15 oraciones para el poder de Dios

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: 15 Prayers for God’s Power

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación & Crecimiento

Traducción por The Gospel Coalition


Me encanta la fuerza. Me encanta la palabra "poderoso", como en "poderosa mujer de Dios", y "poderoso hombre de Dios." Me encanta escuchar que "Moisés era poderoso en sus palabras y obras" (Hechos 7:22), y que Apolos era "poderoso en las Escrituras" (Hechos 18:24).

Me encanta cuando Pablo dice: "actuad como hombres, sed fuertes" (1 Corintios 16:13), o: "Sed fuertes en el Señor y en el poder de su fuerza" (Efesios 6:10), o: "Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús", (2 Timoteo 2:1).

Pero no nos engañemos, el camino hacia esta fortaleza no es la misma senda que lleva hacia el poder y el orgullo del hombre. Es el camino de una guerra incesante contigo mismo. El poder más grande del mundo entre los seres humanos es el poder de no pecar. El poder de la santidad y el amor.

Así que si estás listo para esto, ¿te unirías a mí en estas 15 oraciones para ser un poderoso hombre o una poderosa mujer de Dios?

  1. Señor, hazme tan poderoso en sabiduría que conozca y pruebe que la cúspide de la fuerza es como la inocencia de un niño (Mateo 18:4).
  2. Señor, hazme tan poderoso en la guerra que derrote cada impulso en mi alma que quiera destruir la paz (Hebreos 12:14, Romanos 14:19, Mateo 5:9).
  3. Señor, hazme tan poderoso en mi dureza contra la amargura que la ternura de mi corazón no sea destruida por las heridas (Oseas 11:08; Efesios 4:32; 1 Pedro 3:8).
  4. Señor, hazme tan poderosamente inquebrantable e inflexible en mi determinación de exaltar a Cristo que pueda doblegarme y llegar a ser de todo para que de todas las personas salve a algunos (1 Corintios 9:22).
  5. Señor, haz mi tronco y mis ramas tan poderosamente resistentes e inquebrantables al viento y la sequía que nunca deje de producir el fruto de la mansedumbre (Gálatas 5:23; Santiago 3:17, 1 Pedro 3:4).
  6. Señor, hazme tan poderoso en el discernimiento del maligno que pueda ver cada oportunidad con el amor de una paloma (Mateo 10:16).
  7. Señor, hazme tan poderosamente impasible ante las punzadas y engaños de la injusticia contra mí que yo pueda sentir y mostrar el milagro de la compasión inmerecida (Lucas 10:23; 15:20; Hebreos 10:34; 1 Pedro 3:8).
  8. Señor, hazme tan poderosamente inquebrantable ante las tentaciones del egoísmo que fluya para siempre la bondad desde mi corazón (2 Corintios 6:6, Gálatas 5:22, Efesios 4:32, Colosenses 3:12).
  9. Señor, hazme tan poderosamente insensible a la dulce tentación de la autocompasión que yo pueda siempre tener recursos para devolver bien por mal (Romanos 12:17, 1 Tesalonicenses 5:15, 1 Pedro 3:9).
  10. Señor, hazme fuerte, con valentía implacable, que yo pueda cortar de mi mano todo rastro de codicia de tal manera que pueda estar contento con lo que tengo (Filipenses 4:11, 1 Timoteo 6:8, Hebreos 13:5).
  11. Señor, fortaléceme con pensamientos felices sobre mis hijos, mi esposa y mi Rey de tal manera que pueda arrancarme los ojos para que no traicionen su confianza y pierda la pureza que ve a mi Dios (Mateo 5:8).
  12. Señor, hazme tan poderoso contra los poderes de la autojustificación que nunca pierda la humildad para arrepentirme y llorar por mi pecado (Santiago 4:9; 5:16).
  13. Señor, hazme tan poderoso en resistir el cebo de la productividad frenética que nunca deje de disfrutar de las tranquilas aguas de la oración y de tu dulce presencia (Salmo 23:2, Isaías 46:10, Lucas 10:42).
  14. Señor, hazme tan poderoso contra la resaca mortal de autosuficiencia que no me avergüence de confiar en tu brazo, como un niño con su padre, en medio de cada ola que azota (Salmo 37:3, 5; Proverbios 3:5, Gálatas 2:20).
  15. Señor, hazme tan poderoso en ver y en saborear las promesas de tu gracia soberana que en todas mis penas no pueda nunca dejar de cantar tus alabanzas (Mateo 5:11-12; Hechos 16:25, 2 Corintios 6:10; 1 Pedro 4:13).

Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas