Sabiduría secreta en el despertar del sufrimiento

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por Marshall Segal
Indice de Autores
Leer más sobre Sufrimiento
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Secret Wisdom in the Wake of Suffering

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por Marshall Segal sobre Sufrimiento

Traducción por Carlos Diaz


La sabiduría puede ser tan básica como las necesidades humanas como el aire, agua, o refugio.

Todos necesitamos guía y dirección, y la necesitamos hoy y todos los días. Si no creen que necesitan sabiduría, entonces la necesitan incluso más que el resto de nosotros. Tomamos decisiones todos los días que requieren sabiduría - en la elección de qué hacer y qué no, en las reuniones laborales, al amar a nuestros/as cónyuges, en nuestra rutina en el hogar, al criar a nuestros hijos, al sobrellevar los dolores del corazón y el sufrimiento.

Job estaba hambiento de sabiduría al despertar de quizás de la tragedia personal más grande que alguien pudo haber tenido. Perdió a mil bueyes y quinientos burros en manos de ladrones (Job 1:3, 14–15), y sus sirvientes observando cómo los animales eran descuartizados (Job 1:15). Unos momentos después, cayó fuego del cielo y quemó sus siete mil ovejas, junto a los sirvientes que las atendían (Job 1:16). Luego, todos sus tres mil camellos fueron confiscados en otro asalto, y los sirvientes que eran responsables de ellos fueron asesinados (Job 1:17). Por último, y lo más trágico, los propios hijos e hijas de Job fueron asesinados — siete jóvenes, y tres preciosas chicas. Un fuerte viendo sacudió su casa, causando que el techo colapsara sobre ellos (Job 1:2, 18–19).

¿Pueden imaginar no perder uno sino diez - y todos en un momento horrible?

Job perdió a sus diez hijos esa misma tarde, junto con casi todo lo demás que amaba y casi todo lo que poseía. Luego Satanás incluso atacó su cuerpo, esparciendo heridas desde su cabeza hasta sus pies (Job 2:7), agregando dolor e irritación terrible a su pesar y su agonía insoportables. Pocos, si es que los hay, han conocido el sufrimiento como Job.

El libro es una lucha larga y muy dolorosa con la razón — una escalada imposible de una montaña para la sabiduría en el ya agotado invierno de sufrimiento. ¿Por qué todos los bueyes, burros, ovejas y camellos, Señor? ¿Por qué tuvieron que matar a mis sirvientes? ¿Por qué darme la bendición de diez niños — juntados delicadamente, traidos al mundo de forma segura, criados y alimentados con mucho amor, premiados inmensamente — y luego arrancados de mis brazos? ¿Por qué añadir insultos al dolor, cubriendo mi solitario y entristecido cuerpo con agonía? ¿Por qué?

¿Quién pecó para que Job debiera sufrir?

Job dice, “¿Dónde se encontrará la sabiduría? ¿Y en dónde está el lugar del entendimiento?” (Job 28:12).

Escuchó a sus amigos bien intencionados pero mal informados hurgar respuestas por más de veinticinco capítulos ahora - la mayoría de sus consejos y orientación pasaron a acusarle de crímen, asumiendo que las olas de sufrimiento cayeron sobre él ya que no confesó algún pecado. Mientras él a veces decía algo equivocado (Job 38:2), Job llevaba una confianza que Dios no estaba castigando el pecado, sino haciendo algo profundo y misterioso en toda esa amargura.

Sus amigos juegan el rol ingenuo y simple de los discípulos de Jesús - “¿Quién pecó, este hombre o sus padres, que nació ciego?” (Juan 9:2). ¿Qué pecado cometió Job para merecer la pérdida, muerte y dolor como esto? Con menos claridad, pero gran fe, Job hizo eco a lo que Jesús diría cientos de años después, “No fue que este hombre pecó, o sus padres, sino que las obras de Dios pudieron haberse mostrado en él” (Juan 9:3). No fue por el pecado que mi sustento fue arrebatado, o que fueran asesinados mis sirvientes, o que mis hijos e hijas fuesen aplastados, sino porque Dios, en gran amor y piedad, desea que todo el mundo vea su gloria.

Y en su infinita sabiduría, sólo Dios supo exactamente qué sucedería — en la vida de Job y en la nuestra.

El Autor y la Fuente de Sabiduría

¿Dónde está la sabiduría como la que se encuentra en Dios? Job dice, “Está encubierta a los ojos de todo viviente, y se oculta de toda ave del cielo” (Job 28:21). No encontraremos las respuestas correctas en el mundo - en diarios, libros, escuelas, o usando Google. El mundo está lleno de conocimiento, opinión y pasión, pero está hambriento de sabiduría. Así que, ¿hacia dónde deberíamos voltear cuando estamos buscando sabiduría, para las respuestas, en medio de la decepción, sufrimiento y tragedia?

“Dios entiende el camino de ella, y conoce su lugar. Porque Él mira hasta los fines de la tierra, y ve cuanto hay bajo los cielos. Al dar peso al viento, y poner las aguas por medida; cuando Él dio ley a la lluvia, y camino al relámpago de los truenos, entonces la veía Él y la manifestaba; la preparó y la descubrió también.” (Job 28:23-27).

Sólo uno mantiene la sabiduría que necesitamos en el despertar ciego y ensordecedor de la pérdida y el dolor. Ve todo en todos lados a la vez, y en todo momento. Da peso y empuña al viento - imaginen qué tan duro sería para Job decir esas palabras luego de ver a sus hijos muertos.

Dios hizo tejer al mundo con sabiduría y lo hace funcionar con sabiduría, incluyendo cada gota de lluvia, cada brisa fresca de verano, y cada bocanada huracanada.

Teman al Dios del bienestar

¿Pero cómo buscamos la mente infinita de Dios para encontrar bienestar para nuestra aflicción y esperanza para nuestro futuro?

Job continúa, “[El Señor] dijo al hombre, ‘He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal, la inteligencia’” (Job 28:28; también Proverbios 3:7). ¿Están preguntando Por qué? ¿En medio de un terrible sufrimiento o de una súbita tragedia? Acérquense al Dios asombroso del universo, y aléjense de otros caminos que las personas intentan y con el que sopesan su dolor. Abandonen el pecado y todas sus promesas vacías para sanarlos y confortarlos. En vez de eso, vayan al Autor y Perfeccionador de su fe (Hebreos 12:2), así como también al Padre y Obrero en su dolor (Romanos 8:28).

El temor del Señor no es de terror, sino una fe llena de temor. “El temor del Señor es para vida, y con él vivirá lleno de reposo el hombre” (Proverbios 19:23; también Proverbios 14:27). Los cristianos viven y sufren con un descanso y satisfacción temerosa en Dios. Los creyentes en la iglesia temprana caminaron “en el temor del Señor y por el Espíritu Santo” (Hechos 9:31). Un tipo de temor que propaga claridad y bienestar, en vez de ansiedad y confusión. Isaías dice, “Sea Él vuestro temor, y sea Él vuestro miedo. Y Él se convertirá en vuestro santuario” (Isaías 8:13–14).

Si Dios y su sabiduría son nuestro bienestar y confianza, nos distanciaremos de la insensatez y la maldad. Satanás hace que el pecado sea más tentador en el sufrimiento: colores más brillantes, notas más altas, aromas más dulces. Pero la fe sabe que el bienestar que necesitamos es la espera en el “Dios de todo bienestar” (2 Corintios 1:3). No envidiamos a los pecadores (Proverbios 23:17), porque sabemos que el desastre y la confusión — no la libertad, claridad o sanación — son los frutos del pecado.

Haciendo frente a las noticias devastadoras, nuestra reacción instintiva y tentación pudiera deberse a Dios o nos alejamos de Él. Pero la sabiduría y entendimiento que retuercen el corazón no se hallan en otro lugar muy profundo dentro de nosotros mismos o en algún lugar lejos de Dios, sino que está tejida dentro de su amor sabio y soberano por nosotros.

No podemos capturar o empuñar completamente su sabiduría, pero podemos adorarlo y confiar en Él con todos los misterios dolorosos de la vida.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas