¿Qué estás esperando?

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Jon Bloom
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: What Are You Waiting For?

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Jon Bloom sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Javier Matus


Los hijos de Dios siempre están esperando en Él por algo.

Esperamos que Dios cumpla ciertas promesas (Hebreos 6:15), que nos libere de nuestros enemigos (Salmo 27:11, 14), que provea nuestras necesidades materiales (Filipenses 4:19), que nos rescate cuando tengamos problemas (Salmo 40:1), que nos libre de todo tipo de temores (Salmo 34:4), que renueve nuestra fuerza espiritual cuando estamos cansados (Isaías 40:31), que nos libre de la depresión y el abatimiento (Salmo 88:1, 6), que traiga rectitud y justicia cuando surja la iniquidad y la injusticia (Isaías 26:8), que redima nuestros cuerpos quebrantados y fallidos (Romanos 8:23) y finalmente que conceda el regreso de Jesús (Tito 2:13).

Aprender a esperar en Dios es un ejercicio crucial del desarrollo de la fe y una vitrina que exhibe fe. Por eso lo experimentamos con frecuencia. Pero debido a que las cosas por las que estamos esperando en Dios son a menudo cosas que deseamos profundamente, podemos preocuparnos tanto por ellas que descuidamos las cosas que Dios nos ha encomendado que hagamos ahora.

¿Entonces, qué estás esperando?

Contenido

Mantén las cosas en perspectiva

El Salmo 37 es una canción de consejo del alma para los santos que esperan. Fue compuesto por el rey David, un esperador experimentado. En el salmo, él describe la ansiedad y la confusión potencialmente debilitantes que experimentamos mientras esperamos en Dios.

El contexto del salmo es la experiencia desconcertante de los “justos” (aquellos que aman, temen y confían en Dios) que permanecen, o languidecen, en alguna experiencia de privación o injusticia, esperando que Dios actúe. Mientras tanto, los “malos” (aquellos que no aman, temen ni confían en Dios) están prosperando. Pero no siempre solo envidiamos a los malos prósperos; también podemos envidiar a los justos prósperos. Entonces, el salmo se puede aplicar en cualquier lugar donde somos tentados a ser pecaminosamente ansiosos o envidiosos en nuestra espera.

Lo primero que David dice es esto: “¡No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad! Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se secarán” (Salmo 37:1-2). Las variaciones en este punto se repiten a lo largo del salmo. El punto de David es mantener las cosas en perspectiva eterna.

La vida terminará rápidamente —tanto para los justos como para los malos. Pronto todas las cosas que hemos esperado aquí estarán en el pasado. “No existirá el malo” y “los justos heredarán la tierra…para siempre” (Salmo 37:10, 29). La impaciencia y la frustración “excita a hacer lo malo” (Salmo 37:8) —la envidia malvada hacia el malo cuya prosperidad se desvanecerá como el humo (Salmo 37:20) o la envidia malvada “no espiritual” y "demoníaca” de otros cristianos (Santiago 3:14-15).

La verdad es que, en realidad, la mayor parte de nuestras vidas se dedican a muchas cosas que Dios quiere que hagamos mientras Lo esperamos por algunas cosas significativas. No tenemos mucho tiempo en la vida. No queremos desperdiciarla siendo innecesariamente ansiosos y preocupados por lo que no tenemos o no hemos hecho.

Llamado a la confianza

Cuando se trata de esperar, esto es lo que Dios quiere que hagamos:

Espera en Jehová, y guarda su camino, y Él te exaltará para heredar la tierra; cuando sean destruidos los pecadores, lo verás. (Salmos 37:34)

El equivalente del Nuevo Testamento lo dice de esta manera:

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros. (1 Pedro 5:6-7)

La humilde espera es así: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él” (Salmo 37:7). Y, sí, esto puede ser difícil. Dios sabe esto. Es por eso que la Biblia está repleta de ejemplos de cómo es la espera difícil. Dios quiere que sepamos que Él entiende, y quiere que creamos que “al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23). Es posible esperar en la paciente paz de la fe.

Confía en Dios, haz el bien

Pero Dios tiene mucho más para nosotros que simplemente esperar en Él. Él tiene mucho para nosotros para hacer ahora, justo donde estamos:

Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. (Salmo 37:3)

Confiar en el Señor —echar, no cargar, nuestras ansiedades— nos libera para vivir contentos, sea cual sea nuestra situación (Filipenses 4:11-13), y para fielmente hacer “bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (Gálatas 6:10). Cuando nos alejamos de lo que estamos esperando y miramos a nuestro alrededor, ¡descubriremos más oportunidades de hacer el bien —en este momento, donde estamos— de lo que podríamos hacer!

Están las propias palabras de Dios para almacenar en nuestros corazones (Salmo 119:11), hay necesidades abrumadoras a nuestro alrededor por el cual orar (Efesios 6:18), hay santos afligidos y endechados para consolar (2 Corintios 1:4), hay santos desanimados para alentar (1 Tesalonicenses 5:14), está la misión de una iglesia local para adoptar (1 Pedro 4:10), hay vecinos para amar lo suficiente como para buscar con bondad y misericordia (Gálatas 5:14), están los pobres para no olvidar (Gálatas 2:10) y misioneros para apoyar (2 Corintios 9:10-12).

Nos puede parecer que las cosas que estamos esperando de Dios son las principales. Pero algún día podríamos descubrir que el fruto más importante jamás producido en nuestras vidas vino por fielmente hacer el bien mientras esperábamos.

Deléitate en el Señor

¿Entonces, qué estás esperando ? ¿Y cómo estás esperando?

Estas son buenas preguntas para hacernos. Donde Dios nos ha llamado a esperar en Él, ¿estamos esperando en la paciente paz de la fe o con una ansiedad pecaminosa que está consumiendo el tiempo y la energía que Dios quiere que usemos en otra parte? Si esta última es nuestra experiencia, David nos da el antídoto: “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmo 37:4).

El deleite en Dios nos libera de la anticipación llena de ansiedad porque cambia nuestro enfoque de lo que estamos esperando a Quien estamos esperando (Salmo 39:7). “Oh Jehová, Te hemos esperado; Tu nombre y Tu memoria son el deseo de nuestra alma” (Isaías 26:8). Cuando Dios es el deseo de nuestros corazones, podemos estar seguros de que Dios nos dará los deseos de nuestros corazones.

Esperar en Dios es una parte de la vida cristiana —una parte constante. Queremos aprender a esperar bien. Y parte de esperar bien es no permitir que nuestro esperar en Dios nos distraiga del bien que Dios quiere que hagamos mientras esperamos.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas