Adoremos a Jesucristo

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por David Mathis
Indice de Autores
Leer más sobre Jesucristo
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Let Us Adore Him

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por David Mathis sobre Jesucristo

Traducción por Ilduara Escobedo


El Adviento no se trata solo de reconocer a Jesús, sino de adorarlo. La Navidad no es primero sobre el testimonio, sino sobre la adoración. Así que, vengan todos los fieles. Vengan, alegres y triunfantes. Adoremos a nuestro Cristo.

Pero ten cuidado con tu estándar de quién puede venir a la adoración. En el nacimiento de Jesús, no fueron las élites religiosas de la fe bíblica las que doblaron la rodilla en adoración. Más bien, inclinaron su espalda, y fueron los paganos sucios quienes entraron para adorarlo.

Contenido

Todos vosotros fieles

No necesitamos buscar más allá de los magos de Mateo 2 para nuestro modelo de los "fieles". Llamarlos "tres reyes" es exagerado. "Los hombres sabios" es un giro positivo. Estos tipos son más como hechiceros. Miran a las estrellas, son astrólogos paganos, observan quién sabe qué en los cielos, en lugar de las Escrituras, y Dios en su gracia llega a ellos a través del canal mismo de su pecado. Incluso aquí, en el nacimiento de Jesús, él está convirtiendo a los magos en adoradores en todo el mundo. Incluso de la clase sacerdotal de la religión pagana.

No pases por alto el mensaje de los magos: si pecadores como estos pueden acercarse a Cristo y caer en adoración, todos pueden hacerlo. Los astrólogos paganos postrados en adoración son un impresionante emblema que anuncia que todos los pecadores pueden venir.

Alegres y triunfantes

Conoces las líneas desgastadas de Mateo 2:10–11. Pero volvamos a recorrer estos senderos y veamos a los magos adorar al Mesías judío.

Cuando vieron la estrella (descansando sobre el lugar donde estaba el niño), se regocijaron con gran alegría. Al entrar en la casa vieron al niño con María, su madre, y se arrodillaron y lo adoraron. Luego, abriendo sus tesoros, le ofrecieron regalos, oro, incienso y mirra.

Mateo acumula el lenguaje de la alegría para que no lo pasemos por alto. Ellos no solo se regocijaron, sino que lo hicieron excesivamente. Y además, lo hicieron "con alegría", y aún más, "gran alegría".

Tal vez habríamos pensado que los pastores en Lucas 2 son los tipos emocionales locos, mientras que estos astrólogos paganos eruditos mantienen la calma y la serenidad. Pero el lenguaje de la alegría explota aquí en Mateo 2 con mayor entusiasmo que el de Lucas 2 cuando los ángeles anunciaron "buenas noticias de una gran alegría que será para todas las personas" (Lucas 2:10) y los pastores "regresaron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto" (Lucas 2:20). Aquí nuestros magos malvados, Mateo dice, "se regocijaron enormemente con gran alegría".

Ven y míralo

Y tal alegría explosiva no está desconectada de su adoración del niño Jesús. Superar la gran alegría es la materia de la verdadera adoración. La esencia de la adoración no son acciones físicas y meros movimientos de homenaje. En su corazón, la adoración está en "espíritu y verdad", como lo dice Jesús en Juan 4: las cosas verdaderas acerca de Jesús y un espíritu de gran alegría sobre él: mirar a Jesús espiritualmente y regocijarse con gran alegría.

Pero, ¿qué significa aquí que los astrólogos "adoraron" a este niño? ¿Sabían ellos que él era Dios encarnado? ¿Lo estaban adorando como el Dios-hombre? Es posible que simplemente estén rindiendo homenaje a alguien que anticipan que será un gran rey terrenal. Quizá. Tal vez los magos escucharon a los exiliados judíos en Babilonia acerca de la profecía de Balaam en Números 24:17, "Una estrella saldrá de Jacob, y un cetro se levantará de Israel".

Pero parece que algo más está pasando aquí. Si por "adoración", Mateo simplemente se refiere a que le rindieron homenaje, como los sujetos le rinden homenaje a su rey, entonces parece extraño viajar tan lejos y es redundante decir "se arrodillaron". Arrodillarse es la postura física, pero "adorar" es lo que está sucediendo en sus corazones al ver a este rey recién nacido que no solo reinará sobre Israel sino sobre todo el mundo, convirtiéndolos en sus súbditos aunque no sean israelitas.

Adoramos más todavía

Al menos en cierto sentido, están adorando mejor de lo que saben, y Mateo quiere que veamos eso. En el capítulo uno, él ya nos habló de la concepción virginal y de que a este bebé se le llama "Emmanuel, Dios con nosotros" (Mateo 1:23) y que salvará a su gente de sus pecados (Mateo 1:21). Y en este Evangelio, Mateo desplegará la sorprendente historia de cómo este rey nacido niño recorrerá un camino insoportable hacia su reino cósmico, un camino literalmente insoportable, al morir de forma odiosa y sacrificial, en una cruz romana en camino a la gloria.

Y como los cristianos ahora sabemos más, lo adoramos aún más y llegamos a la Navidad con no menos alegría que estos magos emocionalmente entusiasmados. Nuestra adoración de Adviento es mayor que la de estos "hombres sabios" que observaban las estrellas y que la de la escrupulosa élite religiosa de Jerusalén, que conocen sus Escrituras, pero no se arrodillan. Venimos como pecadores, luchadores, inmundos, poco impresionantes, verdaderos astrólogos.

Pero esto no significa que venimos sin alegría aquí a este tercer domingo de Adviento. Más bien, porque es maravillosamente misericordioso, porque su llegada es Gracia Encarnada (Tito 2:11), porque vino a buscar y salvar a los magos perdidos (Lucas 19:10), para curar a los enfermos y llamar a los pecadores (Mateo 2:17), para servir a los quebrantados espirituales (Marcos 10:45) y destruir las obras del diablo (1 Juan 3:8) - venimos alegres y triunfantes. Los pecadores vienen, incluso en una rebelión que contempla las estrellas, tan grande como la nuestra, y adoramos a Cristo el Señor con alegría, regocijándonos enormemente con gran alegría.

Vamos, adorémosle.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas