Bienaventurados los misericordiosos

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Blessed Are the Merciful

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Santificación & Crecimiento
Una parte de la serie Las Bienaventuranzas

Traducción por Ana Villoslada


Mateo 5:7
“Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia”.

Me gustaría responder cuatro preguntas en el poco tiempo que tenemos para tratar este tema tan importante:

  1. Primero: ¿cómo se vuelve un corazón misericordioso? O, ¿de dónde viene la misericordia?
  2. Segundo: ¿qué es la misericordia? O, ¿cómo es una persona misericordiosa?
  3. Tercero: ¿una persona misericordiosa siempre debe tener misericordia? O, ¿un cristiano puede ser fiscal?
  4. Cuarto: si la salvación es por gracia mediante la fe, ¿por qué solamente los misericordiosos recibirán misericordia de Dios en el día del juicio?

Como puede ver, son preguntas muy prácticas e inmensamente importantes. Para responder a la primera pregunta, vamos a observarla en su contexto más cercano.

Contenido

1. ¿Cómo se vuelve misericordioso un corazón?

Recuerde que la semana pasada vimos que las tres primeras bienaventuranzas en los versículos del 3 al 5 describen el vacío de la persona bienaventurada. Versículo 3: sumido en la pobreza del espíritu, versículo 4: lamentándose por su condición triste y pecaminosa, y versículo 5: aceptando las dificultades y las acusaciones de la vida con mansedumbre y sin defensa. Esta condición de vacío espiritual es seguida en el versículo 6 por un hambre y sed de plenitud de justicia. Luego aparecen tres descripciones sobre cómo abunda la justicia en el corazón del hambriento: misericordia en el versículo 7, pureza en el versículo 8 y paz en el versículo 9.

Por tanto, la respuesta a la primera pregunta es que la misericordia viene de un corazón que primero ha sentido su bancarrota espiritual, ha llegado a lamentarse por su pecado, ha aprendido a esperar con mansedumbre por el tiempo del Señor y a clamar con hambre para que Su obra de misericordia nos satisfaga con la justicia que necesitamos.

La misericordia que Dios bendice es en sí la bendición de Dios. Crece como un fruto en un corazón quebrantado, en un espíritu manso y en un alma que tienen hambre y sed de la misericordia de Dios. La misericordia viene de la misericordia; nuestra misericordia con los demás viene de la misericordia de Dios con nosotros.

La clave para convertirse en una persona misericordiosa es convertirse en una persona quebrantada. El poder para tener misericordia lo encontrará en un sentimiento verdadero en su corazón de que todo lo que usted es se lo debe a Dios y tiene que derivar en misericordia divina. Por lo tanto, si queremos ser personas misericordiosas es imprescindible que cultivemos una visión de Dios y de nosotros mismos que nos ayude a declarar con todo nuestro corazón que cada alegría, virtud y aflicción en nuestras vidas es debido a la gratuita e inmerecida misericordia de Dios.

La segunda pregunta es:

2. ¿Qué es la misericordia?

O, ¿cómo es una persona misericordiosa? En ocasiones observar algo desde el ángulo contrario nos puede ayudar a entenderlo mejor. Por eso he intentado encontrar comparaciones de misericordia con lo contrario. Mateo y Lucas nos dan algunos ejemplos muy útiles, vayamos primero a Mateo 9:10–13:

“Y sucedió que estando Él sentado a la mesa en la casa, he aquí, muchos recaudadores de impuestos y pecadores llegaron y se sentaron a la mesa con Jesús y sus discípulos. Y cuando vieron esto, los fariseos dijeron a sus discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los recaudadores de impuestos y pecadores? Al oír Él esto, dijo: los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. Mas id, y aprended lo que significa: "misericordia quiero y no sacrificio"; porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”.

Misericordia en comparación con sacrificio

En este ejemplo, lo contrario de misericordia es el sacrificio. Versículo 13: "misericordia quiero y no sacrificio". Esta es una cita de Oseas 6:6 donde Dios acusa al pueblo de que su amor es como el rocío sobre la hierba. Está ahí durante una breve hora de la mañana, entonces desaparece y todo lo que queda es la silueta vacía de ofrendas quemadas.

La cuestión es que Dios quiere que su pueblo tenga vida en sus corazones. Él quiere que tengan sentimientos de afecto hacía Él y misericordia hacia los demás. Él no quiere un pueblo que cumpla con sus deberes religiosos de manera mecánica o simplemente formal.

Aquí en Mateo 9, Jesús veía a los pecadores como personas enfermas y desdichadas que necesitaban un doctor aunque fuesen los que manejaban el dinero, los recaudadores de impuestos. Estaban enfermos, Él tenía el remedio.

Sin embargo, lo único que los fariseos veían era el solemne problema de no contaminarse comiendo con los pecadores, vivían ejecutando normas de manera mecánica. Algo muy grande estaba en juego aquí pero no podían verlo o creerlo. Eran esclavos de cuestiones triviales sobre la limpieza ceremonial cuando la enfermedad eterna estaba a punto de ser sanada. Lo contrario a la misericordia es la esclavitud de las trivialidades religiosas.

Misericordia en comparación con colar mosquitos

Vayamos a otro ejemplo del mismo tipo en Mateo 23:23–24:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!”

¿Qué es lo contrario a la misericordia en estas palabras punzantes del Señor? Lo contrario a la misericordia es colar los mosquitos. Lo contrario a la misericordia es cuando ha agotado sus impulsos religiosos tras decidir si va a diezmar de sus ingresos brutos, netos o de sus regalos de cumpleaños.

La enseñanza que aprendemos de las palabras de Jesús cuando dice: “misericordia quiero y no sacrificio” y "coláis el mosquito y os tragáis el camello” es que un gran obstáculo y enemigo de la misericordia es la preocupación por las insignificancias de la vida. La esclavitud de la trivialidad es la maldición de los que no son misericordiosos.

Cuando Jesús dijo: “No descuidéis los preceptos de más peso de la ley”, quería decir: “tened cuidado de pasar el día haciendo únicamente cosas triviales, pensado únicamente cosas triviales y sintiendo únicamente sentimientos triviales”. El Señor quiere que nos pellizquemos una y otra vez no sea que nos encontremos desvaneciéndonos en frente del televisor sin estar haciendo planes para los preceptos de más peso de la misericordia.

“Bienaventurados los misericordiosos”. Por tanto, si quiere ser bienaventurado tiene que pelear contra la esclavitud de la religión y de las trivialidades seculares, y dedicar su vida a los preceptos de más peso de la ley: justicia, misericordia y fe. La misericordia no es trivial, es uno de los preceptos de más peso durante toda la vida.


Misericordia en la parábola del buen samaritano

En Lucas 10:25 - 37 se encuentra otro ejemplo contrario a la misericordia en la parábola del buen samaritano.

“Y he aquí, cierto intérprete de la ley se levantó, y para ponerle a prueba dijo: Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna? y el le dijo: ¿qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella? respondiendo él, dijo: amaras al señor tu dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Entonces Jesús le dijo: has respondido correctamente; haz esto y vivirás”.

El hombre le preguntó a Jesús cómo tendría que actuar una persona que esperase encontrar misericordia en el día del juicio y heredar la vida eterna. Y Jesús le respondió que las personas que recibirán la misericordia de la vida eterna son aquéllas que han amado a Dios con todo su corazón y al prójimo como a ellos mismos. En otras palabras: bienaventurados los misericordiosos con su prójimo, porque ellos recibirán la misericordia de la vida eterna en el futuro.

Por ello, esta historia tiene mucha relevancia para nuestra palabra de hoy: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia”.

Esto se hace aún más evidente si vamos a la parábola que sigue. El intérprete de la ley pregunta: “¿Y quién es mi prójimo?" Y Jesús le responde con la parábola del buen samaritano en los versículos del 30 al 37.

Jesús dijo: "Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó [y seguramente era judío y, por tanto, odiado por los samaritanos], y cayó en manos de salteadores, los cuales después de despojarlo y de darle golpes, se fueron, dejándolo medio muerto. Por casualidad cierto sacerdote bajaba por aquel camino, y cuando lo vio, pasó por el otro lado del camino. Del mismo modo, también un levita, cuando llegó al lugar y lo vio, pasó por el otro lado del camino. Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba; y cuando lo vio, tuvo compasión, y acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al mesonero, y dijo: "Cuídalo, y todo lo demás que gastes, cuando yo regrese te lo pagaré". ¿Cuál de estos tres piensas tú que demostró ser prójimo del que cayó en manos de los salteadores?" [El intérprete de la ley] dijo: El que tuvo misericordia de él. Y Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo.

Cuatro aspectos de la misericordia en esta parábola.

Aquí vemos una ilustración muy definida de la misericordia y de lo contrario. La misericordia presenta cuatro aspectos en esta historia:

  1. Primero: ve la aflicción (versículo 33: "Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba").
  2. Segundo: responde en su interior con un corazón compasivo o apenado por la persona en aflicción (versículo 33: "y cuando lo vio, tuvo compasión").
  3. Tercero: responde externamente con un intento práctico por aliviar la aflicción (versículo 34: "y acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó").
  4. Y el cuarto aspecto de la misericordia es que ocurre incluso cuando la persona afligida es enemiga por motivos de raza y religión (versículo 33: "Pero cierto samaritano…"). Un judío mestizo con una tradición religiosa torcida se detiene para ayudar al judío que lo odia.

Un ojo para la aflicción, un corazón para la compasión, un intento por ayudar a pesar de la enemistad, eso es la misericordia.

Lo contrario a la misericordia en esta parábola.

¿Y lo contrario?

¿No es sorprendente que esta parábola enseñe lo mismo que Mateo 9:13? Ahí Jesús dijo: “Mas id, y aprended lo que significa: "misericordia quiero y no sacrificio"; porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”. Aquí dice: “Ve y muestra misericordia como el samaritano, y no como el sacerdote y el levita”. El sacerdote y el levita representaban lo mismo en la parábola que lo que la palabra “sacrificio” representa en Mateo 9:13, es decir, formalismo religioso vacío.

Jesús inventó esta historia. ¿Por qué eligió a un sacerdote y a un levita para ilustrar lo contrario a la misericordia? ¿A un pastor y a una persona con un ministerio musical? ¿No se trata de una advertencia para Dean y para mí y para todos nosotros de que hay muchísimas personas que están atrapadas en los mecanismos de la actividad religiosa sin ojos para ver la aflicción, sin corazón para responder con compasión y sin intentos para traer el alivio del evangelio?

La misericordia es uno de los preceptos de más peso de la vida.

Por tanto, en respuesta a nuestra segunda pregunta: ¿qué es misericordia? deberíamos decir que la misericordia es uno de los preceptos más importantes de la vida. Siempre corre el peligro de que la abandonemos por preocuparnos por insignificancias, ya sean trivialidades seculares como ver demasiada televisión o emplear todo su tiempo en una afición, o trivialidad religiosa. ¿Qué es una trivialidad religiosa? Se trata de cualquier actividad religiosa (desde predicar hasta orar y desde enseñar hasta diezmar), cualquier actividad, que no cultiva un corazón ocupado con los preceptos de más peso de la vida, como la misericordia. La calidad del pastel religioso está en el poder para ver la aflicción, sentir compasión y llevar alivio, todo eso incluso hacia un enemigo.

La tercera pregunta que planteamos fue:

3. ¿Una persona misericordiosa siempre debe tener misericordia?

O: ¿un cristiano puede ser fiscal?

La vida real es muy complicada para los cristianos que quieren vivir seriamente su fe en un mundo de pecado. ¿Qué respondería a estas preguntas?

Cada una de estas cuestiones corresponden a un ámbito de la vida: al ámbito familiar, al trabajo y la economía, a la esfera del gobierno y la aplicación de la ley, y a la esfera de la iglesia. Y mi respuesta a estas preguntas es que la voluntad de Dios mientras que dure este tiempo es que exista una mezcla de misericordia y justicia en estas esferas.

Una mezcla de justicia y de misericordia en esta época.

La voluntad de Dios es que en algunas ocasiones recompensemos a las personas con lo que merecen ya sea castigo o recompensa (llámelo justicia). Y la voluntad de Dios es que a veces recompensemos a las personas con más de lo que merecen (llámelo misericordia). Al confirmar las afirmaciones de la justicia damos testimonio de la verdad de que Dios es un Dios de justicia, y al tener misericordia damos testimonio de la verdad de que Dios es un Dios de misericordia.

¿Cómo podemos saber cuando tener lo uno o lo otro?

Si nos preguntásemos cómo saber cuándo cumplir con la justicia y cómo tener misericordia, respondería: acercándonos tan cerca de Jesús como nos sea posible. No conozco ninguna norma de las Escrituras estricta e inalterable que se imponga a cada situación, y no creo que esto sea casualidad. El objetivo de las Escrituras es producir un cierto tipo de persona, no proporcionar una lista exhaustiva de normas para cada situación.

La bienaventuranza dice: “Bienaventurados los misericordiosos” y no “Bienaventurados los que saben con exactitud cuándo y cómo tener misericordia en cada circunstancia". Tenemos que ser misericordiosos incluso cuando actuamos con severidad en servicio de la justicia. Esto quiere decir que debemos:

Por eso la respuesta a nuestra tercera pregunta (“¿Debe una persona misericordiosa tener siempre misericordia?”) es un "no" radical. No; a menudo apoyará las afirmaciones de la justicia y recompensará a alguien con lo que merezca para dar testimonio de la verdad de la justicia de Dios y para cumplir un bien mayor para el mayor número de personas. Pero digo que es un “no” radical porque si usted es una persona misericordiosa, incluso el modo en el que azote a un niño, persiga a un delincuente o despida a un empleado será diferente. La misericordia aparecerá. Puede que el padre llore, que el fiscal visite al delincuente y a su familia o que el jefe pague por una nueva formación. El corazón misericordioso aparecerá.

La cuarta y última pregunta que planteamos fue:

4. ¿Qué hay de la salvación por gracia mediante la fe?

la salvación es por gracia mediante la fe? Mateo 5:7 dice: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia”. En otras palabras, en el tiempo que está por venir, cuando nos encontremos con Dios cara a cara, las personas que recibirán misericordia serán las que hayan sido misericordiosas.

¿Es esto salvación por obras? ¿Obtenemos su misericordia por nuestra misericordia? No, porque una “misericordia ganada” sería contradecir las reglas. Si la misericordia se gana, no es misericordia, es un salario. Tenga por seguro que si obtenemos algo bueno en el juicio será misericordia, ¡100% misericordia!

Cuando Dios le pida un informe de su misericordia en el día del juicio, no le estará pidiendo su ficha picada con las horas de trabajo. Usted no dirá: “Aquí tienes: ocho horas de misericordia, ¿y mi salario?"

Al contrario, Dios le estará pidiendo su historial clínico y usted se lo entregará con total humildad y mansedumbre. Entonces Él leerá las pruebas de cómo confió en Él como su divino Doctor y cómo la medicina de su Palabra y la terapia de su Espíritu hicieron efecto en su vida porque usted confió en ellas para sanarse de la disposición que padecía contra la misericordia. Y cuando Él vea la prueba de su fe y Su sanidad, completará su sanidad y le dará la bienvenida al reino para siempre. Así que “bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia”.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas