Vuestro Trabajo Como Ministerio

De Libros y Sermones Bíblicos

Saltar anavegación, buscar

Recursos Relacionados
Leer más Por John Piper
Indice de Autores
Leer más sobre Trabajo y Vocación
Indice de Temas
Recurso de la Semana
Cada semana enviamos un nuevo recurso bíblico de autores como John Piper, R.C. Sproul, Mark Dever, y Charles Spurgeon. Inscríbete aquí—es gratis. RSS.

Sobre esta Traducción
English: Your Job as Ministry

© Desiring God

Compartir esto
Nuestra Misión
Esta traducción ha sido publicada por Traducciones Evangelio, un ministerio que existe en internet para poner a disponibilidad de todas las naciones, sin costo alguno, libros y artículos centrados en el evangelio traducidos a diferentes idiomas.

Lea más (English).
Como Puedes Ayudar
Si tú puedes hablar Inglés bien, puedes ofrecerte de voluntario en traducir

Lea más (English).

Por John Piper sobre Trabajo y Vocación

Traducción por Maria del Carmen Zanassi


1 Corintios 7:17-24

El punto principal de mi mensaje en esta mañana puede expresarse como una declaración y como una plegaria. Como una declaración sería: La manera en que llevan a cabo las demandas de vuestra vocación es una parte esencial del discipulado cristiano. O expresándolo de otra forma: La manera de hacer vuestro trabajo significa una gran parte de vuestra obediencia a Jesús. Como una plegaria, el punto principal es: Padre, concédenos la gracia de ser conscientes de Tu presencia en nuestro trabajo y obedecer Tus mandamientos en todas nuestras relaciones vocacionales. Creo que, hoy, esa es la palabra de Dios para nosotros, y quisiera desarrollarla, por algunos minutos, en 1 Corintios 7:17-24.

Contenido

Que Cada Uno Permanezca Donde Recibió el Llamado de Dios

Antes de seguir con la lectura, orientémonos a partir del contexto previo: La incertidumbre de cómo la fe afectaría las relaciones ordinarias de la vida humana, era uno de los problemas de la iglesia en Corinto. Por ejemplo, en 1 Corintios 7, se plantea la pregunta si tener fe en Cristo significa que los esposos deben abstenerse de tener relaciones sexuales. Pablo nos contesta con un rotundo no en el versículo 3. Otro ejemplo, en los versículos 12-16, es la pregunta: ¿Qué debemos hacer si uno de los esposos tiene fe en Dios y el otro no? ¿Debería el que es creyente apartarse para mantenerse puro? Nuevamente, Pablo responde no. Permanezcan en la relación que tenían cuando Dios los llamó a la fe. La fe en Cristo, como Señor y Salvador, nunca destruirá el pacto de matrimonio que Dios dispuso en la Creación. Pero, a pesar de haber dicho esto, en los versículos 12 y 13, el apóstol lo permite si el esposo no creyente abandona al esposo que cree y no quiere saber nada más con él, entonces, el que es creyente no está unido para siempre a esa relación. En otras palabras, alcanzar la fe en Cristo, no hace que una persona quiera abandonar una relación designada por Dios, sino santificarla. El cónyuge creyente anhela ganar al cónyuge que no cree con oración, paciencia, humildad y con una conducta ejemplar. Pero, puede ser que, como predijo Jesús en Mateo 10:34ff, la rebeldía y la incredulidad del esposo que no es creyente, convierta la cristiandad en una espada que corta, en vez de un pacífico bálsamo que cura. Por lo tanto, el principio del apóstol es: Permanezcan en las relaciones designadas por Dios, no busquen abandonarlas o destruirlas. Pero, con la excepción de que si el esposo no creyente abandona y destruye la relación, a pesar de nuestro control y deseo, entonces hay que dejar que suceda. El inocente que cree no está ligado para siempre al que lo abandona.

Aquí comienza nuestro texto, en 1 Corintios 7:17: Después de discutir el principio de permanecer en la relación de matrimonio designada por Dios, cuando uno se convierte en cristiano, Pablo ahora conecta este principio con otras dos consideraciones. Leamos 1 Corintios 7:17-24.

Qué cada uno viva conforme a la condición que le asignó el Señor y a la cual Dios lo llamó. Esto es lo que ordeno en todas las iglesias. ¿Alguno estaba ya circuncidado cuando recibió el llamado? Qué no disimule su circuncisión. ¿Alguno no estaba circuncidado cuando recibió el llamado? Que no se circuncide. Porque lo que vale no es estar o no circuncidado, sino cumplir los mandatos de Dios. Que cada uno permanezca en la condición en la que estaba cuando recibió el llamado. ¿Eras esclavo cuando recibiste el llamado de Dios? No te preocupes. Pero, si aún puedes ganar tu libertad, más bien aprovecha esa oportunidad. (O aunque puedas llegar a ser libre, aprovecha tu condición de esclavo.) Aquél que era esclavo cuando recibió el llamado, ahora es un hombre libre en el Señor. Asimismo, aquél que era libre cuando recibió el llamado, ahora es esclavo de Cristo. Porque Dios pagó un precio muy alto por ustedes. No se conviertan en esclavos de los hombres. Hermanos, que cada uno permanezca con Dios, cualquiera fuera el estado en que se encontraba cuando recibió Su llamado.

El principio que Pablo nos había enseñado en relación al matrimonio, aparece claramente tres veces. Observen el versículo 17, “Qué cada uno viva conforme a la condición que le asignó el Señor y a la cual Dios lo llamó”. Después, el versículo 20,” Qué cada uno permanezca en el estado en el que estaba cuando recibió Su llamado”. Luego, el versículo 24. “Hermanos, que cada uno permanezca en la condición en la que estaba cuando recibió el llamado de Dios”. Estas tres afirmaciones del principio de Pablo, dividen el texto en 2 partes. Podríamos compararlo con 3 rodajas de pan en un sándwich doble (como el Big Mac). Los versículos 18-19, en donde el principio se aplica a la circuncisión o no circuncisión, se encuentran entre las dos rodajas de arriba. Los versículos 21-23, en los cuales se aplica el principio sobre la esclavitud y la libertad, están entre las dos rodajas de abajo. Necesitamos tener en claro una palabra clave del principio mismo, para poder entender cualquiera de estas dos aplicaciones.

¿Qué Clase De Llamado Se Está Considerando?

La palabra que aparece en cada afirmación de este principio y también nueve veces en este párrafo es: “llamado”. Cuando Pablo dice en el versículo 17, “Qué cada uno viva conforme a la condición que le asignó el Señor y a la cual Dios lo llamó” y luego en el versículo 24, “Qué cada uno permanezca en la condición en la que estaba cuando recibió el llamado de Dios”, se refiere a un llamado divino que nos conduce a creer en Cristo. Con frecuencia, usamos la palabra “llamado” para referirnos a nuestra vocación: mi llamado es ser ama de casa, mi llamado es ser vendedor, etc. Pero, Pablo no se refiere a eso, cuando la menciona ocho de las nueve veces que aparece en este párrafo. Solamente una vez usa esta palabra en el sentido vocacional, es en el versículo 20. Literalmente, dice “Qué cada uno permanezca en el llamado (no estado) en el que se encontraba cuando Dios lo convocó”. Acá, La palabra “llamado” se refiere a la vocación o servicio en nuestras vidas. Dios nos vuelve a llamar a través de esta vocación o servicio. Este llamado se refiere a la influencia del Espíritu Santo en la comunión con Dios. Muy simple, el llamado de Dios a través de la vocación es el poder de Dios que convierte el alma con el Evangelio.

Esto está bien claro en 1 Corintios 1. En el capítulo 1, versículo 9, Pablo dice “Fiel es Dios, quien los llamó a vivir en comunión con Su Hijo Jesucristo, Nuestro Señor”. Por lo tanto, todos los cristianos, y sólo los cristianos reciben el llamado en este sentido. Por una parte, este llamado de Dios es diferente de nuestro “llamado” vocacional y por otra parte, es diferente del llamado general a todos los hombres a arrepentirse. Cuando Jesús dijo en Mateo 22:14. “Porque muchos son llamados, pero pocos son los elegidos”, se refería al llamado que hace el Evangelio a todo el mundo, el cual mucha gente oye pero lo rechaza, para su propia perdición. Pero este no es el llamado que Pablo tenía en mente. El llamado de Dios que nos conduce a tener fe, a una amorosa comunión con Jesús, es un llamado poderoso y efectivo que nos conduce al Hijo (Juan 6:44-65). Esto se ve más claramente en 1 Corintios 1:23-24, donde Pablo dice: “Nosotros predicamos a Cristo crucificado, un obstáculo para los Judíos y locura para los gentiles, pero, para aquellos a quienes llamó, ya sean judíos o griegos, Cristo es el poder y la sabiduría de Dios”. Los “llamados” no son los que sólo escuchan la predicación, sino aquellos que la reciben como sabiduría. Para demostrar la diferencia entre el llamado general y el llamado efectivo, podemos parafrasear los versículos. Pablo dice: “Llamamos a todos en Cristo crucificado, pero para muchos judíos este llamado es un obstáculo y para muchos gentiles es una tontería; sin embargo, para aquellos que fueron llamados (es decir, poderosamente y efectivamente conducidos a Cristo) este llamado del Evangelio es el poder y la sabiduría de Dios”.

Por lo tanto, cuando, en 1 Corintios 7:17, 20 y 24, Pablo dice que debemos permanecer y vivir en Dios en la condición en la que estábamos cuando nos llamó, quiere decirnos: Permanezcan en la condición en la que estaban cuando se convirtieron, cuando Dios los condujo a la fe, a la amorosa comunión con Su Hijo.

El Principio Aplicado a los Judíos y a los Gentiles

Ahora, tenemos que ver como Pablo aplicaba este principio en sus tiempos y lo que significa para nosotros hoy. La razón teológica va a surgir durante el proceso. La primera aplicación de su principio no fue a la vocación, si no a si estar o no circuncidado. Y lo hizo de esta manera: Si cuando eras gentil te convertiste, no trates de volverte judío. Si cuando eras judío te convertiste, no trates de volverte gentil. Eso es lo que significaba estar o no circunciso. Esto tiene una trascendencia cultural de gran alcance: Si eres negro, no trates de volverte blanco; si eres blanco no trates de volverte negro. Si eres mexicano, no trates de volverte norteamericano; si eres norteamericano, no trates de volverte mexicano. También nos da las razones teológicas para esta advertencia. El versículo 19 dice literalmente.” Estar o no estar circuncidado nada es, sino observar los mandamientos de Dios (lo es todo)” Esto es lo más ofensivo que Pablo le dijo a los judíos: La circuncisión no significa nada. Si nos damos cuenta de su amplia aplicación cultural, nos ofende a todos. Pero, es cierto. Noten, como el razonamiento que Pablo hace con respecto a mantener las diferencias de nuestras culturas, es racionalmente diferente al razonamiento actual. Nosotros decimos, el blanco es bello, el negro es bello, el rojo es bello, el amarillo es bello; por lo tanto, no traten de intercambiar culturas. Pablo nos dice, blanco no es nada, negro no es nada, rojo no es nada, amarillo no es nada, sólo observar los mandamientos de Dios es todo; por lo tanto no traten de intercambiar culturas. Permanezcan en donde están y obedezcan a Dios. Pablo no es un pensador influenciado por las tendencias populares, por eso es eternamente relevante. Tiene una radical orientación a Dios. Todo, todo deja de ser importante. La prioridad es Dios.

Es absolutamente indispensable entenderlo para no crear un nuevo legalismo. El antiguo legalismo decía:” Para poder salvarte tienes que ser circuncidado”. (Hechos 15:1). Tienes que ser blanco para ser aprobado”. El nuevo legalismo diría: “No tienes que ser circuncidado si quieres salvarte. No tienes que ser blanco si quieres que te acepten”. Si tomáramos la frase: “Qué el que es incircunciso, no se circuncide” (versículo 18) y la interpretáramos como una prohibición absoluta a la adaptación a otras culturas, desvirtuaríamos la enseñanza de Pablo y perderíamos su sentido. Pablo, no está haciendo una condenación general encubierta sobre todos los que adoptan aspectos de otras culturas y renuncian a los de la propia. Esto queda claro desde el momento en que hizo circuncidar a Timoteo (Hechos 16:3) y se puede deducir de su propia declaración que se convirtió en todo para todos los hombres y así poder salvar a algunos (1Corintios 9:22). Lo que Pablo hace es mostrar que la obediencia a los mandamientos de Dios es mucho más importante que cualquier diferencia cultural, cualquier mero cambio de esas diferencias no debe tener ninguna importancia para los cristianos. En otras palabras, no hagan un drama con que si están o no circuncidados, o si son blancos o negros o rojos o suecos. En cambio, si denle especial importancia a la obediencia; que el objetivo de sus vidas sea la obediencia a la moral de la ley de Dios. Entonces, y sólo entonces, la circuncisión (como Pablo indica en Romanos 2:25) y otras diferencias culturales se pueden volver bellas, de una manera secundaria y derivativa, como expresiones de obediencia a la fe. En una palabra, la aplicación del principio de Pablo a las diferencias culturales es: No se inquieten ni presuman de su condición actual en las diferencias culturales. Son de muy poca importancia para Dios, comparado con dedicarse, en alma, mente y cuerpo, a la obediencia de los mandamientos, que se resumen en esto: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Romanos 13. 8-10; Gálatas 5:14)

El Principio Aplicado a Esclavos y a Hombres Libres

En los versículos 21-23, Pablo aplica su principio a la cuestión concerniente a si uno es un esclavo o un hombre libre. El problema de la traducción en el versículo 21 es realmente difícil. La mayoría de las versiones modernas dice: “¿Eras esclavo cuando recibiste su llamado? No te preocupes. Si puedes ganar tu libertad, aprovecha la oportunidad” (VSR). Esto puede ser correcto pero me cuesta aceptarlo, ya que el principio que describe está expresado en el versículo 20 de esta manera: “Cada uno permanezca en el estado en el que se encontraba cuando recibió Su llamado”, y en el versículo 24 “Que cada uno permanezca en la condición en la que estaba cuando recibió el llamado de Dios”. Parece algo totalmente fuera de lugar decir “Si puedes ganar tu libertad, hazlo”. No solamente esto, pero esta traducción no hace justicia a todas las palabras en el idioma griego (“aún” y “más bien”) que aparecen en la traducción alternativa: “¿Recibiste Su llamado cuando eras esclavo?, no dejes que eso te preocupe; pero aún si puedes convertirte en un hombre libre, más bien aprovecha (tu situación actual). Me parece que el contraste verdadero debe expresarse así: “No permitas que la esclavitud te inquiete, en cambio haz uso de ella”. Úsala para obedecer a Cristo y de esa manera embellecer la doctrina de nuestro gran Dios y Salvador (Tito 2:10).

En el análisis final, creo que es cierto que no es una prohibición absoluta la de aceptar la libertad, como no era una prohibición absoluta la circuncisión en el versículo 18. Pero, si se traduce como un mandato para buscar la libertad, se oscurece el verdadero sentido de este pasaje. El punto es: Cuando eres llamado a vivir en comunión con Cristo, ganas un conjunto de prioridades enfocadas en Cristo, tales que, si eres esclavo, no te cause inquietud. ¿“Eras esclavo cuando recibiste Su llamado? No importa. ¿Tienes un trabajo servil? No importa ¿Es un empleo al que no se lo estima como al de otras profesiones? No importa. Este es el mismo punto al que se refería con respecto a las diferencias culturales como la circuncisión. ¿“No estabas circuncidado? No importa. ¿Estabas circuncidado? No importa.

Pablo podría haber manifestado la misma razón teológica para esta situación como lo hizo en el versículo 19. Podría haber dicho: “Ser esclavo no es nada, ser un hombre libre no es nada, sólo guardar los mandamientos de Dios es todo.” Esto es cierto, pero, nos hace profundizar nuestro entendimiento a través de una nueva razón teológica. La razón por la cual una persona, aunque sea esclava, puede decir “No importa”, la encontramos en el versículo 22: “El que acudió al llamado del Señor siendo esclavo, es libre en el Señor”. Y la razón por la que una persona libre puede decir “No importa”, es similar. “El que era libre cuando recibió Su llamado, es esclavo del Señor” Me encanta la manera que Pablo encara su teología. Nos dice que en el Evangelio encontramos un antídoto para la desesperación que nos causan los trabajos serviles y un antídoto para el orgullo que nos causa tener un trabajo altamente valorado. Pablo se refiere a los esclavos que posiblemente se sientan desesperados y dice: “Eres un hombre libre en Cristo. Se pagó un precio muy alto por ti. Que ningún hombre esclavice tu alma. Regocíjate en el Señor y serás más libre que todos los nobles ansiosos”. Luego, se refiere a los hombres nobles libres y dice: “No te enorgullezcas, porque eres esclavo de Cristo. Debes ser humilde y sumiso, porque hay Uno que tiene autoridad sobre ti”.

El resultado de esto es: El hecho de que una persona sea libre o esclavo, no debe ser causa de desesperación o de orgullo. Debe decir: “No importa”. No debe presumir de ser médico o abogado o ejecutivo, y tampoco debe tener lástima de sí mismo o estar deprimido si tiene un trabajo que la sociedad no valora. En el versículo 24, Pablo concluye: “Hermanos, no importa la condición en la que estaban cuando recibieron Su llamado, permanezcan con Dios”. ¡Con Dios! Esta es la frase crucial. Lo importante en esta vida y en la vida eterna es estar cerca de Dios y disfrutar Su presencia. Lo importante no es si nuestro trabajo es superior o inferior a los ojos de los hombres. Lo que importa es si la presencia de Dios nos incentiva y nos hace humildes.

Si juntamos las dos aplicaciones del principio de Pablo, nos deja esta enseñanza:” Obedecer los mandamientos de Dios (v 19) y regocijarnos en Su presencia (v 24) son mucho más importantes que nuestra cultura y nuestro trabajo, no deben sentir compulsión a cambiar esa situación. Ni deben dejarse llevar por el miedo o la desesperación, ni deben dejarse seducir por la riqueza y el orgullo. Tienen que poder decirle a esa situación: “No importa. Tú no eres mi vida. Mi vida es obedecer a Dios y disfrutar de Su presencia.

Cuatro Implicaciones Prácticas

Voy a concluir con cuatro implicaciones prácticas. Primero: Dios está mucho más preocupado por la manera en que hacen el trabajo que tienen ahora, que lo que lo está por si consiguen uno nuevo. En esta congregación tenemos enfermeros, maestros, médicos, carpinteros, artistas, secretarias, tenedores de libros, abogados, recepcionistas, contadores, trabajadores sociales, reparadores de distinto tipo, ingenieros, gerentes de oficina, camareros, plomeros, vendedores, guardias de seguridad, médicos, personal militar, consejeros, banqueros, oficiales de policía, decoradores, músicos, arquitectos, pintores, personal de limpieza, administradores de escuelas, amas de casa, misioneros, pastores, fabricantes de armarios y muchos más. Lo único que tienen que saber es que lo que está en el corazón de Dios, no es que cambien un trabajo por otro, sino que disfruten de Su presencia prometida y obedezcan sus mandamientos en la forma en que hacen su trabajo.

Segundo: Como hemos visto, el mandato de permanecer en el llamado cuando nos convertimos, no es absoluto. No condena todos los cambios de trabajo. Sabemos que esto no es sólo debido a las excepciones a su principio, que Pablo permite en 1 Corintios 7 (cf. Versículo 15), sino también porque la Escritura describe y aprueba esos cambios. Nos los proporciona en el Antiguo Testamento respecto a la liberación de esclavos; ya estamos familiarizados con el recaudador de impuestos que se convirtió en predicador y pescadores que se convirtieron en misioneros. Aparte de esto, sabemos que hay otros trabajos en los que no se puede permanecer con Dios y obedecer sus mandamientos, por ejemplo la prostitución, numerosas formas de entretenimiento indecente y corruptivo y otras en las que se obliga a explotar a la gente. Pablo no dice que un ladrón o una prostituta culta de Corinto deben quedarse en la situación en la que estaban en el momento en que recibieron el llamado. La pregunta en Corinto era: ¿Qué debemos abandonar cuando nos acercamos a Cristo? La respuesta de Pablo es: No tienen que abandonar su vocación si pueden permanecer en ella con Dios. Su preocupación no era condenar los cambios de trabajo sino enseñar que uno puede realizarse en Cristo en cualquier trabajo. Es una enseñanza fuera de moda con respecto a la sociedad occidental contemporánea, porque corta el nervio de la ambición mundana. Necesitamos pensar severamente y mucho lo que le vamos a decir a nuestros hijos sobre el éxito, si éste es bíblico o norteamericano. La palabra de Dios acerca de esto, para nosotros “buscadores de éxito” es: Tomen toda esa ambición, conviertan todo el entusiasmo que vuelcan en tener una posición más alta en celo espiritual, para cultivar el placer de la presencia de Dios y la obediencia a Su voluntad revelada en las Escrituras.

Tercero: Para ustedes jóvenes, que todavía no tienen una profesión, esto es lo que implica nuestro texto: Cuando se preguntan “¿Cuál es la voluntad de Dios para mi vida?” deben responderse rotundamente: “Su voluntad es que mantenga una íntima comunión con ËL y que me consagre a obedecer sus mandamientos”. La voluntad revelada de Dios para ustedes (la única voluntad que tienen la responsabilidad de obedecer) es la santificación (1 Tesalonicenses 4:3) no la vocación. Conságrense a eso con todo su corazón y acepten cualquier trabajo que quieran. No tengo dudas que, si todos nuestros jóvenes se esfuerzan en mantenerse cerca de Dios y obedecer lo que mandan las Escrituras, Dios los va a distribuir en el mundo exactamente donde quiere que usen esa influencia por EL

Cuarto: Finalmente, este texto implica que el trabajo que tienen ahora, mientras permanezcan allí, es la misión que Dios les asignó. El versículo 17 dice: “Qué cada uno viva de la manera que Dios le asignó”. Dios es soberano, no es casual que estén donde están. “La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos” (Proverbios 16:9). “Muchos son los planes en la mente del hombre, pero sólo se realizará el designio del Señor. (Proverbios 19:21) “La suerte se echa en el regazo, pero la decisión es enteramente del Señor” (Proverbios 16:33). Están donde están por designio divino, aún si llegaron allí por engaño. El trabajo de ustedes es la misión ministerial, tanto como es la mía. La manera de cumplir las demandas de ese trabajo es tan esencial en la vida como lo que hacen aquí los domingos Para muchos de nosotros, eso puede significar empezar una nueva vida mañana temprano. Oremos, antes que nos preparemos para trabajar. Dios, quédate conmigo hoy y mantenme consciente de Tu presencia, alienta mi corazón cuando tiendo a desesperarme; hazme humilde cuando tiendo a presumir. Oh Dios, dame la gracia de obedecer tus mandamientos, que se resumen así: Amar a mi prójimo como a mí mismo. Amén.



Vota esta traducción

Puntúa utilizando las estrellas