La Iglesia Sufriente

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Tom White
Indice de Autores
Leer más sobre Sufrimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: The Suffering Church

© Ligonier Ministries

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Tom White sobre Sufrimiento
Una parte de la serie Tabletalk

Traducción por Silvia Griselda Buongiorne


Los 13 millones de cristianos Hmong que viven principalmente en China, Vietnam y Laos son golpeados, sus casas quemadas, y son aprisionados y metidos en campos de trabajo forzado, para la fabricación de ladrillos. Cuando los Hmong se bajan de los autobuses o trenes, la policía al norte de Hanoi les confiscan sus Biblias, y los abaten. Sin embargo, los Hmong no les ofrecen resistencia. Regresan a la selva y traen a miles de personas con hambre espiritual al conocimiento de Cristo. Los comunistas tienen tanto miedo de la expansión del cristianismo en estas tres naciones que animan a los Hmong a regresar a sus religiones de espiritismo, con altares de incienso y ofrendas a los espíritus - cualquier cosa ya que no sea el aceptar a Jesús.

El líder cristiano Hmong - Seo Sung Pao, sigue en la cárcel después de siete años, está pagando un precio muy alto por compartir el evangelio de Jesucristo. En 1989, Seo fue uno de los primeros Hmong de Vietnam que se convirtió a Cristo. No pasó mucho tiempo antes de que las tormentas de la persecución alcanzaron a este siervo devoto del Señor. En 1990, su obra evangelista le valió su primera sentencia de cárcel. Fue puesto en libertad después de ocho meses con la condición de que ya no predicara el Evangelio. Pero era incapaz de mantener callado lo que Dios había hecho por él.

En la noche del 22 de mayo de 1995, soldados y policías fueron a su casa, lo esposaron y lo arrastraron a la comisaría del distrito. Durante tres días fue golpeado muchas veces, y luego fue trasladado a una comisaría de policía provincial. Luego fue encarcelado en la prisión de Hong Ca en la provincia de Yen Bai. Tenía cinco hijos, cuando se lo llevaron a la cárcel. Pero él no sabía que su esposa estaba embarazada. Cuatro años más tarde, se enteró a través de un amigo que su esposa había dado a luz a una niña.

Un cristiano que visitaba a Seo Pao quería saber si los siete años de encarcelamiento habían destruido su fe. Él respondió: "Nuestro Señor Jesús nos dijo: “Entonces os entregarán para ser afligidos, y os matarán; y seréis aborrecidos de todas las naciones por causa de mi nombre.” Es evidente que ha aceptado el precio del discipulado.

"Si rechazo a Jesucristo", agregó Seo Pao, "me van a liberar de inmediato". Pero no optando por rechazar a Cristo, el ha elegido rechazar la libertad condicional, a pesar de que significaría el poder regresar de inmediato a su familia.

En Beijing, China, el hermano Hua Huiqi y los miembros de su familia - incluyendo a su padre 84 años de edad - fueron golpeados cuando hombres no identificados, irrumpieron en su casa. Todos los calentadores portátiles en el hogar fueron confiscados y la familia tuvo que sufrir temperaturas de bajo cero. ¿Por qué ocurrió esto? Antes del ataque, los vecinos de la familia y otros varios habían llevado a cabo una protesta pacífica oponiéndose a que la electricidad y el agua a sus hogares fuesen desconectadas. Las autoridades chinas han quitado el agua y la energía en el vecindario después de que el hermano Hua se negó a dar los nombres de varios miembros de iglesias y después de que las autoridades se enteraron de que había recogido aproximadamente diez mil artículos de ropa usada, para su distribución entre los cristianos pobres de las zonas rurales fuera de Beijing.

Durante el 16ª. Congreso del Partido Comunista, dos oficiales escoltaron a Hua y a su esposa, Ju Mei, durante unas vacaciones obligatorias de 10 días a la provincia de Shaxi. La intención del gobierno era el evitar que surgiesen problemas durante el tiempo de las reuniones del partido en Beijing. Hua se encuentra detenido en un cuartel de detención temporal en la cárcel en Beijing. Él dice que los miembros de su familia deben obtener el permiso para salir del precinto, y la policía les acompañará donde quiera que vayan.

Nepal es el único reino hindú del mundo. El hinduismo está reconocido como la religión nacional, pero la constitución garantiza una cierta libertad religiosa para otras religiones. Sin embargo, el proselitismo está prohibido y conlleva una pena de cárcel de tres años. La agresión contra los cristianos ha ido en aumento. Hindúes militantes se dirigen a los cristianos con propaganda hostil y con la violencia con el fin de expulsarlos del país.

Chatra es un Nepalí cristiano evangelista fugitivo, se mueve constantemente de un lugar a otro para evitar que sus esfuerzos evangelísticos sean descubiertos. Chatra insiste en que no será disuadido de hacer la obra de Dios. "No voy a parar, porque esta es mi alegría, y ahora tengo la satisfacción de mi corazón ", dijo. "A mí me pueden poner en la cárcel, y sé que Dios estará allí conmigo. Él está conmigo, siempre. Incluso me pueden matar, pero no tengo miedo. Yo sé que Dios me va a llevar al cielo. "

Hombres musulmanes en Pakistán violan regularmente a las mujeres cristianas con poca o ninguna respuesta de las autoridades. Por este motivo, a la paquistaní cristiana Gulnaz Bibi - se le arrojó ácido en la cara, brazos y piernas cuando ella se negó a los avances sexuales de un hombre musulmán. Sin embargo, mientras recibía atención médica en el hospital, declaró: "Puedo leer un poco, porque solo tengo una educación de quinto grado, pero estos días recuerdo el Salmo 92. También me comportaré como Job, y voy a orar por mis padres que están sufriendo conmigo en esta situación. Mi madre y yo agradecemos a los cristianos alrededor del mundo que están orando por nosotros ".

Bután, el único reino budista en el mundo, prohíbe la práctica abierta del cristianismo. Dos evangelistas cristianos butaneses (los llamaremos Jonathan y Peter) fueron arrestados por sus esfuerzos para difundir el Evangelio. Ambos fueron interrogados y golpeados por funcionarios del gobierno que exigían que renieguen su religión. Pero Jonathan y Peter aceptarán el castigo que les espera. Oran por su rey y creen que Jesús puede cambiar su corazón. "Si no sale la justicia a nuestro favor, estamos dispuestos a someternos a cualquier tipo de castigo que él decida ", dijo Peter. "Si somos enviados a la cárcel, estaremos encantados de servir a Jesús allí, porque sabemos que Dios está con nosotros y al final, su reino prevalecerá."



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas