Para ser mejor mamá es necesario el humilde quebrantamiento

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Kristen Wetherell
Indice de Autores
Leer más sobre Crianza de los Hijos
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: A Better Mom Is a Broken Mom

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Kristen Wetherell sobre Crianza de los Hijos

Traducción por Silvana Borghi


—Señor, ayúdanos a dormir esta noche así podremos ser mejores padres para nuestra hija mañana.

He rezado esta oración muy a menudo últimamente. No hace mucho, tuvimos nuestra primera hija y dormir se transformó en un desafío. Pero dormir no fue lo único difícil por estos días. Anhelo tomar una ducha caliente sin salir a los apurones o leer un libro sin ser interrumpida y así por cada acto de rutina.

Básicamente, quiero tener el control. Y cuando las cosas no se hacen a mi modo, peleo. Peleo porque dormir me hace una mejor mamá, ¿no? ¿No?

¿O sí?

Esas cosas tan simples como dormir, ducharse y estar tranquilo ciertamente no son el mal en sí mismas, son buenos dones del Padre que sabe precisamente cuándo los necesito. Son dones que debo desear. Pero a menudo, pienso que esos dones por sí mismos me harán una mejor mamá, una mamá más fuerte, más feliz y más confiable. Por mi hija. Por mi esposo. Por Dios.

Pero mi amoroso Padre del cielo sabe que hay algo mejor para mí en sí mismo: Eso «mejor» es igual a quebrantado. Significa humildad. Porque el quebrantamiento, un corazón vulnerable, desesperado por la dependencia de Jesús, es lo que me hace una mejor mamá.

Interrupciones de la gracia

Considere la siguiente imagen. Acosté a nuestra hija para la siesta, emocionada de tener al menos treinta minutos para mí misma. ¡Ah... todas las posibilidades! Podría lavar la ropa, limpiar el baño, escribir, leer. . . .

O podría hacer la siesta también. Sí, definitivamente podría tomar una siesta.

Cerré las persianas, me acomodé en el sofá y cerré los ojos. Esto es glorioso, pensé mientras calculaba los pocos y necesitados minutos de descanso y me empecé a dejar caer en el sueño. . . .

Sin embargo, después de dos minutos, la bebé empezó a llorar.

Mi gloriosa y muy necesitada siesta terminó abruptamente antes, incluso, de empezar. Me levanté del sillón con un suspiro para cuidar de mi bebita. Mi corazón se tienta con auto compasión, incluso angustia mientras pienso sobre el descanso que desesperadamente necesitaba.

¡Sería una mejor mamá si tuviera quince o treinta minutos para recargar energías! ¿No?

Estoy empezando a ver cómo la respuesta de gracia de Dios no es, necesariamente, un no.

Conocer a Jesús es mejor

El apóstol Pablo tenía todas las razones para confiar en su actuación y apariencia, incluso si deseara algo más, algo mejor.

Si algún otro cree tener motivo para confiar en la carne, yo mucho más: circuncidado el octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia de la ley, hallado irreprensible. Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a[c] Cristo Jesús, mi Señor. Por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo. (Filipenses 3:4-8)

Los logros religiosos y culturales de Pablo lo condujeron a la apariencia de rectitud. Similarmente, nuestra lista diaria de logros (que incluyen a las siestas) puede hacernos sentir bien, tan exitosos como si hubiéramos descubierto el secreto de ser mejores mamás, como si hubiéramos «nacido con él».

Pero la realidad es que cualquier apariencia de rectitud, o sentirse bien en la maternidad, aparte de la sabiduría y el poder de Cristo es pérdida. Pablo sabía que sus ganancias terrenales no significaban nada si no conocía a Jesús. Y nuestras ganancias terrenales y maternales no significan nada si nosotras descansamos en nuestras propias fuerzas y no en las de Él.

A menudo nos comparamos con otras mamás que parecen hacerlo todo bien (especialmente en las redes sociales), y no sentimos que estemos a la altura. Por lo tanto, favorecemos el autocuidado y las comodidades transitorias y fugaces que nos engañan y nos hacen pensar que tendremos éxito: que seremos mejores madres como resultado de tener estas «ganancias». Pero aparte de un espíritu quebrantado que ve cuánto necesitamos a Cristo en primer lugar, estas mejoras son inútiles.

Son una pérdida en comparación con conocerlo mejor.

Cuando mejor significa quebrantado.

En la búsqueda del Señor acerca de esto, me he preguntado... ¿Cómo es, entonces, el humilde quebrantamiento? ¿Esto significa que rechacemos las siestas y resistamos al descanso y no nos importe más tomar una ducha? ¿Significa que me tengo que decepcionar?

No. Puedo lamentar estas pérdidas por completo, ya que la maternidad es una gran vocación que requiere autosacrificio diario: morir a sí mismo. Y morir nunca se siente bien. Se siente la muerte misma.

Pero no nos lamentamos sin esperanza porque no morimos a nosotros mismos sin la esperanza de la resurrección de Cristo. Sufrimos la pérdida de todas las cosas, incluso de nuestra independencia y confort para ganar a Jesús. Su cuerpo se quebró cuando se elevó por nosotros así nosotros podremos conocerlo y desearlo. Esto es lo mejor de Dios para nosotros, una eternidad en la presencia de Jesús, que es mucho mejor que nuestras ideas terrenales de lo que es «mejor». Por amor a él he sufrido la pérdida de todas las cosas y las he contado como basura, para poder ganar a Cristo.

Mientras menos yo soy, más su vida de resurrección puede hacerse cargo de mi resurrección, haciéndome más parecido a Él, cambiando mis deseos, dejando de aferrarme a las cosas mundanas y satisfaciéndome conmigo misma. Ser una mamá con humilde quebrantamiento significa dejar mi idea de «mejor» para remitirme a mí misma a lo mejor de Dios para mí.: mi santificación.

Y a medida que Él me hace más parecida a su Hijo a través de la humildad, la dependencia de Él a partir del quebrantamiento, no sólo me parezco más a Jesús. Amo más como Jesús. Como resultado, lo amo a Él y a mi hija de mejor manera.

Mamás, todo dentro de ustedes les dirá que necesitan esas «ganancias» para pasar el día, para ser mejor madre de sus hijos. El mundo les dirá que el quebrantamiento es una farsa. Pero solo una ganancia es la que verdaderamente nos satisface y mejora nuestros corazones ahora y por la eternidad: el valor supremo de conocer a Cristo Jesús nuestro Señor. Y sólo llegamos a Él a través del quebrantamiento.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas