El dominio propio y la batalla por nuestras mentes

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Randy Alcorn
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación y Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Self-Control and the Battle for Our Minds

© Eternal Perspective Ministries

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Randy Alcorn sobre Santificación y Crecimiento

Traducción por Romina Mendoza


Si bien las Escrituras no dicen tanto como quisiéramos del control de las circunstancias, sí hablan mucho más de lo deseado sobre el dominio propio. Las escrituras nos advierten de que “Un hombre sin autocontrol es cual ciudad derribada y sin muros” (Proverbios 25:28). Tal ciudad y tal persona quedarán infelices.

Sin autocontrol en el interior, nuestras vidas se hacen vulnerables a innumerables ataques. Por esta razón Dios nos ordena “Hagan todo lo posible para añadir al …conocimiento, dominio propio” (2 Pedro1:5-6). El creyente controlado por el Espíritu es un creyente con dominio propio: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio” (Gálatas 5:22–23).

Inmediatamente tras decirles a sus lectores que deben proyectar toda su ansiedad sobre Dios, Pedro les dice “Sed sobrios y manteneos alerta” (1 Pedro 5:8). Durante todo el Nuevo Testamento estamos llamados a practicar el autocontrol. Pero no podremos ejercer el autocontrol a menos y hasta que creamos que podemos controlarnos a nosotros mismos.

La clave para el autocontrol reside en el control de tu mente. Esto es por lo que Salomón dijo: “Por encima de todo, guarda tu corazón [tu ser interior, la mente], porque de él brotan los manantiales de la vida” (Proverbios 4:23).

Pablo dice a los Romanos: “Porque los que viven conforme a la carne, de la carne se ocupan; mas los que viven conforme al Espíritu de las cosas del Espíritu se ocupan” (Romanos 8:5).

¿Cuál es tu forma de pensar? ¿Tu mente reside en pensamientos egoístas, envidiosos, celosos, amargos? ¿O habitan en lo que agrada a Dios? Te concentras en Dios, Su Palabra, y sus poderosas obras a favor de nosotros, o te centras en los infortunios, desgracias y abusos sufridos en manos de otros? Según las Escrituras, la elección es tuya.

Una y otra vez se nos dice que nos liberemos de los pensamientos equivocados y del mal comportamiento al que conducen y lo sustituyamos por un pensamiento correcto y una conducta apropiada.

En relación con vuestra anterior forma de vida os han enseñado a que os despojéis de vuestro viejo yo, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente; y os vistáis del nuevo hombre; el cual, en semejanza con Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. Por tanto, dejad a un lado la falsedad y hablad sinceramente con vuestro prójimo…(Efesios 4:22–23)
Por tanto, eliminad todo lo que pertenezca a vuestra naturaleza terrenal: la inmoralidad sexual, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría…. Solíais caminar por estas sendas en otros tiempos cuando vivíais en ellas. Pero ahora desechad las cosas semejantes a estas…puesto que os habéis despojado de vuestro antiguo yo con sus malos hábitos y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó. ...Entonces, como escogidos de Dios, santos y profundamente amados, vestíos de compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia. … vestíos de amor, que es el vínculo de la perfecta unidad. (Colosenses 3:5–14)
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios —que es vuestro culto racional. Y no os amoldéis a este mundo, más transformaos renovando vuestra mente. Entonces, podréis saber cuál es la voluntad de Dios— buena, agradable y perfecta. (Romanos 12:1–2)

Estos pasajes hablan de poner la nueva naturaleza en Cristo y postergar la vieja naturaleza pecaminosa. ¿Nos diría Dios que controlemos nuestras mentes y nuestras acciones si no somos capaces de hacerlo? ¿Dios es tan poco realista o cruel que nos implora que hagamos lo imposible?

Pedro dice, “Ceñid vuestro entendimiento para la acción; sed sobrios en espíritu ...” (1 Pedro 1:13). La frase traducida como “ceñid vuestro entendimiento para la acción” significa literalmente “ciñe los lomos de tu mente.” En el primer siglo, tanto los hombres como las mujeres vestían largas túnicas. Cuando se enfrentaban a una situación estresante, lucharían o huirían. Pero primero se agacharían, agarrarían el dobladillo de su túnica y la elevarían entre sus piernas, metiéndola por dentro del cinturón. Ahora estaban preparados para luchar o correr sin temor a tropezar con sus túnicas.

Esto es lo que debemos hacer con nuestras mentes- ceñirlas, ponerlas en condiciones de batalla para no tropezarnos. Entrar en batalla requiere preparación, determinación y perspectiva. Necesitamos poner nuestras mentes en Cristo y recurrir a su fuerza: “Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está sentado Cristo a la diestra de Dios. Poned la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:1–2).



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas