La roca en un mundo de arena

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por David Mathis
Indice de Autores
Leer más sobre La Biblia
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: The Rock in a World of Sand

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por David Mathis sobre La Biblia

Traducción por Laura Coloma


Puede que sea el aspecto más subestimado del evangelio. Puede que no parezca una buena noticia en particular, solo historia – la vida de unos cuantos hombres comunes y corrientes. Tal vez se sorprenderán conmigo por la sabiduría de Dios, y la investidura magnífica de Cristo, por crear esta realidad llamada los apóstoles.

Jesús reclutó a doce hombres e invirtió la mayor parte del tiempo y de la energía de su ministerio en educarlos y prepararlos para liderar la iglesia cuando él se haya ido. Piensen en eso. Doce hombres. ¿Alguna vez se han detenido a pensar si lo hubiese podido hacer de otra manera?

O haciendo la pregunta de otra forma: ¿Por qué el Cristo resucitado no se apareció “a todo el pueblo” sino únicamente a los apóstoles? Así lo dice Pedro en su primer sermón del evangelio a los gentiles: “A éste Dios le resucitó al tercer día e hizo que se manifestara, no a todo el pueblo, sino a los testigos que fueron escogidos de antemano por Dios, es decir, a nosotros” (Hechos 10:40-41).

¿Por qué el Dios resucitado no se apareció ante todo el pueblo, ante muchos de miles en Jerusalén y más allá? ¿Y por qué hoy en día no se hace presente en cuerpo a los cristianos? ¿Por qué a los apóstoles primero, y de una forma tan evidente, aun cuando también apareció ante “más de quinientos hermanos a la vez” (1 Corintios 15:6)? ¿Por qué centró sus apariciones en el primer siglo a un grupo limitado? ¿Y por qué esas son buenas noticias para ustedes y para mí?

Por nuestra claridad

Aparecerse ante muchos de miles, sin un grupo claro, definido como el de los apóstoles, puede haber parecido sensato al principio, pero hubiese creado una confusión absoluta con el tiempo. ¿Quién habla por el Cristo resucitado una vez que él se eleve? Dentro de esos muchos de miles, ¿a quién creemos la historia del significado de la resurrección? ¿Qué pasa con los creyentes que lo vieron realmente elevarse, pero recordaron los detalles de forma equivocada y escribieron con errores, o poseían poco contexto de su vida? Los apóstoles sabían toda la historia desde el principio. “Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén” (Hechos 10:39).

Jesús, como un buen líder superior, planificó bien para su pueblo cuando él no estuviese. No permitiría que su iglesia se convirtiera en una anarquía y en un caos espiritual. Dejó a cargo a voceros autorizados – hombres en quienes él había invertido personalmente y extensivamente más de tres años – quienes hablarían por él dirigidos por su Espíritu, una vez que estuviese sentado sobre su trono celestial.

Pedro resalta en Hechos 10:41 que los apóstoles “comimos y bebimos con El después que resucitó de los muertos.” Al establecer este grupo de representantes, quienes compartieron íntimamente su vida y luego lo vieron resucitar, Jesús dejó claro a quién debería escuchar la iglesia en su ausencia. Los apóstoles hablarían y escribirían las palabras autorizadas en nombre de Jesús, y cuando murieran, la iglesia quedaría con sus escrituras, llamadas El Nuevo Testamento, que serían la autoridad actual de la iglesia.

Por nuestra confianza

Por otra parte, cabe destacar que los voceros autorizados de Jesús, no solo son un grupo limitado, claramente investido, también son una mayoría relativa – no un individuo solitario.

Las perspectivas personales son el campo de los mentirosos y los lunáticos. Las perspectivas individuales, con alegaciones que modifican la historia y sin testigos que las comprueben, marcan el inicio de la falsa religión, como las farsas trágicas de Joseph Smith, Mahoma y muchos otros.

Nuestra confianza quedará deseando que el Cristo resucitado se hubiese aparecido solo ante un apóstol y dejado la historia de la resurrección únicamente a su palabra. Sin embargo, nuestra fe está enriquecida con varios testigos, convincentes dada la similitud de sus testimonios. La locura queda descartada con tanta multiplicidad. La conspiración se desvanece cuando los testigos arriesgan su propia vida por defender su historia.

La multiplicidad bendita de los apóstoles también destaca el carácter especial de Cristo como la única singularidad en la iglesia. Los apóstoles son plurales. El liderazgo de la iglesia local es plural (1 Timoteo 5:17; Hechos 20:17; Filipenses 1:1; Santiago 5:14). Tenemos un solo líder que media entre el pueblo y su Dios: Cristo Jesús hombre (1 Timoteo 2:5).

Aun cuando Jesús se apareció específicamente a Pablo en su camino a Damasco, Pablo no estaba solo. Sus acompañantes oyeron la voz (Hechos 9:7), vieron la luz (Hechos 22:9) y pudieron testificar que algo extraordinario lo había dominado y que no estaba fuera de sí ni lo estaba inventando.

Él nos guía y nos ama bien

Así, junto con las grandes verdades del evangelio – la divinidad de Jesús (“Él es Señor de todos,” Hechos 10:36), su humanidad total (“Jesús de Nazaret,” Hechos 10:38), su muerte, su resurrección y el ofrecimiento “de que por su nombre, todo el que cree en Él recibe el perdón de los pecados” (Hechos 10:43) - este rayo de gloria adicional brilla en el evangelio apostólico: Él se apareció “no a todo el pueblo,” sino a aquellos a quienes escogió y preparó como sus testigos – doce hombres comunes y corrientes cuyas enseñanzas continúan dejando una huella extraordinaria en el mundo actual.

Este es Jesús preocupado por su iglesia. Ustedes son amados profundamente. El Cristo resucitado no solo los amó cuando fue a la cruz por ustedes – la demostración más grande de su amor- sino también los amó planificando con anticipación su prosperidad. Escogió y educó a doce hombres y los nombró voceros autorizados para que ustedes pudieran tener una roca sobre la cual ponerse de pie en un mundo de arenas movedizas.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas