Haciendo Misiones Cuando El Morir Es Ganancia

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Misiones
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Doing Missions When Dying Is Gain

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Misiones
Una parte de la serie Wheaton College

Traducción por Carolina Anda


(La siguiente es una transcripción editada para audio.)

La declaración de misión en mi vida personal y la de mi iglesia es,

Existimos para difundir la pasión por la supremacía de Dios en todas las cosas para el gozo de todas las personas.

Me encanta esta declaración de misión por muchas razones. Primero, porque sé que no puede fallar. Sé que no puede fallar porque es una promesa. Mateo 24:14, “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.” (Y espero que usted entienda que "naciones" no significa estados políticos. Significa algo así como grupos de personas, grupos étnico-lingüísticos). Podemos estar absolutamente seguros de que cada uno de ellos será penetrado por el evangelio hasta el grado de que usted pueda decir que un testigo, un testigo autoproclamado y comprensible, está ahí.

Ahora permítame darle algunas razones por las cuales podemos contar con eso.

Contenido

La Promesa Es Segura

La promesa es segura por varias razones.

1. Jesús nunca miente. “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras nunca pasarán.” Y fue Jesús quien dijo Mateo 24:14, no yo.

Entonces esta misión en que estamos juntos va a terminar. Se va a hacer, y usted puede unirse y disfrutar del triunfo o puede evadirla y desperdiciar su vida. Usted sólo tiene estas dos opciones, porque no hay opción en el medio como, "Tal vez no pasará, y puedo estar del mejor lado al no comprometerme" Eso no va a pasar.

2. El rescate ya ha sido pagado para esas personas entre las naciones. De acuerdo con Apocalipsis 5:9-10, “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.” Ya han sido comprados, y Dios no desdecirá en el pago de su Hijo.

Me encanta la historia de los Moravos. En el norte de Alemania, dos de ellos se subían a un barco, listos para venderse como esclavos en las Indias Occidentales, para nunca regresar. Y cuando el barco empezó a entrar al puerto, ellos alzaron sus manos y dijeron, "Que el Cordero reciba la recompensa de su sufrimiento." Lo que querían decir era que Cristo ya había comprado a esas personas. Y que los iban a encontrar predicando el evangelio indiscriminadamente, y a través de ello el Espíritu Santo los llamaría personalmente.

Entonces sé que esto no va abortar, porque la deuda ha sido pagada por cada uno del pueblo de Dios en todas partes del mundo. Esas ovejas perdidas, como Jesús las llama, que están esparcidas alrededor del mundo vendrán cuando el Padre las llame a través de la predicación del evangelio.

3. La gloria de Dios está en juego. Hay infinidad de versos sobre esto. Escojamos solo uno. Romanos 15:8-9, “Pues os digo que Cristo se hizo servidor de la circuncisión para demostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas dadas a los padres, y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia.” El propósito de la encarnación era darle gloria al Padre a través de la manifestación de su misericordia a las naciones.

La gloria de Dios está en juego en la Gran Comisión. En 1983 en la Iglesia Bautista de Bethlehem, yo y Tom Steller—mi fiel amigo ya por 17 años—vimos a Dios de maneras asombrosas. Tom, en medio de la noche, no podía dormir, entonces se levantó y puso una canción de John Michael Talbot, se acostó en el sofá y escuchó nuestra teología traducida en las misiones. (Somos personas orientadas a la gloria de Dios, pero todavía no habíamos entendido de misiones como debíamos.) John Michael Talbot estaba cantando de la gloria de Dios llenando la tierra como las aguas cubren el mar, y Tom lloró por una hora. Al mismo tiempo Dios se estaba moviendo en mí y Noél para preguntar, "¿Qué podemos hacer para hacer de este lugar una plataforma de lanzamiento para las misiones?"

4. Dios es soberano. ¡Dios es soberano! Hace unas semanas mientras predicaba de Hebreos, llegamos a Hebreos 6. Y como ustedes saben, este es un texto muy difícil acerca de si estas personas son cristianas o no cuando se apartan. Y en los versos 1-3 hay una declaración asombrosa (¡que es una pequeña pieza de la evidencia bíblica masiva de por qué soy un Calvinista!) que dice, "Por tanto, dejando las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez.. Y esto haremos, si Dios lo permite." Cuando miramos esto, cayó sobre mi congregación el silencio más abrumador, porque oímos las implicaciones. "¿Quieres decir que Dios no le va a permitir a un cuerpo de creyentes avanzar hacia la madurez?"

¡Dios es soberano! ¡El es soberano en la iglesia, y él es soberano entre las naciones! Un testimonio de esto está en el artículo en Christianity Today que salió hace unas semanas recontando la historia de Jim Elliot, Nate Saint, Pete Flemming, Roger Youderian, and Ed McCully. Steve Saint cuenta la historia de su papá siendo asesinado por las lanzas de Indios Auca en Ecuador. Él lo cuenta después de haberse dado cuenta de nuevos detalles misteriosos en la tribu Auca, que fué responsable por esta matanza cuando no debería haber sucedido, y aparentemente no tendría y no podría haber sucedido. Y aún así pasó. Y habiendo descubierto el misterio, escribió este artículo.

Quiero leer una frase que me dejó absolutamente perplejo. El dijo,

Cuando [los nativos] describieron sus recolecciones, se me ocurrió lo cuán improbable era que la matanza en la playa hubiera si quiera ocurrido. Es una anomalía que no puedo explicar fuera de la intervención divina.

"Sólo puedo explicar el asesinato de mi papá por virtud de intervención divina.” ¿Oyes lo que este hijo está diciendo? “Dios mató a mi papá.” Él lo cree, y yo también lo creo.

De acuerdo con Apocalipsis 6:11, en el cual tenemos un vistazo del cuarto del trono y de los mártires que derramaron su sangre por el evangelio diciendo “¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Hasta cuándo esperarás para vengar nuestra sangre?,” la respuesta llega, “Y se les dio a cada uno una vestidura blanca; y se les dijo que descansaran un poco más de tiempo, hasta que se completara también el número de sus consiervos y de sus hermanos que habrían de ser muertos como ellos lo habían sido." Dios dice, "Descansen hasta que el número que yo he designado esté completo." El tiene un número de mártires. Cuando esté completo entonces el fin vendrá.

El Precio Es Sufrimiento

El precio es sufrimiento, y hoy la volatilidad en el mundo contra la iglesia no está disminuyendo. Está incrementando, especialmente entre los grupos que necesitan del evangelio. No hay tal cosa como un país cerrado. Es una noción ajena. No tiene raíz ni justificación en la Biblia, y hubiera sido incomprensible para el apóstol Pablo quien rindió su vida en cada cuidad a la que fué. Por lo tanto, hay mártires en este lugar.

Estadísticamente es fácil de predecir. En un domingo reciente, hubo un enfoque en el sufrimiento de la iglesia, y muchos de ustedes estuvieron involucrados en él. La organización World Missions Fellowship estaba involucrada, y todos ustedes vieron videos u oyeron historias sobre lugares como Sudán donde el régimen musulmán está marginando, situando y causando hambruna sistemáticamente a cristianos, de manera que hay cerca de 500 mártires diarios.

Me canso de oír a la gente venir a preguntar sobre oportunidades de trabajo en mi iglesia, que está en el centro de Mineápolis. Todos vivimos en el centro urbano, y una de las primeras preguntas que hacen es, “¿Van a estar seguros mis hijos?” Y quisiera decir, “¿Podría hacer esa pregunta como la décima y no la primera?” Simplemente estoy cansado de oír eso. Estoy cansado de las prioridades americanas. ¿Quién dijo que tus hijos iban a estar seguros en el llamado de Dios?

YWAM (Juventud con una Misión) es un grupo radical y chiflado que me encanta. Recibí un email el primero de Septiembre,

Ciento cincuenta hombres armados con machetes rodearon las instalaciones ocupadas por el equipo de YWAM en India. La multitud había sido incitada por otros grupos religiosos en un esfuerzo por expulsarlos. Cuando la multitud avanzaba, en un momento crucial alguien habló en nombre del equipo y decidieron darles 30 días para irse. El equipo siente que no deberían irse y que su trabajo ministerial en la ciudad está en juego. Se ha visto mucho fruto en una región previamente inalcanzada y hay gran potencial para más. En el pasado cuando ha surgido violencia entre grupos religiosos rivales, han habido personas que han perdido sus vidas. Por favor oren para que tengan sabiduría.

Ahora, esto es exactamente lo contrario que escucho mayormente en los Estados Unidos cuando la gente decide dónde vivir. No escucho a la gente diciendo, "No quiero irme, porque aquí es donde he sido llamado y aquí es dónde hay necesidad." ¿Se uniría a mí en revertir las prioridades evangélicas americanas? Parece estar entretejido en la estructura de nuestra cultura consumidora, que nos movemos hacia la comodidad, hacia la seguridad, hacia la facilidad, hacia la seguridad, lejos del estrés, lejos de los problemas, y lejos del peligro. ¡Debería ser exactamente lo contrario! “¡Que él que venga en pos de mí tome su cruz y muera!”

¡Simplemente no lo entiendo! Es la absorción de una cultura de consumidor, de comodidad, de facilidad la que está permeando a la iglesia. Y crea pequeños ministerios en las iglesias, en los cuales hacemos cosas seguras y bonitas los unos por los otros. Y se hacen pequeñas, seguras excursiones para ayudar a salvar algunos otros. ¡Pero, oh no, no viviremos allí, y, oh no, no nos quedaremos allí, ni siquiera en los Estados Unidos, ni mencionemos Arabia Saudita!

Hace dos semanas estuve en Amsterdam hablando con otro grupo misionero chiflado, Frontiers, liderado por Greg Livingstone. Qué gran grupo. Quinientas personas sentadas frente a mí, las cuáles arriesgan sus vidas cada día entre los musulmanes. ¡Y escúchenlos! Recibían emails durante la conferencia, y se paraban y los leían diciendo “Por favor oren por X. Ayer fue apuñalado tres veces en el pecho, y lo peor de todo es que sus hijos lo estaban viendo. Está en el hospital en condición crítica.” Luego dijeron, "Este es un misionero en el mundo musulmán, oremos por él," y entrábamos en oración. Al día siguiente llegó otro email, esta vez seis hermanos cristianos habían sido arrestados en Marruecos. "Oremos por ellos," y eso hicimos. Y así fue durante toda la conferencia. Y al terminar, los misioneros estaban listos para regresar.

¿Cree que voy a regresar a los Estados Unidos y voy a ser el mismo? ¿Cree que voy a pararme delante de mi iglesia y voy a decir, “Tengamos servicios agradables, cómodos y fáciles? ¿Estemos cómodos y seguros”? Gólgota no es un suburbio de Jerusalén. “Vamos afuera de la puerta y suframos con él y llevemos su oprobio” (Hebreos 13:13).

El Sufrimiento También es el Medio

Pero al decir que habrá mártires y que debe haber sufrimiento, todavía no he dicho lo principal sobre realizar el trabajo. Eso es porque el sufrimiento es el medio y no sólo el precio. Es el medio.

Esto es lo que tengo en mente: Voy a leerle un versículo que es muy importante, el cual es, Colosenses 1:24. Hace algunos años su significado me cayó encima. Le voy a enseñar como lo entendí.

“Ahora me alegro,” dice Pablo “de mis sufrimientos.” El era una persona muy extraña. “Me alegro de mis sufrimientos” es muy contracultural, muy anti-americano, muy anti-humano. “Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros, y en mi carne, completando lo que falta de las aflicciones de Cristo, hago mi parte por su cuerpo, que es la iglesia.” Ahora, esto raya en el borde de la blasfemia. ¿Qué es lo que él quiere decir con “completando lo que falta" en las aflicciones de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo?

El no quiere decir que el mejora el mérito y el valor expiatorio de la sangre de Jesús. Eso no es lo que él quiere decir. Entonces, ¿Qué es lo que quiere decir?

Escribí en el programa bíblico de mi computadora la palabra griega para "llenar" (o "completar") y la palabra para "lo que faltaba" y encontré solamente otro lugar en las escrituras donde ambas aparecen juntas. Está en Filipenses 2:30.

La situación era que Epafrodito fue enviado de la iglesia filipense a Pablo en Roma. El arriesgó su vida para llegar allí, y Pablo lo exalta por arriesgar su vida. Le dice a los filipenses que deben recibir a alguien como él con honor, porque estaba enfermo a punto de morir y arriesgó su vida para completar el ministerio de ellos hacia él. Este es el versículo paralelo clave:

Porque estuvo al borde de la muerte por la obra de Cristo, arriesgando su vida para completar lo que faltaba en vuestro servicio hacia mí.

Este es el único otro lugar donde estas dos palabras están en conjunción: “para completar lo que faltaba en vuestro servicio hacia mí.” Abrí mi comentario bíblico de 100 años sobre Filipenses y leí la explicación de ese versículo la cual creo que es una interpretación perfecta de Colosenses 1:24. El comentario dice,

El regalo a Pablo de los Filipenses era un regalo de la iglesia como cuerpo. Era una ofrenda de sacrificio en amor. Lo que hacía falta era la presentación de esta ofrenda en persona por parte de la iglesia. Esto era imposible, y Pablo representa a Epafrodito supliendo esta falta con su ministerio cariñoso y ferviente.

Entonces la imagen es de una iglesia que quiere comunicar amor viniendo a Roma, y no pueden hacerlo. Son muchos. Y es muy lejos. Entonces dicen, “Epafrodito, represéntanos y completa lo que está faltando en nuestro amor. No le falta nada a nuestro amor excepto la expresión de nuestro amor allí en persona. Tómalo y comunícaselo a Pablo.”

Ahora, eso es exactamente lo que pienso que Colosenses 1:24 significa. Jesús muere y sufre por personas en todo el mundo en cada nación. Luego es sepultado y, de acuerdo con las escrituras, resucitado al tercer día. Luego asciende al cielo donde reina sobre el mundo. Y deja un trabajo por hacer. El entendimiento propio que tenía Pablo de su misión era que había algo que faltaba en el sufrimiento de Jesús. La ofrenda de amor de Cristo debe ser presentada en persona a través de misionarios a las personas por las cuales el murió. Y Pablo dice, “Esto lo hago en mis sufrimientos. En mis sufrimientos completo lo que hace falta en el sufrimiento de Cristo.” Lo cual significa que Cristo tiene la intención de que la Gran Comisión sea una presentación a las naciones de su sufrimiento en la cruz por su pueblo. Esa es la forma en la que se va a terminar. Si usted se inscribe a la Gran Comisión, a eso es a lo que usted se inscribe.

Hace cerca de tres años, estaba trabajando en el libro Let the Nations Be Glad (Deja que las Naciones se Alegren), y me recluí en el seminario Trinity en Deerfield, Illinois. Me escondí porque no quería que nadie supiera que estaba ahí, para que no me molestaran. Mi esposa y mis hijos estaban en casa, y yo estaba trabajando 18 horas al día.

Y luego escuché que J. Oswald Sanders iba a estar en la iglesia. Ochenta y nueve años de edad. Veterano. Gran líder misionero. Y me dije a mí mismo, “¿Salgo en público y arriesgo tener que hablar con personas y recibir invitaciones a cenar y todas esas cosas y no lograr hacer nada?” Pero quería oírlo, entonces me hice en la parte de atrás de la iglesia y lo escuché. Y este hombre de 89 años estaba allí parado, y yo estaba simplemente rebosando de admiración y deseo de ser como él cuando yo tenga 89 años. Y dijo la historia que tanto representa Colosenses 1:24.

Dijo que hubo una vez un evangelista en la India que marchaba a través de las aldeas predicando el evangelio. Era un hombre simple, sin educación, amaba a Jesús con todo su corazón, y estaba listo para entregar su vida. Y llegó a una aldea que no tenía el evangelio. Era tarde y estaba muy cansado. Pero él va a la aldea y alza su voz y comparte el evangelio con los que están reunidos en la plaza. Se burlaron de él, lo ridiculizaron y lo echaron fuera de la aldea. Y estaba tan cansado—sin que le quedaran recursos emocionales—que se acostó debajo de un árbol, totalmente desalentado. Se queda dormido sin saber si vuelva a despertarse. Puede que vengan a matarlo.

Y de repente, poco después del atardecer, se sobresaltó y se despertó. Parecía que toda la aldea esta alrededor de él mirándolo. Se da por hombre muerto. Empezó a temblar, y uno de los hombres grandes de la aldea le dice, “Vinimos a ver qué clase de hombre eres, y cuando vimos que tienes ampollas en los pies supimos que eres un hombre santo. Queremos que nos digas por qué tienes ampollas en los pies por venir a hablarnos.” Entonces predicó el evangelio y, de acuerdo con J. Oswald Sanders, toda la aldea le creyó. Eso es lo que Pablo quiere decir con “En mis sufrimientos completo lo que le hace falta a las aflicciones de Jesús.”

Ahora tengo otro pequeño paréntesis sobre J. Oswald Sanders. A los 89 años de edad dijo, “He escrito un libro por año desde que tenía 70 años.” ¡Dieciocho libros después de los 70! Hay personas en mi iglesia y alrededor de todos los Estados Unidos renunciando a la vida a los 65 y muriendo en el campo de golf en Nevada, cuando deberían estar rindiendo sus vidas entre los musulmanes como Raymond Lull.

Raymond Lull, erudito oriental del siglo 12 y misionero musulmán, se retira y regresa a Italia. El trabaja en lenguajes orientales por un tiempo pero eventualmente renuncia y se pregunta, “¿Qué estoy haciendo? Me voy a morir aquí en Italia. ¿Por qué no morir en Argelia a través del mar Mediterráneo?” Y entonces, sabiendo que eso es lo que le costará predicar públicamente, se monta en un barco a los 80- y algo años de edad y cruza el mar Mediterráneo. Se mantiene clandestino por un tiempo, animando a la iglesia, y después decide que es un buen momento. Entonces se levanta y predica, y lo matan. ¡Qué forma de irse!

Escuchen, ustedes que tienen 60 años, yo tengo 50. Ya casi estoy ahí. Estoy recibiendo cartas de la AARP (Asociación Americana de Personas Retiradas), y ellos están tratando de ponerme en sus listas para que yo pueda obtener descuentos en trenes y aviones. Ya casi estoy ahí, entonces me estoy hablando a mi mismo aquí (y mi iglesia me ha oído decir esto y me van a poner a prueba) cuando digo que cuando estás viejo no solamente no tienes nada que perder en el martirio, sino que también te dan descuentos en tarifas.

¿Por qué deberíamos pensar que poniendo nuestros 40 o 50 años en el trabajo significa que debemos jugar por los últimos 15 años antes de reunirnos con el Rey? No lo entiendo. Son mentiras americanas, eso es lo que es. Somos fuertes a los 65 y somos fuertes a los 70. Mi papá tiene 77. Yo recuerdo cuando mi mamá se murió, y él casi se muere, en un accidente de bus en Israel. Y yo lo recogí 10 días después con el cuerpo de ella y él en la ambulancia, y todo el camino a casa de Atlanta a Greenville el estaba allí acostado con su espalda abierta, porque sus heridas eran tan extensas que no las podían coser. Y él seguía diciendo, “¡Dios tiene que tener un propósito para mí, Dios tiene que tener un propósito para mí!”

¡Y aquí estamos 22 años después, y su vida ha estallado con ministerio! El está trabajando más duro por las naciones, hoy a los 77 que nunca antes. Prepara lecciones desde Easley, Carolina del Sur, incluyendo algunas grabaciones. Y están en 60 naciones con cerca de 10,000 personas creyendo en Jesús cada año porque Dios le salvó la vida a mi papá y le causó que no creyera en el retiro.

El Premio es Satisfactorio

Ahora, el último punto: ¿Cómo uno ama así? ¿En dónde vas a encontrar esto? ¿Te estás sintiendo listo para esto? ¿Crees que tienes dentro de tú lo necesario para soportar esto?

Lee A History of Christian Missions (Una Historia de Misiones Cristianas) de Stephen Neill. En la página 161 él describe lo que pasó en Japón cuando el evangelio llegó allí en los años 1500. El emperador empezó a creer que la incursión de la fe cristiana en su esfera religiosa era tan amenazante que debían ponerle fin. ¡Y la acabó, con brutalidad absoluta e increíble! Era el fin para la iglesia en Japón. Y no dudo que la dureza y dificultad de Japón hoy en día se debe en gran parte al triunfo masivo (aunque corto) del diablo a principios de los años 1600.

Veintisiete Jesuitas, quince frailes, y cinco clérigos seculares lograron evadir la orden de destierro. No fue hasta Abril de 1617 que los primeros martirios de europeos ocurrieron, un jesuita y un franciscano fueron decapitados en Omura en aquel entonces, y un dominicano y un agustino un poco después en la misma área. Todo tipo de crueldad fue perpetrada a las lamentables víctimas de la persecución. La crucifixión era el método usualmente empleado en el caso de los cristianos japoneses. En una ocasión 70 japoneses en Yedo fueron crucificados cabeza abajo y se ahogaron cuando la marea subió.

Lloré hace 3 días cuando leí eso, porque tengo una buena imaginación, lo suficiente como para imaginarme el agua chapoteando con tu esposa a un lado y tu hijo de dieciséis en el otro.

¿Estás listo? ¿Crees que tienes eso en ti? No lo tienes. De ninguna manera alguien tiene ese tipo de iniciativa dentro de ellos. ¿De dónde la vas a conseguir? Con eso es lo que quiero cerrar.

La vas a obtener al creer las promesas de Dios. Hebreos 10:32-34 es mi texto favorito acerca de dónde obtienes recursos para vivir así.

Pero recordad los días pasados, cuando después de haber sido iluminados, soportasteis una gran lucha de padecimientos; por una parte, siendo hechos un espectáculo público en oprobios y aflicciones, y por otra, siendo compañeros de los que eran tratados así.

Ahora déjeme parar allí y darle la situación como la leo. La persecución surgió en los primeros días de la iglesia. Algunos de ellos sufrieron grave y públicamente, y otros tuvieron compasión de ellos. Ustedes verán en el próximo versículo que algunos fueron encarcelados y otros fueron a visitarles. Fueron forzados a tomar una decisión. Aquellos que estaban en prisión en esos días probablemente dependían de otros que les dieran agua, comida y cualquier tipo de cuidado físico que necesitaran, pero eso quería decir que sus amigos y vecinos tenían que salir en público e identificarse con ellos. Ese es un asunto arriesgado cuando alguien ha sido puesto en la cárcel porque es cristiano. Entonces aquellos que todavía estaban libres se reunieron clandestinamente y se preguntaron, “¿Qué vamos a hacer?” Y alguien dijo "Salmos 63:3 dice, 'Porque tu misericordia es mejor que la vida.' Es mejor que la vida. ¡Vamos!"

Y si Martín Lutero hubiera estado allí hubiera dicho,

Nos pueden despojar,
De bienes, nombre, hogar,
El cuerpo destruir,
Mas siempre ha de existir
De Dios el reino eterno.
¡Vamos!

Y eso fue exactamente lo que hicieron. Leamos el resto. Versículo 34, “Porque tuvisteis compasión de los prisioneros y aceptasteis con gozo el despojo de vuestros bienes.”

Ahora, esto es lo que sucedió. No se necesita ninguna imaginación. No sé precisamente todos los detalles, pero esto es lo que sucedió: Tuvieron compasión de los prisioneros, lo que significa que fueron a ellos. Y sus propiedades—casa, carruaje, caballos, mulas, taburetes de carpintería, sillas, lo que fuera—una turba le prendió fuego ó quizás simplemente saqueados y tirados a las calles por gente con cuchillos grandes. Y cuando miraron por encima de sus hombros para ver lo que estaba sucediendo atrás de ellos, se regocijaron.

Si usted no es así—cuando alguien golpea tu computadora cuando estás tratando de ministrarles, o estás manejando al centro de la ciudad para ministrar y te rompen el parabrisas, cogen tu radio, ó acuchillan las llantas de tu auto—si no eres así, no vas a ser un buen candidato para el martirio tampoco. Entonces la pregunta es, “¿Cómo vas a ser así?” Yo quiero ser así. ¡Por eso es que me encanta este texto! Yo quiero ser así.

No pretendo decir que soy la encarnación perfecta de esto; pero quiero ser así, que cuando una piedra entre volando por la ventana de mi cocina—como ha pasado dos veces en los últimos dos meses—y quiebre el vidrio y mi esposa y mis hijos se tiren al piso sin saber si es una bala o una granada, quiero poder decir, “¿No es este un buen barrio para vivir?” Aquí es donde está la necesidad. ¿Ves esos 5 adolescentes que acaban de pasar? Necesitan a Jesús. ¿Si me mudo fuera de aquí, quién va a hablarles de Jesús?

Cuando a tu hijo pequeño lo empujen de su bicicleta y corran y se la lleven, quiero poder agarrarlo del cuello mientras llora y decirle “Barnabas, esto es como ser un misionero. ¡Es como prepararse para el campo misionero! ¡Esto es magnífico!”

Prediqué un mensaje acerca de Colosenses 1:24 en Pensacola, Florida hace dos años. Tenía a mi hijo Abraham, de 16 años conmigo, y me escuchó decir mucho de lo que estoy diciendo aquí, esta clase de temas pesados sobre sufrimiento. Y nos subimos al auto para ir a casa, y mi esposa le dijo a Abraham, “Bueno, ¿qué piensas que Dios estaba haciendo allí?” El dijo, "Voy a comprar un tiquete de ida al país más duro del mundo.” Eso fue todo lo que dijo. Me golpeé la cabeza con el techo. ¡Vaya! ¡Esto es estupendo! Gracias Señor por Abraham y por lo que estás haciendo en su vida.

Todavía no he llegado al punto principal del texto. ¿Cómo tuvieron la capacidad de regocijarse en el saqueo de su propiedad y al arriesgar sus vidas? Aquí lo encontramos: “Sabiendo que tenéis para vosotros mismos una mejor y más duradera posesión.” Esto es lo que yo llamo fe en gracia futura.

Si eres un cristiano, Dios te está extendiendo promesas indescriptiblemente maravillosas. "Nunca te dejaré ni te desampararé.' Por lo tanto, puedes decir confiadamente, 'El Señor es el que me ayuda; no temeré; ¿qué podrá hacerme el hombre?'" (Hebreos 13:5-6) Bueno, en realidad, el hombre te puede matar. Pero eso no es derrota, porque sabes lo que Romanos 8:36-39 dice:

Somos considerados como ovejas para el matadero...pero estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Por consiguiente, nada puede, al fin y al cabo, hacerte daño. ¿Recuerdan lo que Jesús dijo en Lucas 21:12-19? “Y matarán a algunos de vosotros y a algunos de vosotros echarán a la cárcel...Sin embargo, ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.” “Y matarán a algunos de vosotros...sin embargo, ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.” Es simplemente Romanos 8. Todo, incluyendo la muerte, te ayuda a bien. Cuando mueres no pereces. El morir es ganancia.

Haciendo misiones cuando el morir es ganancia es la mejor vida del mundo.

Oro para que te unas y dejes atrás el estilo americano de seguridad, facilidad, comodidad, refugio, retraimiento y vacío. Déjalo atrás y únete a este movimiento increíblemente poderoso. Hay estudiantes en todo el mundo—como en Corea del Sur—listos para levantarse y entregar sus vidas por Cristo. Le invito a que también lo haga.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas