Ahora su fe vive en mí

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Erica Owen
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Her Faith Now Lives in Me

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Erica Owen sobre Santificación & Crecimiento

Traducción por E. G.


Contenido

El regalo de una abuela temerosa de Dios

La mayoría de los niños que la volvían loca han crecido. Ayudó a criar a su nieta e intentó compartir la figura de Jesús con las mujeres de las tierras de los Apalaches, en Ohio, que no conocían a su Salvador.

Recuerdo cuando la encontraba en el salón, antes de salir el sol, de rodillas, con la Biblia abierta y la cabeza inclinada. Sabía que estaba presenciando el secreto de cómo amaba y vivía cuando se puso de pie. En las páginas de ese libro, su Dios la convenció de que todavía estaba en el proceso de trabajar por un cambio de vida. Lo demostró con la forma en que la cambió.

El primer misionero que conocí

Trabajó para llevar su mensaje a todo el mundo que conocía. Comenzó por ayudar a los que sufren escribiéndoles cartas de ánimo y llamándolos y visitándolos para saber de ellos. Redactó unidades didácticas y exámenes, trabajando sin sueldo como maestra de educación infantil en una escuela administrada por la iglesia. Quería que las adolescentes de su iglesia supieran que el camino de Dios es el más satisfactorio, así que estudió de forma diligente e impartió una clase semanal de discipulado.

En los veranos, ella y yo solíamos meternos en el coche y conducíamos junto a los imponentes arroyos, siguiendo vueltas y revueltas, para visitar a las señoras de las colinas que mastican tabaco y no tienen ni dientes ni una relación con Jesús. En cuanto conocía a alguien, le amaba y quería hacerle partícipe de un amor aún mayor que el suyo.

Mi abuela fue la primera misionera que conocí, aunque nunca salió del sureste de Ohio. Fue la primera persona que me habló sobre Jesús, viviendo su misión justo donde ella estaba. Dios le ayudó a convertir su doloroso arrepentimiento por no haber criado a sus propios hijos en un hogar cristiano dentro de la fe en enseñanzas que recibí sobre Él. Vivía y respiraba la palabra de Dios, embaló su verdad en mi corazón desde el momento en que apenas empecé a hablar. Era la campeona de memorización de versículos a los 3 años en su iglesia gracias a ella.

Yo, como el joven Timoteo, vi primero la fe de mi abuela (2 Timoteo 1:5). Y pronto, su fe se convirtió en mi fe. Este Padre bondadoso, que tuvo compasión de esta niña sin padre, me aceptó como su propia hija. Y mi valiosa abuela estaba arrodillada allí junto a mí como primero reconocí por necesidad y pedí a Jesús salvarme de mis pecados.

Biblia en el arroyo

Unos años más tarde, llamé a su casa para ver había llegado a su casa sana y salva en medio de una tormenta de nieve. Me enteré de que había pasado algo terrible. Mi abuelo no pudo contestarme, pero pedí hablar con mi tío en su lugar.

El coche tuvo que ser retirado con maquinaria de rescate en el arroyo donde se hundió después de haber perdido el control en las carreteras cubiertas de nieve. Se encontraron sus posesiones en el fondo del arroyo después de haberse descongelado.

Recuerdo que alguien me entregó su Biblia. Las páginas, ahora secas, se habían arrugado y quebrado al mojarse. La tuve en mis manos y la abrí para ver sus marcas cubriendo las páginas. La tinta estaba moteada y sus escritos desaparecidos. Yo debía ser la única persona que sabía que antes de que sus páginas se humedecieran por el agua, se habían humedecido por sus lágrimas. Llena de lágrimas de una madre arrodillada que oraba con premura para que sus hijos adultos se acercaran a la fe. Las lágrimas de una amiga interesada en que sus vecinos confiaran en Jesús. Las lágrimas de una abuela llorosa, pidiendo a Dios proteger y hacer crecer a su joven nieta para convertirse en una mujer piadosa.

Aférrense a la gracia

Abuelas, no subestimen su influencia sobre sus nietos. Lo que ven que ustedes valoran y las prioridades que configuran su día a día les enseñan. Lo que usted comenta, y a quién se lo dice, también se comunica.

Puede no gustarle sus vidas domésticas o la manera en que sus padres hacen las cosas, pero por el bien de sus almas y su futuro, ámelos lo suficiente para darles algo más que juguetes, dulces, ropa y viajes. Deles algo que treinta años más tarde, cuando haya muerto y desaparecido, todavía enriquezca su vida y la de los demás por su voluntad, abnegación, sacrificio y persistencia impulsados por gracia.

Pocos podían empatizar con el pesar como mi abuela. Rápidamente aparecían las lágrimas al hablar de su pasado antes de acercarse a Cristo. Y así, con ustedes, queridas atormentadas por la culpabilidad de años desperdiciados y oportunidades perdidas, ella se encontraría con sus ojos llenos de lágrimas, les entregaría un pañuelo y les diría: «¡Aférrense a la gracia! Nada le motivará tanto para servir y amar como darse cuenta ¡de lo mucho que Jesús sirvió y le quiso! La ternura de su trato con usted, persiguiéndola y atrayéndola, será su ejemplo para acercarse a los demás, en su salón, junto al arroyo o entre los bloques de manzanas de la ciudad. No sabe cuánto tiempo tiene, pero sabe que ahora lo tiene. Así, con la gracia ante y tras de usted, no desperdicie poder ejercer de abuela».



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas