El peligro de la autodefensa

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Paul Tripp
Indice de Autores
Leer más sobre Santificación & Crecimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: The Danger of Self-Defense

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Paul Tripp sobre Santificación & Crecimiento

Traducción por María Gigliola Montealegre-Chaves

¿Por qué es tan difícil de aceptar lo que dice Génesis 6:5? -- Paul Tripp

Un amigo te dice que quiere hablar contigo y cuando se reúnen te das cuenta que lo que en realidad quería era confrontarte. No te entusiasma el hecho de que te diga cosas feas sobre ti, pero es tu amigo y estás dispuesto a escucharlo. Conforme él expone sus argumentos, tú te sientes lastimado. ¡No puedes creer lo que te está diciendo sobre ti!

El arte de la supervivencia

Te entregas en silencio, ensimismado y con rapidez a las bien desarrolladas tácticas de autodefensa, presentándote pruebas de que eres una persona mejor de la que se está describiendo. Quieres creer que lo que estás escuchando es una tergiversación, carente de exactitud y amor, pero sabes que no puedes. Estás destrozado porque, en el fondo, sabes que es cierto. Sabes que Dios colocó a esta persona en tu camino. Sabes que lo que te están obligando a ver, es una descripción exacta de ti mismo. Esta descripción la encontramos en Génesis 6:5, “Y el Señor vio que la maldad del hombre en la tierra era grande, y que todas las intenciones de los pensamientos nacidos en su corazón tendían sólo al mal”. ¡Qué descripción tan devastadora! Difícil de digerir, ¿verdad? Quieres pensar que esta descripción bíblica es de las personas que son más pecadoras que tú y yo.

El espejo no engaña

Pero este verso no está describiendo a una clase súper pecadora. No, es un espejo en el que todo ser humano tiene que mirarse y verse a sí mismo. Está contenido en unas pocas, pero poderosas palabras, que los teólogos llaman "degeneración absoluta". Ahora bien, la degeneración absoluta no significa que como pecadores, nosotros somos tan malos como nos es posible. No, lo que en realidad significa es que el pecado llega hasta cada uno de los aspectos de nuestra personalidad. El daño que nos provoca es absoluto. Hemos sido dañados por el pecado a nivel físico, emocional, intelectual, espiritual, social y de motivación. Sus estragos son amplios e inevitables. Nadie ha esquivado su flagelo y ninguno se ha visto afectado sólo forma parcial. Todos somos pecadores. El pecado llega a todos los aspectos que nos hacen ser lo que somos. Lamentablemente, cuando cada uno de nosotros se ve en el espejo de Génesis 6:5, vemos una descripción exacta de nosotros mismos.

¡No aceptas la realidad!

Ahora, pregúntate: ¿por qué es tan difícil aceptar lo que dice Génesis 6:5? ¿Por qué salimos automáticamente en defensa propia? ¿Por qué, tú y yo, nos sentimos destrozados cuando nos señalan nuestra debilidad, nuestro pecado y nuestras faltas? ¿Por qué consideramos que la confrontación y la crítica son dolorosas incluso cuando se hacen con amor? ¿Por qué deseamos creer que nos encontramos en la categoría buena de los pecadores? ¿Por qué queremos creer que somos personas necesitadas pero no degeneradas? O, ¿que somos gente degenerada pero no completamente? ¿Por qué nos sentimos cómodos señalando a las personas que parecen ser más pecadoras que nosotros? ¿Por qué maquillamos los exámenes auto-expiatorios de nuestra historia? ¿Por qué construimos explicaciones para autojustificarnos de lo que hemos dicho o hecho? ¿Por qué invertimos la situación cuando alguien nos señala un error, asegurándonos de que ellos sepan que nosotros sabemos que no somos los únicos pecadores en la habitación? ¿Por qué enlistamos todas las buenas obras que hemos realizado como contrapeso al error que se está recalcando? Y, ¿por qué hacemos una y otra vez todo esto?

Analizaremos las respuestas a estas preguntas en la próxima publicación.


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas