo siguiente que dicen es esto— “toda la tierra está llena de Su” —y puede que hayas esperado que dijeran “santidad”. Y no dicen “santidad”. Dicen “gloria”.

Intrínsecamente santo, intrínsecamente santo, y toda la tierra está llena de Su gloria, de la cual remarco una definición al decir que la gloria de Dios es la belleza manifiesta de Su santidad. Es hacer pública Su santidad. Es la forma en que Él pone Su santidad en exhibición para que la gente la comprenda. Así que la gloria de Dios es la santidad de Dios manifestada.

Escucha esta palabra de Levítico 10:3. Dios dice que Se mostrará santo entre los que están cerca de Él y que será glorificado ante todo el pueblo. “Me santificaré”, dice. “Y en presencia de todo el pueblo” —dilo de otra manera— “seré glorificado”. Así que, ver, comprender y tener en cuenta Su santidad y, en cierto sentido, percibirla, es ver la gloria y, por lo tanto, glorificarlo.

Definiendo lo imposible

Así que aquí hay un intento de definición. La gloria de Dios es la belleza infinita y la grandeza de las multiformes perfecciones de Dios. La belleza infinita —y me estoy centrando en la manifestación de Su carácter y Su valor y Sus atributos— todas Sus perfecciones y grandezas son hermosas cuando se ven, y hay muchas de ellas. Por eso utilizo la palabra “multiforme”.

Así que aquí está en otra frase. La gloria de Dios es la belleza infinita y la grandeza de Sus multiformes perfecciones.

En el mismo sermón, el pastor John concluyó así:

Los cielos están declarando la gloria de Dios (Salmo 19:1). ¿Qué significa eso? Significa que Él nos está gritando. Él grita con nubes. Él grita con la extensión azul. Él grita con oro en los horizontes. Él grita con galaxias y estrellas. Él está gritando. “Soy glorioso. Abre tus ojos. Es así, solo que mejor si Me conoces”.

Y, la Biblia dice: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; ¡toda la tierra está llena de Su gloria!” (Isaías 6:3). Si tuvieras ojos para ver en esta sala, verías la gloria de Dios en todas partes. Necesitamos ojos. Necesitamos ojos más que nada. El dios de este mundo ha cegado las mentes de los incrédulos para evitar que vean la luz del conocimiento de la gloria de Cristo en el evangelio (2 Corintios 4:4-6).

Así que pregunto: “¿Lo ves? ¿Te encanta?”. Fuiste hecho para esto. En lo profundo de tu corazón, si eres una persona totalmente desinteresada sentada allí esta noche solo deseando que termine el servicio, llegará un día, espero que esta noche, cuando se raspe lo suficiente de la costra para que digas: “Soy hecho para esto. Por eso existo para verlo. Todo apunta a eso. Toda la gloria que pensé que era tan atractiva va hacia allá. Todo esto es cáscaras y cenizas. Él tenía razón. La Biblia tenía razón. Jesús tenía razón”.

Espero que no sea demasiado tarde cuando eso te suceda.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas