Lo Que Me Permite Continuar

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Ministerio
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: What Keeps Me Going

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Ministerio
Una parte de la serie Taste & See

Traducción por Javier Matus


Si ustedes no ministran, yo no sobrevivo. Al mirar al mundo, hay tanto sufrimiento y tanta necesidad que sería imposible para mí ser el pastor de una iglesia pasiva. Mi conciencia me mataría.

Yo no podría dirigir los servicios de adoración para gente que simplemente se va a casa y ve la televisión, o gastan sus excedentes principalmente en cabañas y juguetes, o no toman riesgos por los demás, o cierran los ojos a la matanza de los no nacidos, o no se afligen por las 55 000 personas que mueren diariamente sin escuchar el evangelio, o no sueñan un sueño para el ministerio —que suple una necesidad— para el que Dios les creó.

Mientras más envejezco, más huelo la eternidad. Con cada día que pasa, quiero que mi vida cuente cada vez más y más para la gloria de Cristo en el aliviar del dolor (especialmente el dolor del infierno, pero también el dolor del empobrecimiento).

No estoy interesado en lo más mínimo en hacer cómoda a la gente adinerada. Daría mi vida para hacerlos radicalmente felices en el ministerio que toma riesgos, alivia del dolor y salva a la gente —pero no para hacerlos más seguros y cómodos. Algo en mí grita contra las adicciones a la comodidad y el egocentrismo en nuestra patéticamente miserable opulencia occidental.

Entonces, ¿cómo sobrevivo como un pastor adinerado de una iglesia de gente adinerada en un bonito edificio nuevo con aire acondicionado y ascensores y asientos acolchonados y persianas motorizadas? La respuesta es esta: yo sobrevivo si ustedes ministran. Yo vivo si ustedes aman. Yo prosigo si los veo transformados en gente para la eternidad desincronizada con los valores de la publicidad televisiva. Tengo esperanza de seguir predicando donde la gente está soñando en cómo dar su vida a las necesidades del mundo para la gloria de Dios.

Pablo dijo a los tesalonicenses: “¿Cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en Su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo” (1 Tesalonicenses 2:19-20).

Y ustedes son mi gloria y gozo cuando toman su cruz cada día y siguen a Jesús. Ustedes son mi gozo cuando venden sus posesiones y dan limosnas, y cuando aman a Jesús más que a nadie. Ustedes son mi gozo cuando sueñan con un capítulo en sus vidas que puede parecer una locura para sus parientes seguros y cómodos —tal vez creando un nuevo ministerio para los indios americanos o los estudiantes internacionales, o derramándose en la juventud laosiana o en la gente de la calle, o iniciando una casa de discipulado o una clínica de embarazo pro-vida o un alcance del barrio alto, o tomando un trabajo en Irak u Omán o cualquier otra cosa que sólo Dios sabe que aún no hemos soñado para Su gloria.

De nuevo, Pablo dijo: “Vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor” (1 Tesalonicenses 3:8). Así es como me siento. Mi vida depende de que ustedes se mantengan firmes y creciendo en el Señor.

Comparto esto con la esperanza de que esto avive algo profundo dentro de ustedes cuando iniciemos un nuevo año escolar de ministerio juntos en [la iglesia de] Bethlehem. Les ruego: piensen en el ministerio. Pónganse a solas con Dios y pídanle que haga estallar sus mentes con algún llamado que los abra a más de Su poder y gracia de lo que jamás hayan conocido.

Vivo en el ministerio de ustedes,

El Pastor John


Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas