La gracia de Dios es asombrosa

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Phillip Holmes
Indice de Autores
Leer más sobre La Gracia de Dios
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: God’s Grace Is Mind-Blowing

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Phillip Holmes sobre La Gracia de Dios

Traducción por Laura Coloma


Sabemos que las Escrituras proclaman que Dios es misericordioso, pero a muchos les cuesta trabajo creerlo. Otros se preguntan cómo es realmente la gracia. Si a diario tomamos seriamente la justicia de Dios y la crueldad de nuestros pecados, podríamos vernos preguntándole a Dios, ¿“Todavía me quieres”? o ¿”Por qué eres tan paciente conmigo”? o ¿Por qué no me has matado por lo que he hecho”?

A medida que nuestro odio y conocimiento de nuestros pecados aumentan, necesitamos desesperadamente una visión bíblica de la gracia de Dios. Necesitamos que las Escrituras nos describan una imagen clara de quién es Dios y de cuánto nos ama en Jesucristo. Necesitamos ver al Dios de las Escrituras, quien es tan misericordioso que nos asombra - llevándonos a las lágrimas y al arrepentimiento.

Contenido

Lo que pensamos de Dios

En Miqueas 6:6-7, los israelitas tienen una imagen distorsionada de Dios. Entre los versículos uno y cinco, el Señor da un regaño amable preguntando. ¿“Qué les he hecho yo”? Él les recuerda cómo los liberó del yugo de Egipto y de otros actos justos que realizó en su nombre.

Sus respuestas en los versículos 6-7 dejan sin palabras, pero son dolorosamente familiares:

¿Con qué me presentaré al Señor y me postraré ante el Dios de lo alto? ¿Me presentaré delante de Él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agrada el Señor de millares de carneros, de miríadas de ríos de aceite? ¿Ofreceré mi primogénito por mi rebeldía, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?

En vez de responder con gratitud, se exponen. Sin querer o no, describen una imagen de Dios que lo hace ver exigente, cruel y difícil de complacer. El tono no está claro. Podemos pensar que el orador está tratando realmente de arrepentirse o podemos pensar que está indignado. Su disposición no es lo relevante. Lo esencial es que la visión que tienen de Dios no se ajusta a la realidad y yo estoy muy familiarizado con la visión que tienen de Dios.

Cuando estaba en la universidad, un buen amigo y yo nos encontrábamos confesando nuestros pecados y rezando. En ese momento de confesión y oración descubrimos que teníamos una imagen muy parecida de Dios. Ambos veíamos a Dios como el padre enojado, sentado en el trono horrorizado y conmocionado porque habíamos pecado otra vez. El Dios que imaginábamos estaba impaciente, enojado y completamente decepcionado de nosotros. Pensábamos que nuestro padre celestial vivía constantemente frustrado con sus hijos rebeldes. Así que cuando leí Miqueas 6:6-7 recientemente, pude sentirme identificado con los israelitas.

La gracia de Dios no es como la gracia del hombre

Una de las razones que determina la forma que tenemos de ver la gracia de Dios nace, por lo general, de nuestra experiencia con los demás. Puede ser un padre, un familiar o nuestra percepción general de la humanidad, nuestra experiencia con personas pecadoras y destruidas afectan la imagen que tenemos de nuestro santo y justo Dios. Estamos poco familiarizados con la gracia, la misericordia y la verdad que no está manchada por el pecado. Humanamente hablando, aun cuando hemos experimentado gracia, nunca hemos conocido a alguien que la personifique perfectamente.

Mientras reflexionaba acerca de la forma que amamos y mostramos gracia, dos cosas resaltaron con respecto a los hombres y nuestra motivación para perdonar:

Estoy seguro que los seres humanos tenemos más razones para mostrar misericordia, pero a partir de estas dos descubrimos dos factores que juegan un papel muy importante en nuestra capacidad para perdonar – nuestro propio pecado y nuestra ignorancia.

Gracia asombrosa

Al comenzar a procesar esto quedé totalmente sorprendido. Dios no está motivado por su propia pecaminosidad ni habilitado por su ignorancia. Él es un Dios santo y justo, totalmente libre de pecado y lleno de bondad y de amor. Nunca ha cometido un error y puedo hacer todo menos fracasar. Es perfecto de todas formas. Si fuese doctor, nunca perdería un paciente. Si fuese abogado, nunca perdería un caso. No existe compás moral que pueda medir lo recto e intachable que es.

Sin embargo, cuando nosotros, sus hijos pródigos pecadores y rebeldes, le escupimos en la cara, nos sumimos en nuestro pecado y lloramos por su Espíritu, él nos llama al arrepentimiento con los brazos abiertos y afectuosos diciendo, “Ven a casa hijo.”

Él no desconoce todas las formas que hemos pecado contra él. Él sabe todo lo que hemos hecho y es capaz de tolerarlo. Su conocimiento de quiénes somos realmente nunca entorpecerá su amor por nosotros. Hasta sabe de la malicia detrás de nuestras acciones justas. La profundidad con la cual nos conoce el Señor y la capacidad de acogernos afectuosamente como sus hijos, es sobrenatural. La gracia de Dios es asombrosa. Cada vez que pienso en esta realidad lloro, porque sirvo a un Dios cuyo amor y gracia me dejan perplejo.

Conocer la gracia de Dios a través de las Escrituras

El mensaje de esta gracia es proclamada en las Escrituras. Nuestro Dios es “compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad, el que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado” (Éxodo 34:6-7). Esta gracia es propia de la fe cristiana. Ninguna otra religión hace énfasis en la gracia divina como lo hace la Biblia.

Es por esto que, leer la Biblia y comunicarse con Dios son esenciales para la prosperidad cristiana. Mientras menos leemos la Biblia, más equivocada será nuestra visión de Dios. Si quieren que la gracia de Dios los asombre una vez más, lean sus Biblias.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas